Arazatí, la “playa del entrevero”: política y politiquería contaminan natural reclamo por un balneario libre

Por Pablo Fernández Acheriteguy

Ya parece una telenovela venezolana, donde aparecen actores desopilantes, que tienen la poderosa facultad de hacer complejas las cosas más simples y armar un problemón de situaciones que no resisten el menor análisis. Una histórica empresa forestal termina creyéndose que es dueña de la playa, hasta el punto que cortó el acceso con una tranquera en lo que fuera una continuación de ruta nacional y hasta confronta en un litigio que los tiene como demandados. El balneario se llama Arazati, pero también es conocido como “Voulminot” apellido de la familia que desde hace un siglo se dedica a la explotación arenera y forestal en los campos de la zona.  Quizá esa popular identificación como “Balneario Voulminot” haya alimentado el error de la empresa de creerse dueños de la playa.

La empresa Voulminot enfrenta dos ambientes de cuestionamientos serios y con aroma a derrota. Por un parte hay un juicio en marcha que fue impulsado por un grupo de vecinos que quieren determinar judicialmente que la playa y su acceso son de dominio público. El segundo frente de batalla de la familia Voulminot es otro grupo de vecinos que apelan directamente al reclamo público de poder disfrutar de su balneario sin cortapisas, ni condiciones de privados. Ambos frentes de batalla, tienen el objetivo común de lograr que la playa Arazatí pueda ser disfrutada por toda la población y desarrollada como lo que es, un paseo púbico, que tenga la atención que requiere de ambientes estatales sean departamentales o nacionales. La empresa Voulminot lleva todas las de perder en estos dos ámbitos que confronta. Es verdaderamente  curioso y hasta cierto punto, incomprensible, que en tiempos de “responsabilidad social empresarial”, una firma con arraigo histórico en la zona se haya embretado en una exposición negativa que solo tiene un efecto perjudicial en su imagen pública.  

Ahora que el caso está en la palestra pública, se supo que en realidad hay un largo collar de situaciones irregulares, que solo han sido posibles por la despreocupada omisión de los ambientes públicos que debieron ser celosos custodios de la playa como ámbito de “dominio público”. La Intendencia de San José surge como principal omisa en todo este entuerto que lentamente se complejizó con severidad. Resulta que ahora trasciende que hace años atrás, cuando la población concurría libremente a la playa, funcionarios de la empresa le tomaban los datos, pedían su número de cédula y hasta anotaban las matrículas de sus vehículos. Sin dudas, inadmisible; pero así ocurría hace un par de décadas atrás.  Desde ahí se detecta la omisión de la Intendencia en permitir este registro cuasi policial de los veraneantes, así como de la Prefectura Nacional Naval y hasta del Ministerio del Interior. Todo se agudiza, cuando se confirma que el MTOP tiene colocados sobre ruta 1, carteles señalizadores que invitan a visitar ese balneario y además la existencia de mojones cuentakilómetros que llegan hasta más allá de la tranquera que ahora impide el pasaje. Carteles y mojones, son una contundente señal de que son espacios públicos. Las autoridades deberían estar muy atentas en estos días ya que en una acción infantil esos mojones podrían “desaparecer”, sobre todo teniendo en cuenta que en las últimas semanas la cartelería sobre ruta que indicaba el acceso al balneario fue adulterada; en algunos casos lo chapones señalizadores fueron encontrados tirados en el campo y en otros simplemente desaparecieron. Raro. Casi tan raro como la intempestiva tala de árboles que existía, justamente, en la zona de dominio púbico que servía de cobijo a los oportunos veraneantes. Hasta aquí parecería irrefutable que cualquier ciudadano, uruguayo o extranjero, tiene derecho a ingresar desde la ruta, llegar a la playa y disfrutar de ella, sin ningún tipo de condicionamiento. Hasta aquí está claro que toda la población, sea la que está representada en el juicio o aquella que se moviliza públicamente, siempre debieron tener el libre acceso y disfrute de un espacio público como su histórica playa. Pero no. Todo se enturbia innecesariamente por política y politiquería. El negro barro de la política contaminó las doradas arenas de la playa, provocando un entrevero inconducente. Un entrevero que contribuye a la distracción de los verdaderos problemas de este caso: la omisión de la Intendencia – que ahora pretende pasarle la pelota a la Dirección Nacional de Medio Ambiente; y el meollo de todo esto, que la gente pueda disfrutar de la playa.  

Los abogados Franklin Fuentes y Diego Caracciolo, son quienes llevan adelante el litigio contra Voulminot. Estos profesionales representan a un grupo de vecinos que tiene como voceros a los ediles Mario Guerra ( PN), Daniel Jara y Gonzalo Jara ( ambos del FA). Abogados y trío de brindaron una errática conferencia de prensa. Los abogados se mostraron firmes en sus conceptos, pero los tres ediles fueron un muestrario de caprichos, errores y politiquería. Lejos de los aspectos y finalidades legales de la demanda, quedó clarísimo que los ediles tienen un encono especial con el grupo de vecinos que decidió encarar movilizaciones y reclamos públicos para que se libere el acceso a la brevedad, más allá de las instancias judiciales. Cabe destacar que justamente la protesta abierta y las gestiones directas para destrabar conflictos, son la forma ampliamente extendida en Uruguay para alcanzar objetivos de vecinos y ciudadanos. El camino legal que defienden a ultranza los ediles, es la excepción. No se entiende porqué los ediles están tan enojados con los vecinos (reunidos en el grupo Los Tucu-tucu) ya que al final las dos movidas buscan lo mismo. El edil blanco dice muy suelto de cuerpo que se trata de una maniobra política con fines electorales. Argumento que no tiene sustento real, pues no hay nadie identificado con aspiraciones políticos en el grupo Los Tucu-tucu. Guerra rechaza rotundamente las manifestaciones públicas de Los Tucu-tucu. Lo raro es que los dos ediles frenteamplistas, también rechazan ese movimiento y sus movilizaciones.   Jara, Gonzalo Jara, llegó a decir que Los Tucu-tucu le hicieron “una emboscada”. Explicó que así se sintió cuando se organizó una reunión abierta para que los abogados explicaran a los vecinos los detalles del juicio. A Jara le molestó que parte de la información que allí se manejó fuera utilizada públicamente en las movilizaciones y protestas. ¿Emboscada? Muy raro para un edil que proviene de una fuerza política que se construyó desde la movilización popular y denunciando situaciones que consideraba injustas. Tampoco hay argumentos sustentables en la postura de los ediles del FA. Lo más llamativo de todo es que la postura de Guerra y “los Jara” está en perfecta sintonía con la conveniente  opinión de Falero: “El tema está en la justicia y no haremos nada hasta que no se expida”. Es importante señalar que la administración Falero ha sido la omisa en defender esa playa como “bien público” . Durante la conferencia surgió otro tema que fue confirmado por el propio edil falerista. Guerra admitió que en 2016 hubo un acuerdo entre Voulminot y Falero que resolvía el tema; pero señaló que “Voulminot incumplió, no firmó el acuerdo con Falero”. Muy extraño, sobre todo si se tiene en cuenta que Guerra dijo no conocer los detalles de ese acuerdo que él mismo defendió públicamente con anterioridad.  ¿Qué diría ese acuerdo? ¿Cuáles serían las condiciones?. 

En poco tiempo Los Tucu-tucu han logrado posicionar el tema en la opinión pública, inclusive llevarlo al ámbito noticioso  montevideano. Lo más raro de todo  fue que en las últimas horas se supo que desde la Intendencia se anunció a Los Tucu-tucu que ya se había establecido un contacto con la Dinama para realizar “lunes o martes” de la semana que viene un reunión tripartita.   Es inevitable tener en cuenta que Los Tucu-tucu tienen prevista una manifestación frente a la Intendencia durante el mediodía de este viernes. Es lógico pensar que la movida de la Intendencia que hasta ahora ha desconocido a Los Tucu-tucu, quiera desactivar la protesta del viernes prometiendo una reunión para “lunes o martes” de la semana siguiente. Los Tucu-tucu trataron de confirmar en la Dinama ese contacto de la Intendencia. Para su sorpresa, en al Dinama no tenían noticias al respecto. Lo peor de todo fue que cuando se pretendió identificar al “jerarca de la Intendencia” que había anunciado a Los Tucu-tucu, la presurosa gestión en la Dinama, la sorpresa fue mayúscula. Los Tucu- tucu, no sabían quien era, pero cuando aportaron a la prensa el nombre de ese funcionario resultó muy conocido: era el chofer del Intendente. En verdad, poco serio, en un tema tan delicado. Al final parece que Guerra y sus acólitos frenteamplistas, así como el mismísimo Falero y su chofer, no tienen muchas ganas de aportar claridad en este caso. Por todo esto y muchos elementos más que sobrevuelan, la situación del balneario Arazatí, se transformó en la “Playa del Entrevero”.  Este viernes al mediodía, Los Tucu-tucu van a “hacer playa” en la puerta de la Intendencia como forma de simple protesta en reclamo de que se tomen acciones oficiales serias para restablecer el orden natural de acceso y disfrute del balneario, más allá del litigio. 

2 pensamientos sobre “Arazatí, la “playa del entrevero”: política y politiquería contaminan natural reclamo por un balneario libre

  1. Está clarísimo: Guerra y los Jara en su accionar barato (por no decir corrupto) le hacen los mandados a Falero y Voulminot y salga lo que salga, gane quien gane quieren ir prendidos en las glorias. Cuestión que nadie les negará, pero que no ensucien la cancha. El tema es que ahora temen ver empañado su protagonismo por un grupo de vecinos, lo cual demuestra también su magra inteligencia y capacidad politica.
    Dejándolos expuestos de este modo, pues queda claro que no son pueblo y que sus votantes no les interesan. Solo quieren protagonismo. Se olvidaron que ellos deben respetar el cargo público que ocupan y no el cargo hacerlo a su medida personal???
    Gracias por la nota. Es excelente y muy clara.
    Y…cuando los de a pie se movilizan …los corruptos se ponen nerviositossss

  2. Todo dicho con absoluta subjetividad.Esa es la realidad. Lo mismo sucede con la playa del SILO O PUERTO NUEVO.
    Confiscada y vedada al público x esta misma empresa voulminot.
    En la década del 70 se cerro con el famoso porton Blanco.
    Se accedía x la otra punta de Arazatí ,ruta uno km 90. Voulminot tiene cerrados MÁS DE 25 KMS DE COSTA DEL RDL PLATA.
    No se trata solamente de una playita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *