Abogado de la ISJ en “Recuperación de Morosos” representó a Intendente Falero en demanda por “alquileres impagos” de Ciudad del Plata

Por Pablo Fernández Acheriteguy

El abogado Carlos Fajardo, director de la Unidad de Recuperación de Morosos de la Intendencia de San José, fue el representante legal del Intendente José Luis Falero en la audiencia de conciliación que debió enfrentar el jerarca por “alquileres impagos” de una propiedad de Playa Pascual. Una vergüenza, no por Fajardo, sino por Falero que recurre a uno de sus empleados de confianza para que lo represente en la Justicia. Otra vez existe una grosera confusión entre los púbico y lo privado en el ambiente del falersimo.

La audiencia estaba prevista para el miércoles 18 pero a último momento se postergó 24 horas para el jueves 19. El Intendente Falero no concurrió, a pesar de la postergación. Al momento de la audiencia judicial en San José de Mayo, el Intendente estaba dando una entrevista en Canal 10 de Montevideo, hablando de su futuro cargo en la Oficina de Planeamiento y Presupuesto.  En su lugar concurrió únicamente el abogado Carlos Fajardo que desde hace años está al frente de la oficina encargada de gestionar a los contribuyentes deudores con tributos de la Intendencia y que está contratado por la Intendencia desde hace varios años tras un acuerdo entre el sector de Falero y el actual jerarca de “Grandes Inversiones” Francisco Zunino. Es muy gracioso, además de tristemente preocupante, que el abogado al frente de la Unidad de Recuperación de Morosos de la administración municipal de Falero, sea su representante legal por una demanda de alquileres impagos. Parece un chiste, pero es real.

La audiencia de conciliación no tuvo resultado positivo. A Falero se le demanda el pago e un millón de pesos, pero Fajardo indicó que el Intendente no reconoce en nada tener vínculo con esa situación. Jaqueline Esquivel, la propietaria de la casa que admite sentirse estafada por Falero, además de los daños que le ha ocasionado la errática postura del jefe comunal, no podía creer lo que escuchaba. Respaldada por su abogado, Esquivel tiene una gran volumen de pruebas sobre el directísimo vínculo de Falero en este desproljo caso de arrendamiento. Existen variados documentos, así como fotografías, videos, audios e intercambio de textos, que dan muestra del protagonismo de Falero en este acuerdo económico que implica directamente a la administración Falero, a la Intendencia , al Partido Nacional y específicamente al sector “Todos” de la lista 404 que dirige el presidente electo Luis Lacalle Pou. Para sorpresa, en la audiencia de conciliación, Falero negó toda vinculación con el caso. Ahora empieza la Feria Judicial y se anunció que en el mes de febrero se presentará formalmente la demanda millonaria, que derivaría en una demanda penal contra el Intendente Falero.

Tal como se publicó en Visión Ciudadana hace seis meses, todo comenzó en la campaña electoral pasada (2014), cuando Falero buscaba la reelección a la Intendencia de San José. Esta mujer respaldó la candidatura falerista. Ella y su casa eran un centro de referencia para muchos faleristas de Ciudad del Plata. Tenía un muy estrecho vínculo con Falero y su entorno más íntimo. Ella tenía previsto volver a España como lo hacía habitualmente.Tras la reelección de Falero en 2015, la relación política derivó en un acuerdo comercial. En una reunión  en la localidad de Capurro (domicilio particular del Intendente),  Falero le propuso que en su ausencia, su casa se transformara en la “Casa del Partido Nacional de Ciudad del Plata”. La propiedad ocupa un amplio predio en la intersección de avenida Río de la plata  y la ruta 1. Allí está la propiedad principal, con apartamentos al fondo y hasta galpones, así  como un amplio predio sin construcciones. Para aquella idea original se acordó un alquiler mensual de 40.000 pesos. Nunca se llegó a concretar formalmente el arrendamiento, aunque se redactaron los documentos formales, pero la casa si quedó en control de Falero y su gente. Esquivel, que viajó a España tras las elecciones del 2015,  hasta otorgó un poder a una profesional (que hoy trabaja para la Intendencia) donde le autorizaba a cobrar los alquileres ante la intendencia y realizar diferentes trámites en general. Tras su partida, hubo un cambio en el uso de la propiedad, ahora se destinaría para instalar allí oficinas de la intendencia. Según Esquivel ese cambio de destino obedeció a que desde el falerismo no querían darle ingreso al sector de Alianza a la estructura política de Ciudad del Plata.  Tampoco se llegó a firmar documento, pero de hecho, la casa fue puesta a disposición de la estructura falerista. Existen innumerables documentos, así como videos, fotografías y mensajes que muestran el uso político de la casa con el protagonismo de Falero. El alquiler jamás cubrió la totalidad de lo acordado; nunca se pagaron los 40.000, mensualmente se le giraba a España unos 23.000 pesos. Los giros se hacían en principio por terceras personas, pero más tarde fueron funcionarios de la Intendencia y hasta la actual esposa del Intendente quienes realizan los pagos. En aquellos tiempos iniciales de arrendamiento los meses fueron corriendo y a tal punto la propiedad era controlada por el falerismo, que incluso dos notorios dirigentes  de Falero ( hoy transformados en funcionarios de la Intendencia) residieron en esa casa en distintos momentos.También fue utilizada como centro de reunión y actividades del falerismo. Tanto fue comité de la 404, como centro para la votación en las elecciones de la juventud e incluso despacho para reuniones de dirigentes nacionales del herrerismo con vecinos.  La propiedad estaba totalmente equipada y eso se transformó en un problema aparte. Los inventarios de la propiedad detallan muebles y electrodomésticos, que en determinado momento fueron vendidos para poder tener un uso libre de la propiedad. Fue la secretaria general de la Intendencia Ana Bentabberri, según señala la propietaria de la vivienda,  la encargada de comunicar que se necesitaba liberar del mobiliario la propiedad. En el inventario figuran más de 60 ítems de mobiliario y equipos electrodomésticos. Según Esquivel, debió venir desde España para proceder a la venta del equipamiento y mobiliario, la premura obligó a vender a precios irrisorios; muchos de los beneficiarios fueron los propios dirigentes faleristas que formaban el círculo cercano de Esquivel y de Falero. Para solucionar el destino del equipamiento, así como para gestionar el impago del monto de  los alquileres Esquivel debió viajar desde España en varias oportunidades. A medida que el acuerdo se desnaturalizaba, el relacionamiento Esquivel –Falero se fue deteriorando severamente. Entre la dirigencia del Partido Nacional, desde hace dos años,tanto en lo departamental como en lo nacional, están enterados de este serio problema que implica directamente al intendente.

Más allá de la demanda por alquileres impago, en este caso se cruzan diversos aspectos que dejan al descubierto un entrevero fenomenal en el uso de los dineros públicos o la desviación de poder o en su uso abusivo. ¿Si la propiedad fue alquilada para ser “oficina de la Intendencia” o “comité político”, en ese caso por qué el arrendamiento debería pagarlo la Intendencia, o cómo puede desvincularse Falero de este caso, si hasta su actual esposa giró dinero para el pago, o el caso de la jerarca falerista en ciudad del Plata Marianita Fonseca?. Por lo menos una desprolijidad tremenda que merece la sanción ética del partido nacional o las responsabilidades judiciales que correspondan.

Como perlita extra en este caso judicial, durante la audiencia del pasado jueves, Fajardo, el representante legal de Falero, reclamó a la Jueza actuante que las notificaciones y citaciones que sean enviada al Intendente ya no dirección en al edificio central de la Intendencia, sino a su domicilio particular en Capurro.  Un detalle no menor en la notoria preocupación del Intendente, su intención es tratar de desvincular al gobierno departamental de todo este escandaloso caso.  Esto resulta más curioso aún, puesto que el Falero es demandado por su condición de intendente  y para colmo su abogado defensor es también funcionario de su administración. Un escenario graciosamente vergonzoso. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *