Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Junta Departamental: hoy extraordinaria por "hechos de violencia y discriminación"
Escrito por --   
Jueves 30 de Noviembre de 2017 09:47

 Sesión esta noche en la Junta a solicitud de edilas del Frente Amplio y Alianza

Bruno Danzov

A las 12 horas, 52 minutos de la jornada de ayer, la Junta Departamental de San José, remitió la convocatoria a una sesión extraordinaria que se registrará en la noche de hoy desde la hora 20.30. El único punto del Orden del Día establecido es: "hechos de violencia y discriminación protagonizados por integrantes de esta Junta Departamental". Si bien, por las reuniones que han existido en las últimas horas, está vinculado a determinadas declaraciones públicas del Edil Nacionalista Mario Guerra (Sumate), el asunto puede ser abordado en forma bastante más general. De hecho ha trascendido que nuestra denuncia pública, y que confirmara pocas horas después el edil Ángelo Panzardi, referente a las presiones que el Presidente de la Junta Departamental, Danilo Vassallo (Lista 50), sugirió para con nuestro colega Jorge Gutiérrez Pérez, a quien como es sabido se lo acusa de "afectar la institución y la democracia" por criticar acciones u omisiones del legislativo en su programa "sobremesa" de Radio 41; de todas maneras aunque ya existe un primer documento base para una moción, se entiende necesario que el debate se genere en el Legislativo, extendiendo el análisis de las reiteradas situaciones de violencia que se han generado en el último año. Si bien como primera reflexión surge espontáneamente y "so pena" que sea visto como un corporativismo, parece mucho más "atentado a la institución y la democracia" que un edil destrate a sus compañeros en forma pública, insultado, ridiculizándolos y demostrando permanentemente que "no entiende para que está ahí", a que un periodista opine sobre una institución tan trascendente para nuestra democracia como el Legislativo Departamental.

Niveles de debate

Sin saberlo, el edil Mario Guerra es generador de un debate que no es nuevo y que a mi juicio es trascendente dar en cada oportunidad. La responsabilidad, la representación y la legitimidad. Hemos escrito en más de una oportunidad que muchas veces nos parece que algunos ediles o no entienden bien cuál es la tarea que deben cumplir o no ponderan a cabalidad el poder con el que cuentan. Está claro que cada vez que un edil le presente a Falero en la media hora previa que hay que hacer una obra en tal o cual lugar con determinadas características, el Intendente lo asume o no, lo incorpora o lo descarta, conforme los mecanismos y las facultades que le dan las leyes en vigencia. Ahora bien, son los ediles los que tienen el poder de legislar, cualquier acto legislativo que tenga las mayorías necesarias impacta en forma directa en la sociedad. De hecho menos de 24 horas antes de los "dichos en cuestión", los ediles demostraron su poder acompañando un crédito. Han votado endeudamientos a largo plazo, y pudieron haber votado la prohibición de bolsas de nylon o que por ejemplo se le cobrara 100.000 pesos de multa a las casas con aire acondicionado cuyo desagüe llegara a las veredas. Entonces, cambia o no, impacta en la realidad del ciudadano o no el accionar de un edil. (Evito el ejemplo de la tasa de alumbrado). Da lo mismo votar cualquier cosa? No, no lo es, y lo bueno es al menos tener la sensación que ese marco de definiciones que "nuestros representantes" toman "por todos nosotros", se hagan en el marco del análisis, de la convicción y un posicionamiento político, no por un simple capricho o porque "no me interesa para qué es el crédito, si Falero me lo pide se lo voto y listo". Es más, si los que opinan diferente dicen algo, los trato de "yeguas que relinchan" o como en instancias anteriores de "estos hijos de Puta de Camy y el Frente…" o "si no les gusta se compran un chupa-chupa y lo chupan…". Algunas de estas expresiones del edil Mario Guerra dichas en la Sala de Sesiones de la Junta Departamental en esta XLVIII Legislatura. (Lo refiero por si el Presidente de la Junta entiende que publicar dichos escuchados en la sala de la Junta es una falta ética).

¿Es sólo la culpa de Guerra?

Aunque adelanto, personalmente creo que no, encuentro interesante analizar los argumentos esgrimidos públicamente por Guerra para justificar sus actitudes. Su "falta de instrucción" y "origen rural" que enarbola como bandera protectora, no hace más, a mi juicio que "extender la falta de respeto", ya no sólo a la institución o sus compañeros, sino a aquellos que "dice representar y defender". Su reiterada referencia al trabajo social y su "voluntad de ayudar", me parece poco trascendente en este debate, mucho menos "cuantos votos tiene". Lo que creo no entiende Guerra, es que quienes piensan diferente no son enemigos, solamente tienen una mirada diferente de la situación, la libertad de expresarlo y que ese es el principio rector de los cuerpos legislativos. Ahora bien, si Guerra no lo entiende, aquellos que posibilitaron su candidatura (y no hablo de los votos) sino de las estructuras partidarias que le permitieron la postulación, tienen la responsabilidad de tomar medidas. No es posible en un "sistema de partidos", concurrir como "elegible" por generación espontánea. Por el contario es integrado a un lema, un sector, a una institucionalidad partidaria que avala esa candidatura. Todos y cada uno de los dirigentes políticos que son públicos en la lista de Guerra deben asumir su responsabilidad. Si la tarea que realiza Guerra a nivel social y su "voluntad de ayudar" son trascendentes para el mejoramiento de la sociedad, pero no se adapta a mínimas normas de convivencia democrática, que le busquen otro lugar, porque lejos está de aportarle a la sociedad con esta actitud violenta y discriminatoria hacia los que piensan diferente. Es más Guerra, ha demostrado en sus apariciones públicas, no entender cuál es la actitud que se le reprueba. "Soy como soy y no voy a cambiar" parece ser su frase de cabecera, y lamentablemente una porción importante del sistema político le acompaña en la gracia de faltarle el respeto a los demás. Con esa actitud, le hacen mal (de lo particular a lo general) Al edil Guerra, a su sector, a su partido, al sistema político y a la democracia. No está bien (ya que escuchamos hablar de ética) que el sistema político se permita actitudes como las riñas callejeras, las presiones a los periodistas o las faltas de respeto a quienes piensan diferente. Espero que conforme el "celo" que han demostrado para "defender las instituciones y la democracia", empiecen "por casa" para impedir que el sistema político tenga que discutir institucionalmente y cada tres meses, temas que vienen en la pág. 1 de cualquier manual de comportamiento humano, para no pedir, que el manual sea de política responsable y lo más profesional posible. Esperar un cambio de actitud de Guerra es perder el tiempo, procurar explicarle normas básicas de relacionamiento político e institucional también, no le interesa entender, cree (lamentablemente como mucha gente) que la actividad política se reduce "al cordón cuneta", y no entiende, ni le han explicado que "la obra material" es sólo cáscara y envase si el precio para obtenerla es vulnerar los derechos de los demás. Hoy es el turno de Guerra, en reincidencia pero lo preocupante es que no es el único

Comentarios

Please login to post comments or replies.
 

Publicidad Google