Almada, Battaglino, Bentaberri, Camilo, García, Lago, Moreira, Noya, Urreta y Zunino en media docena de partidos

Por Pablo Fernández Acheriteguy

Estos primeros procesos electorales del siglo XXI han sido verdaderamente inéditos en todas sus facetas, con un fuerte impacto en esta segunda década ya estrenando milenio. No es novedad, pues en la historia es fácil notar como al comienzo de cada siglo, las respectivas sociedades ingresaron en procesos de adecuación. Quizá solo sea una simple percepción, que se agudiza al explotar cada nueva centuria, lo que predispone a las comunidades en acelerar los cambios.  La fiebre por el final de un siglo, se presenta como la semilla que termina pariendo ajustes sociales, políticos o culturales en sus primeros años. Lo cierto es que para el año 2100 cuando se analice lo ocurrido en el final del XX y comienzos del XXI, se notará un amplio abanico de giros y opciones que terminan desembocando en este convulsionado universo político internacional, regional, nacional y departamental.

En el ambiente político nacional es innegable la convulsión, en todos los partidos. ¿Por qué en San José sería distinto?. Todos los partidos tienen sus cuitas, pero a pesar de esforzarse por ocultarlas, ya es imposible contenerlas y han explotado abiertamente. ¿No? Piense en San José.

Todos los partidos tienen sus “internas” que cada vez se van notando más salvajes, es decir van mostrando la verdadera naturaleza de la decadente “clase política”. Ahora han descubierto que ya no hay un electorado cautivo, preso de los partidos. Los ciudadanos se sienten cansados de la ineficiencia y la corrupción; de la demagogia descarada y la carrera por acomodarse de toda la clase política. Los ciudadanos, más que nunca, se sienten con el derecho de ejercer libremente su voto sin importar tontas banderías politiqueras que solo son un collar de promesas incumplidas.

En este feudo maragato, llegó el momento de definir quiénes competirán por el trono. La aldea de 100 mil habitantes” esta convulsionada. La Mesa Redonda tendrá una decena de “caballeros” y “caballeras” en pugna. Una decena de candidatos provenientes de seis comarcas distintas; seis partidos diferentes.

A una semana de completarse el plazo para que los partidos políticos definan sus candidatos a la Intendencia, en el departamento se completará el abanico de ofertas que competirán en las próximas elecciones de mayo por el sillón comunal y la mayoría en la Junta Departamental. Según la normativa electoral vigente, antes del día 9 de febrero ya tienen que estar proclamados todos los postulantes partidarios a la Intendencia. Entre ayer viernes, sábado y domingo, otros tres partidos políticos realizan sus convenciones para elegir sus candidatos. Ayer el Frente Amplio celebró su convención que simplemente ratificó formalmente, lo que en diciembre proclamó el Plenario. María Noel Battaglino y Pablo Urreta, encabezarán la oferta frenteamplista. En este sábado la Unidad Popular fijará la candidatura de Darío Camilo y en la mañana del domingo Cabildo Abierto resolverá si presenta un candidato único o apela a dos opciones en San José. Edgar García y Conrado Moreira, podrán ser los nombres de sus candidatos. Hasta el momento ya estaban proclamados oficialmente ante la Corte Electoral, los postulantes del Partido Colorado y del Partido Nacional. Por los colorados Alfredo Lago y Washington Almada , ya están en carrera; mientras que los blancos resolvieron que Ana Bentaberri y Cesar Zunino encabezarán las listas.

En este universo de candidaturas, todavía faltan nombres. Habría que sumar un nombre más a la puja. El Partido Independiente durante meses se manejó que no tendría candidatos; el Partido Independiente también  está convulsionado y viene acelerando procesos internos para presentar una candidatura en San José. En las últimas semanas cobró fuerza una idea que estaba latente en el departamento, incluso confrontando los lineamientos nacionales de ese partido. Es altamente probable que un grupo de dirigentes y militantes del Partido Independiente convoque a la convención y proponga la postulación de Luis Noya a la Intendencia de San José. En los últimos días y horas, se vienen desarrollando diversos contactos – dentro y fuera del departamento – para poder convocar la Convención antes del 9 de febrero y hasta alcanzar acuerdos políticos con otros partidos y sectores.

De concretarse todas las candidaturas, en San José tendríamos seis partidos en puja, con una decena de nombres para la Intendencia. Una vez que San José salte la tormenta de los candidatos a la Intendencia, se zambullirá en otros dos terrenos muy divertidos: lista de ediles y candidatos a las alcaldías. Es muy probable que terminemos con casi medio centenar de listas de ediles y unas 15 hojas de votación para los nuevos alcaldes. Ojalá que prime la cordura entre los distintos niveles de candidatos. Ojalá que se discuta sobre cosas mal hechas y soluciones. Ojalá que se debata sobre el San José del futuro cercano. Ojalá que la población “vote bien” al menos entre el abanico de descarte que se presenta. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *