Sábado 25 de Noviembre de 2017
Impuesto a los avisos y propagandas
Escrito por --   
Sábado 04 de Noviembre de 2017 10:24

 OPINION:

En 2016 la Intendencia de San José,  recuadó por este concepto el 25% de lo que debía la empresa del Diputado Nacionalista Ruben Bacigalupe

Bruno Danzov

La notificación del vencimiento del impuesto de "avisos y propaganda" generó preocupación y en algunos casos malestar en algunos comerciantes de nuestra ciudad, incluso y un elemento no menor es que en el propio texto del decreto que fue aprobado en la década del 50, establece que el destino de ese impuesto es justamente el alumbrado público. De hecho desde el Centro Comercial se consultaba sobre la posibilidad de existencia de una doble tributación, conforme la existencia a la vez de la tasa de alumbrado. Este elemento fue uno de los primeros que despejó el Cr. Gerardo Gadea, quien participó en la jornada de ayer en el Programa "Sobremesa" que conduce nuestro colega Jorge Gutiérrez Pérez en Radio 41. Gadea allí explicó que se trata de un "impuesto", por lo que los recursos que se generan no necesariamente deben tener destino. Al contrario de la "tasa" en donde sí, y por definición, debe haber una contraprestación que debe además guardar una cierta proporción con el servicio que se presta. Allí por ejemplo la "tasa de alumbrado", que por otra parte continúa generando debate en la ciudadanía y el sistema político. Sobre el impuesto y las notificaciones, Gadea señaló que este no es el primer año en que se notifica, ya el año pasado se notificó sobre el vencimiento, y "puede haber existido sorpresa en aquellos que no estaban al tanto", pero señaló que hay muchos contribuyentes que tienen claro no solamente la existencia del impuesto, sino también están al tanto de su vencimiento. Posteriormente se fueron desgranando en casuísticas diferentes elementos, por ejemplo la situación de las inmobiliarias, que se considera por carteles luminosos (en el entendido que están exonerados), y varios elementos más. La situación demuestra claramente la necesidad de realizar modificaciones y adecuaciones a este impuesto. Allí claramente dos cuestiones. Primero si adherimos a la posición del Edil Nacionalista Manuel Larrea, quien, aun entendiendo el espíritu del cuerpo de solicitar una prórroga en la pasada sesión de la Junta, entiende que Constitucionalmente está establecido la "iniciativa exclusiva" del Intendente en temas impositivos, seguramente, y aunque se prorrogó hasta el 17 de noviembre y se reglamentó el decreto hace algunos días, la actitud llega por lo menos "un poco tarde". Si por el contrario entendemos que la Junta Departamental, pudo realizar las modificaciones en un decreto del que todas las partes entienden necesita "aggiornarse", debió hacerse. Uno de los elementos que si me resulta sugerente de las tantas respuestas que dio el Contador, es que entiende que en algunos casos se le exige a la Intendencia que no sea omisa en los controles y el cumplimiento en el cobro de los tributos, y por otro lado y en otros casos se pide flexibilidad. Para el caso, conforme la propia Rendición de Cuentas de la Intendencia 2016, (GOBIERNO DEPARTAMENTAL DE SAN JOSÉ EJERCICIO 2016 - ESTADO N° 4 3.4.1. EJECUCIÓN DEL PRESUSPUESTO CON RELACIÓN A LOS RECURSOS / Pág. 200) se preveía recaudar por este impuesto 467.814 pesos uruguayos, y finalmente se recaudó 540.321, pesos uruguayos, es decir unos 72.507 pesos uruguayos más de lo previsto. La cifra por sí sola no dice nada, pero si tomamos un elemento de comparación, por ejemplo los 2.2 millones de pesos de la deuda de la empresa del Diputado Bacigalupe con la Intendencia por la "tasa de Cementerios", de la que ya hemos hablado, y seguiremos hablando, observamos que solamente esa empresa, le adeudaba a la Intendencia más del 400% de lo que se recauda en un año por concepto del "Impuesto a los avisos y propaganda". En resumen, desde mi modesto entender, bien se pudo, trabajar primero en las modificaciones del decreto, para que la tributación sea lo más ajustada a la realidad posible, y luego sí notificar sobre su vencimiento, o dejar el cobro de ese impuesto en suspenso hasta que las condiciones quedaran claras. En definitiva recordemos que el propio Intendente aseguró en relación a la deuda de la empresa fúnebre del Diputado, que no se habían tomado medidas porque se entendía que era una situación difícil por la que atravesaban las empresas. Con ese criterio, bien se pudo esperar, de hecho las urgencias económicas de la Intendencia, no deben ser tan apremiantes.

Comentarios

Please login to post comments or replies.
 

Publicidad Google