Miércoles 28 de Junio de 2017
Vertedero de CDP necesita una solución técnica
Escrito por --   
Sábado 17 de Junio de 2017 08:17

 Opinión

Que el problema de la disposición final y tratamiento de los residuos, cualesquiera que sean, es un tema de profunda preocupación y de difícil solución es un hecho, en San José, el país y el Mundo. Ese es un dato de la realidad que no tiene color, posicionamiento filosófico u oportunismo político. El problema medio ambiental, la carencia de recursos, y la problemática social se conjugan en cada uno de los vertederos existentes en el departamento y el país, generando demasiados problemas para tan pocas soluciones. En el medio claro están las personas. Ahora bien, en los últimos días, el colectivo "Rebeldía Organizada", comenzó una campaña de recolección de firmas con la consigna de cerrar el vertedero de Ciudad del Plata en forma definitiva, no sin antes encontrar soluciones a quienes trabajan como recicladores en el lugar. La situación por ende se torna harto difícil, ya que las dos situaciones son contrapuestas. El cierre del vertedero deja sin lugar de trabajo a los recicladores. Ahora bien, la situación tiene antecedentes, expectativas, hechos y actores. Una historia de compromisos, cumplidos parcialmente o incumplidos de hecho, que genera que las posibilidades de encontrar soluciones, particularmente en esa zona del departamento sean más difíciles aún. En varias oportunidades el actual Director General de Gestión Ambiental y Salud, Yarwynn Silveira, ha sido consultado sobre el futuro que tendrá el vertedero de Ciudad del Plata, en cada una de esas oportunidades señaló que se viene trabajando en materia de infraestructura en el lugar, fundamentalmente lo que tiene que ver con el cercado de lugar, elemento este superlativo, aunque no lo parezca porque en definitiva, cualquier tipo de actividad que se desarrolle en el lugar, debe tener controles. Paralelamente, hace algunas semanas el jerarca destacaba que las proyecciones de los técnicos, indican que el vertedero "tiene vida útil" para un poco más de un año, y que la idea es transformar el lugar en una plata de transferencia, en donde pueda seguir desarrollándose la tarea pero con otras características. Allí consultado particularmente sobre la situación de los recicladores, parte del reclamo de Rebeldía Organizada, destacaba que la Intendencia tenía registrados unos 12 o 13 trabajadores. En el año 2013 la Intendencia firmó un acuerdo con los propios recicladores, en donde se establecían derechos y obligaciones para las partes, ese acuerdo no se ha cumplido y eso es responsabilidad de las partes. El acuerdo planteaba la construcción de determinada infraestructura como por ejemplo baños para quienes desarrollan la tarea. Éstos debían estar registrados, tener carné de salud, cumplir un horario y determinadas reglas que en los hechos no se cumplen. Trascendió que en las últimas horas, la Intendencia ha procurado retomar el espíritu de ese acuerdo, y como primer paso registrar a aquellas personas que se encuentran actualmente trabajando en el lugar. Al parecer la tarea no fue posible por la interferencia de algunos actores sociales de la zona que increparon a autoridades y recicladores, con una legitimidad que no está claro de dónde surge. Ahora bien, el tema ha tomado cuerpo político, y no es idea de esta columna renovar la discusión entre una "falsa dicotomía entre lo técnico y lo político", pero sí recordar a todos los actores, léase autoridades nacionales y departamentales, políticos, integrantes de organizaciones sociales, y todos los sub grupos que se crean en esa combinación, ya que todos o casi todos se encuentran en más de una categoría, que la respuesta necesariamente "debe ser técnica". Existe en nuestro país, la Dirección Nacional de Medio Ambiente, y también los equipos técnicos en el departamento, para que sean estos los que realicen el estudio necesario, determinando qué es lo mejor. Será el cierre definitivo, será la planta de trasferencia o dejarlo como está, pero la respuesta debe ser técnica, desprovista de apasionamientos, perfilismos y posicionamientos, que emanan un "hedor a politiquería barata", aún peores que las propias emanaciones gaseosas de los vertederos. No existe un solo caso de algún problema medioambiental en el mundo que haya sido resuelto por políticos o actores sociales, en cualquier caso, son los técnicos los que tienen la respuesta y necesitan de la voluntad y la acción de los demás actores.

Comentarios

Please login to post comments or replies.
 

Publicidad Google