Con enorme paridad, Lacalle Pou fue electo Presidente y la Corte lo oficializará sobre el final de semana

Lacalle Pou será sin dudas el próximo presidente de los uruguayos y asumirá el próximo 1ro de marzo. Tras una jornada electoral de Segunda vuelta, que tuvo sus particularidades sobre todo al final, pero que en buena manera se desarrolló con el democrático comportamiento habitual de los uruguayos, aunque falte la oficialización, Lacalle Pou, fue electo Presidente.

Obviamente que los resultados registrados el pasado domingo, en cada uno de los departamentos, y lógicamente en el contexto nacional, abren un escenario de necesario análisis para el sistema político todo, y no solamente para conocer cuáles fueron las claves de cada uno de los desempeños electorales, sino fundamentalmente para poder decodificar el verdadero mensaje de la población.

Claramente el escenario de paridad, que era augurado por algunos pocos, generó no solamente los cambios de sensaciones en cada uno de los comandos, conforme pasaban las horas, sino también algunos comportamientos políticos puntuales al cierre de la jornada. 27 minutos pasaban de la hora 1 del lunes, cuando finalmente la Corte Electoral, terminó de cargar la totalidad de los datos surgidos del escrutinio primario, es decir cada una de los 7126 circuitos del país, habían terminado su tarea. Allí los números finales. Un rato antes de conocerse el número final, el propio Presidente de la Corte Electoral, José Arocena, había adelantado que al percibirse que la diferencia de votos de favor de Luis Lacalle Pou, era menor a la cantidad de votos observados, el organismo no daría un pronunciamientos, sino hasta que finalice el escrutinio departamental o definitivo. Esa tarea comenzará en esta jornada en todo el país. Obviamente que la responsabilidad de la Corte, que continúa siendo ejemplo de garantía electoral en el país y en buena parte del mundo, no puede realizar inferencias. La Corte Electoral, cuenta los votos, no los infiere, por tanto, hasta que el conteo no finalice al cierre de esta semana, la Corte no dará formalmente un ganador. Aun así, aquellos que no tenemos la responsabilidad de contar los votos, sí podemos inferirlos, y aunque matemáticamente Martínez tiene chance, debería recibir prácticamente el 90% de los votos observados para revertir la elección (esto es prácticamente improbable). El Presidente de la República, Tabaré Vázquez, quien en buena medida antes de votar, como siempre “bien temprano”, había desdramatizado, cualquier eventual resultado electoral, y según dijo Lacalle Pou y su discurso, el primer mandatario le llamó para reconocer el triunfo. No así, Daniel Martínez, quien no reconoció el triunfo del candidato opositor.

Es casi una máxima en nuestro sistema político, que muchas veces las urnas indican fehacientemente una cosa, y hay dirigentes que entienden otra, o analizan desde algunas posturas un poco más sesgadas y convenientes a sus convicciones. Excepto en Montevideo y Canelones, la fórmula Lacalle Pou-Argimón, fue mayoría, y lógicamente la paridad surge porque dentro del área metropolitana se encuentran las mayores circunscripciones electorales del país. Allí la Fórmula Martínez-Villar, obtienen una importante diferencia, aunque en este caso no le permitió descontar todos los votos necesarios. Obviamente que quedarán varios días de espera, y de información, con el escrutinio departamental, y en medio serán varios los análisis que se realicen. Han sido varios los dirigentes nacionales del Frente Amplio que en las últimas horas, aseguraron que la ventaja es indescontable, y que aguardar a la Corte para asumir la derrota, es prácticamente un formalismo.

En San José ganó Lacalle Pou

La fórmula del FA, había ganado en 2014 por 4.764 votos, y en la segunda vuelta del domingo, Lacalle Pou aventajó a Martínez por 4.787 votos en el Departamento

Algunos pretendemos recordar permanentemente que las instancias electorales no son un acto colectivo, son individualidades, personas, ciudadanos que en todo el país, en la soledad del cuarto secreto y con todas las garantías del caso de mantener el secreto de su voto, opta por lo que le parece mejor. Así, esa sumatoria de voluntades individuales se transforma en una definición ciudadana, y es por eso que la Corte Electoral, debe contar hasta el último voto. Las segundas vueltas, instituidas para “dar la mayor legitimidad posible” a quien resulte electo presidente, tienen por tanto un aspecto que una vez más va, desde lo individual hasta lo colectivo. Entonces, no es mayormente trascedente en términos cuantitativos, saber el comportamiento por cada jurisdicción electoral, porque el resultado, aun siendo por un solo voto, es en conteo nacional. De todas maneras, referenciábamos que a excepción de Montevideo y Canelones (el grueso del área metropolitana) en los departamentos del Interior del país, es decir en los restantes 17 departamentos, el ganador fue Luis Lacalle Pou. Esto, más allá que presenta otro desafío para el próximo gobierno, ya que el escenario es no solamente de dos mitades, sino que además esas mitades tienen claramente una correlación territorial, en alguna medida representa desafíos (que entiendo menores) para los partidos políticos. Como ejemplo, rumbo a la elección de octubre, los dirigentes del Partido Nacional de San José, pretendían (a la postre no lo lograron) consolidarse como la primera fuerza política del Departamento. Claramente achicó las diferencias en relación al pasado proceso electoral, pero es el FA una vez más la primera fuerza del departamento. Luego, también aunque con menor intensidad, el desafío era que el departamento, “no perdiera el balotaje”. De hecho, si repasamos los números registrados hace cinco años, la fórmula Vazquez-Sendic, logró 37.450 votos y Lacalle Pou-Larrañaga 32.686, es decir allí la fórmula del FA ganó por 4.764 votos. En virtud del resultado primario del domingo, esa situación se revertió,  (más allá de algunos análisis partidarios que he visto en las últimas horas, y que ciertamente no termino de entender) La diferencia de Luis Lacalle Pou, que obtuvo 39.608 votos, sobre los 34.821 de Martínez, lo que significan exactamente  4.787 votos. Prácticamente idéntico resultado pero al revés. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *