Caótica gestión de Falero se hunde en descontrol y prepotencia: En Ecilda también se quedaron sin recolección de residuos

Por Pablo Fernández Acheriteguy

El inocultable descontrol en la Administración de José Luis Falero, ya ha llegado a niveles increíbles. En los últimos días se denunciaba que la empresa encargada de las obras en el anunciado Centro de Transferencia de Residuos en Ciudad del Plata, había paralizado sus trabajos  por falta de pago de la Intendencia. Es decir, si se frena el Centro de Transferencia, se frena le cierre de ese vertedero. También se frena el llamado a licitación para la compra de un camión especial que traslade 40 toneladas diarias de basura desde Ciudad del Pata hacia el malogrado Vertedero de la ciudad de San José de Mayo. Allí se viene alquilando una retroexcavadora a un costo de 20.000 dólares mensuales porque la maquinaria municipal de esa repartición está diezmada. Camiones y máquinas están rotas , pero la intendencia no compra repuestos y por eso paga un soberbio alquiler de una sola maquina que viaja desde una ciudad a otra para amontonar miles de kilos de basura que se levanta de las calles del departamento.

Al mismo tiempo que la flota de la Intendencia se ha destruido por acción y omisión de Falero, en vez de gastarse unos pesos en reparar alguna máquina, se decide despilfarrar dinero alquilando una máquina. Pero lo peor es que hace pocos días, la Intendencia realizó un remate de vehículos y maquinaria , como si todo estuviese en orden y funcionando. Vergonzoso síntoma del serio descontrol en la administración falerista. Es todo un gigantesco caos. El ingreso a dedo de funcionarios se contrapone con la continua tercerización de servicios con empresa de dudosa responsabilidad; pero también se agrega un remate de vehículos a precios irrisorios, al mismo tiempo de tener toda la flota derruida se alquila maquinaria de trabajos y hasta vehículos para movilizar funcionarios. Algunas versiones indican que en estos últimos meses la Intendencia tiene más de 20 vehículos alquilados para desplazar funcionarios. Por si todo esto fuera poco, las calles del departamento están como si estuviésemos en algún país africano corroído por dictaduras corruptas. Junto a las calles se inventan excusas para explicar el desmantelamiento de los sistemas de recolección de residuos en ciudades. La conjunción de todas estas fallas de gestión que están sobradamente probadas, y sufridas por la población, empieza a mostrar facetas de extrema preocupación. Un ejemplo maravilloso surgió desde Ecilda Paullier en las últimas horas. Desde el Municipio ecildense se emitió un comunicado que denunciaba la falta de vehículos para recoger la basura. Hace más de una semana que no se levanta la basura según indicaron vecinos de esa ciudad. El comunicado es tan breve como elocuente: “Debido a las restricciones del servicio de recolección en contenedores por roturas de flotas, es que en el día de mañana los funcionarios municipales, acompañados por el Alcalde, Sr. Leonardo Gimènez, realizaran una limpieza de emergencia en toda la Ciudad”.Este es el resultado palpable del Gestor Falero, que el Presidente Electo Luis Lacalle Pou quiere poner en cargos de responsabilidad en la Oficina de Planeamiento y Presupuesto. Este es el modelo de gestión que el ahora presidente electo ponía como ejemplo a nivel nacional. Indudablemente Lacalle ha vivido engañado o no ha querido ver lo que muchos empresarios y dirigentes,le han advertido sobre la farsa del falerismo.

En Ecilda ayer de mañana tempranito, el alcalde y sus funcionarios comenzaron una tarea artesanal de recolección de la basura que ya venía cosechando muchas críticas de los vecinos . Paralelamente a esta deficiente gestión del Intendente, presurosamente se decidió la compra de repuestos a una empresa montevideana para tratar de salvar la precaria situación. El Director de Higiene viajó de apuro a Montevideo y ya se organiza su viaje a Europa para visitar fábricas de camiones. Todo de apuro, sin importar las licitaciones, sin que importe la austeridad, la previsión o la planificación. En cualquier administración, hasta en la intimidad de una familia, los gastos apurados salen más caros.  Pero la bipolaridad de Falero queda aún más expuesta cuando se va descubriendo que la flota municipal está destruida por no invertir con calidad en el mantenimiento. Una intendencia a la que los proveedores le cortan el crédito por falta de pago. Un intendencia que acumula millones de pesos de deuda a proveedores, que desde hace meses esperan el pago. Una intendencia sin dinero y sin crédito. Una intendencia que tiene gastos innecesarios como las rejas inservibles en todos los canteros de la plaza 33 de San José, al tiempo que recorta el servicio de guardavidas, evitando pagar una semana de salarios para atender la seguridad de las familias en todas las playas del departamento. Es indiscutiblemente caótico el gobierno falerista en San José. Pero por si todo esto fuera poco, a la incapacidad de gestionar se le suma la prepotencia que el mismísimo Falero impulsa para tratar de mantener su torpe fachada de mentiras y demagogia.

La prepotencia y el patoterismo se evidencian de diferente forma; en algunos casos es discursiva y en otras institucional. Criticar, cuestionar o exponer  la pésima gestión Falero o cualquiera de sus compinches, es mérito suficiente para ser destinatario de las descalificación, el descrédito o la directa agresión  del Intendente o sus acólitos. Pero no solo se trata de esa enfermiza declaracionitis que sufre Falero, sino que también se recurre a mecanismo institucionales para hacer saber su malestar o directamente movilizar la estructura para defenderse hasta de cuestionamientos legales. Así como Falero defiende a sus inspectores patoteros atacando a un joven repartidor de carnicería, y expone a la Intendencia a una demanda por daños, te despiden rápidamente si sos el abogado que la Junta contrató para denunciar los privilegios económicos del diputado Baciglaupe en la administración de Falero. Tanto te contratan a tu esposa si sos un comunicador alcahuete como te retiran toda la publicidad si los criticas o te presionan para que neutralices a los críticos.

Para todas y cada una de los señalamientos que aquí figuran, hay elementos probatorios que lo respaldan. Falero no percibe que existe un fuerte sentimiento de hartazgo en la opinión pública con el Modus Operandi de su administración, porque justamente lo de Falero y sus acólitos no es “gestión” es “Modus Operandi”. Ya se veía venir que la incapacidad y la soberbia lo llevarían por el peor camino y eso que todavía no ha terminado su período y quiere solidificar el padrinazgo de Lacalle Pou en el próximo gobierno. Recibió un gobierno departamental saneado y con buenos niveles de mantenimiento en obra y servicios públicos. Entregará una intendencia millonariamente endeudada, con calles y caminos en ruinas, con servicios destartalados y con una intendencia en ruinas pero llenita de funcionarios y correligionarios. Entregara una Intendencia cuadriplégica ante una población que sigue esperando el cierre del vertedero de ciudad  del plata, que sigue esperando el estadio de Baby futbol , el polideportivo, el teatro de verano, la remodelación de herrera,la modernización del servicio de transporte urbano; una Fiesta del mate que no pierda turbiamente millones de pesos, etc etc etc. Pero el mayor déficit de Falero se concentra en dos aspectos cruciales en democracia: Honestidad y Transparencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *