Con la receta de la casa

Por Natalio Negrín

Campana le ganó a River siendo un equipo contundente en un accidentado partido para River. Pero el triunfo es de esas victorias típicas de Campana, diríamos psicológica con la “bajadita” a favor en el segundo tiempo. Ya casi de movida antes de los diez minutos Campana ya ganaba por uno a cero, la jugada más vieja y más eficaz que tiene el fútbol, para el tanto de apertura. Desborde por izquierda de Rey que va al fondo, mete en centro al corazón del área y Arqueta libre de marcas llega para anotar el primer gol en el partido. Cabe destacar que River estaba momentáneamente con diez jugadores, había salido sentido Munch el zaguero, y se perdió la referencia del centro delantero de Campana justo en el gol. Pero luego del gol de Campana y cuando el popular “Ruso” Hornes preparaba la variante obliga que era la salida de Munch, se lesiona también Miche Guerra y no tuvo que hacer un cambio, sino debió hacer dos variantes ambas por lesión. Uno de esos cambios fue el ingreso de Nazabal, que ya al tener más contacto con la pelota pudo sacar un poco la presión que ejercía Campana. Pero también el local tuvo que realizar un cambio por lesión, debe salir Parodi sentido, una fuerte contractura en el posterior. Campana entraba a sentir desde lo físico lo que fueron los Play Off del Apertura. Un par de paneles se reclamó por parte de River en el primer tiempo, que en ambas ocasiones desestimo Espinelli. La primera un centro del zaguero Rodríguez pasado al segundo palo para la llegada de Poses, que pareció cometer infracción sobre so marcador Rey, y luego este le comete penal desde nuestra perspectiva, que no sanciona el árbitro.  Casi de inmediato otra vez River que cuando presionó a Campana lo incomodó bastante, genera que Nazabal quede en posición muy clara de gol, ingresa al área, y cuando quiere eludir al arquero cae. Esta vez hay que darle la derecha al árbitro, es que el portero de Campana toca primero el balón no hay penal, por más que se reclame pena máxima. Pero ese momento de partido era reclamo de penal en un área y en la otra, porque minutos más tarde Campana también reclamaría penal. De un centro frontal al área, donde Petrullo peina el balón, Felipe Reye impulsa aún más el mismo, y cuando Arqueta intentó girar para rematar, parecía que el zaguero de River lo tenía sujetado. No lo entendió así el árbitro del cotejo. Se iba el primer tiempo ya en los descuentos llegó la igualdad de River. Una pelota larga puesta de Poses que el zaguero Bruno García intenta peinar la pelota para asistir el arquero Manuel Reyes, pero no puede conectar el balón, y ni lerdo ni perezoso el pibe Franco Gutiérrez que va en busca de esa pelota, y ante la salida del arquero toca por arriba para poner el empate. Con ese gol se fue el primer tiempo y el empata estaba bien, no era un partido muy visto muy cortado también por las lesiones. Para el segundo tiempo el local tendría la bajadita a favor, esa bajadita que muchas veces es psicológica para los visitantes. Campana en el amanecer del segundo tiempo se pondría otra vez arriba en el marcador, con el denominado gol de vestuario. Con la receta más vieja del fútbol el desborde y el centro atrás. Al minuto del segundo tiempo Carballo por derecha va al fondo tira el centro atrás, Arqueta que remate la pelota que rebota en su marcador, y le queda a Felipe Reyes que casi en el área menor, y solo solito y solo fusila al portero Gastón Pérez para poner el dos a uno. Y cuando River era más, jugaba en campo rival pero le faltaba peso en el área Campana saca una contra letal que liquidó el partido. Recuperación y salida rápida, Arqueta que hace las veces de pivot, Reyes pone pase filtrado para el desborde del juvenil Rodríguez, que con el manual estudiado a la perfección, pone en centro atrás, el popular centro de la muerte y Marcos Pérez que llega justo antes que los zagueros, para desviar el balón y dejar sin asuntos al portero Pérez, tres a uno antes de la media hora del segundo tiempo poner el tres a uno. River perdía otro jugador por lesión, esta vez el centro delantero Matías Reyes tuvo que dejar el campo de juego por lesión, fuerte lesión en la rodilla tuvo que ser atendido por le emergencia móvil. Luego de ese tercer gol el partido se liquidó. River ya sin respuesta, Campana que estaba más tranquilo manejó el trámite del juego. Rodríguez de tiro libre estuvo cerca de poner el cuatro gol para el local, pero su remete se fue apneas ancho afuera. La noche del desborde era ya a esa altura, Campana el mejor equipo en esa faceta lo cristalizaba en el marcador. Dado que otra desborde por zurda de Gianfranco Rodríguez muy participativo en el segundo tiempo, pone la pelota al medio para la llegada del recientemente ingresado Sandino Amado, que ante una pasiva defensa de River, tuvo tiempo para controlar y rematar, y de esa manera poner el cuatro a uno. Pacheco tuvo la chance de la lotería, linda jugada realizada por Marcos Pérez, donde el centro delantero que hacía unos minutos había ingresado, en la media luna también ante una pasiva marca de la zaga de River, pudo girar y rematar, pero el disparo se fue ancho afuera. Victoria contundente de Campana, con la receta de la casa, desborde y bajadita en el segundo tiempo.

Campana 4 River 1

Detalles

Campana: Manuel Reyes; Cristian Carballo, Bruno García, Facundo Perdomo, Matías Rey; Marcos Pérez, Rodrigo Sande (S.Amado), Darío Parodi (P.Petrullo), Gianfranco Rodríguez; Felipe Reyes, Bruno Arqueta (G.Pacheco) DT Andrés Larre

River: Gastón Pérez; Sebastián Lavega, Federico Munch (Y.Quiñones), Sebastián Rodríguez, Elías Pérez; Brahian Poses, Michel Guerra (G.Nazabal, Martín Díaz, Santiago Camacho; Franco Gutiérrez, Matías Reyes (P.Gamba) DT Gustavo Hornes

Árbitro: Walter Espinelli

Goles: Bruno Arqueta 7´(Camp); Franco Gutiérrez 45+1´(Riv), Felipe Reyes 46´(Camp) Marcos Pérez 70´(Camp); Sandino Amado 83´(Camp)

Expulsados: No hubo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *