Contundente Informe técnico de Dinama respalda acceso a la playa Arazatí que reclaman vecinos

Por Pablo Fernández Acheriteguy

La Dirección Nacional de Medio Ambiente, completó un detallado informe sobre la situación del balneario Arazati, con recomendaciones para resolver el acceso a la playa. El trabajo técnico demandó la inspección de una faja de casi cinco kilómetros de extensión que fue subdividida en seis zonas, atendiendo a sus condiciones y características. El informe que se entregó en los últimos días de diciembre 2019, fue elaborado por Lucía Bergós y Gustavo Piñeiro del Departamento de Gestión Costera y Marina, perteneciente al Ministerio de Medio Ambiente.

En el documento de 25 páginas, además se tienen en cuenta las acciones legales y judiciales que se han encaminado, así como también las gestiones por vecinos e instituciones en este caso que mantiene la controversia entre vecinos que denuncian la imposibilidad de acceder a la playa por acción de la familia propietaria de los predios linderos (familia Voulminot) que instalaron alambrado y una tranquera cerrando el paso público. También se considera la denuncia por el talado de árboles sobre la costa que viene siendo investigada desde diciembre. El informe es muy completo y para cada zona estudiada agrega recomendaciones específicas que en definitiva respaldan o rechazan, en cada caso, la posibilidad de habilitar la bajada a la playa para el disfrute de la población.

El relevamiento se inicia (zona 1) en la desembocadura del arroyo Sauce y se extiende por cinco kilómetros hacia el Este (Zona 6).

En esa faja de cinco kilómetros de extensión el informe ambiental deja claramente establecidas cuáles son las áreas recomendadas para habilitar el acceso de bañistas, así como las playas para uso turístico, y aquellas que no deben ser usadas para estas actividades.

El informe determina que las zonas más aptas son justamente las que se encuentran “trancadas” al uso público por la tranquera instalada en el camino costero de acceso a la playa. Las zonas señaladas para ser habilitadas son justamente las dos áreas (identificadas como zona 1 y zona 2 en el Informe Dinama) ubicadas más al Oeste del área relevada, es decir el área donde históricamente era usada por los vecinos para la circulación y disfrute de la playa; zona ahora “prohibida” por decisión de los particulares propietarios de los campos cercanos.

La Zona 1 y la Zona 2, abarcan una extensión de un kilómetro de extensión de playa. Respecto a la “Zona 1” – con 600 metros de largo – “se encuentran en buen estado de conservación, exceptuando el hecho de la existencia de forestación de gran porte e impactos asociados al uso ganadero”. La forestación mencionada no es nativa del lugar y se relaciona con la explotación forestal privada. “Un conflicto significativo es percibido sobre el impedimento físico de acceso público a la zona de playa (…) se entiende pertinente atender a la necesidad de acceso a la playa para uso turístico”, agrega el informe.  Los técnicos son categóricos al afirmar que “esta zona zona es la más adecuada para tal fin (turístico)dado el estado actual y capacidad de recuperación demostrada”.  Asimismo, teniendo en cuenta el litigio judicial para quitar la tranquera, el informe es puntualmente específico en recomendar la zona de acceso a la playa. “Sería adecuado promover el ingreso a la zona de playa por el sitio donde anteriormente se ubicaba el pecador Sanchez”. Al reconocer y señalar esa zona como la apropiada para recuperar el acceso a la playa, el informe plantea recomendaciones para su uso con la finalidad de ordenar el uso humano masivo así como la circulación vehicular, preservando las características naturales del lugar.

“Para reducir el impacto de transito peatonal (…) se recomienda instalación de pasarelas peatonales elevadas y cartelería. Es necesario prever zona de estacionamiento en torno al camino de ingreso”, señala la Dinama.

El informe avanza hacia la Zona 2 que tiene una extensión de 540 metros. En este sector también señala la existencia de “forestación de gran porte” que impide el desarrollo de la vegetación nativa, al igual que ocurre en la Zona 1. También agrega que “igual que en zona 1, conflicto significativo por el impedimento físico de acceso a la playa”.  Sin embargo para la zona 2, pone reparos por la existencia de “barrancas” que representan una limitante para el acceso público. De cualquier forma, recomienda como posible punto de acceso el espacio limítrofe entre la zona 1 y la zona 2.

La Zona 3 tiene características que no hacen recomendable la construcción de nuevo acceso a la playa, ya que es un ambiente “muy perturbado y muy dinámico”. La definen como una zona de “enorme fragilidad”, ya que se detectaron impactos negativos por caños que en algún momento fueron instalados y que en la actualidad se encuentran destruidos en áreas de acantilados.

El informe señala a la Zona 4 como la posible alternativa para “uso recreativo”, mientras no se logra destrabar judicialmente el acceso a la playa en zona 1. La Zona 4 es donde se produjo el intempestivo talado de árboles que brindaban sombra a los veraneantes. El informe indica que la Zona 4 sería la “alternativa temporal para uso recreativo, en caso de indefinición judicial”. Allí recomienda la “recuperación de sombra” con arbolado de características específicas que complementen la preservación natural, y también recomienda allí la instalación de acceso peatonal elevado. También hace especial recomendación al retiro de los grandes troncos que fueron talados y arrojados a la playa. Indica que el retiro de estos troncos debe hacerse con maquinaria adecuada, por la playa, sin quitarlas desde la altura de las barrancas para evitar un daño mayor al medio ambiente. En ese mismo ítem señalan que se debe prever el “ordenamiento vehicular”, refiriéndose a estacionamiento y circulación. De concretarse esta “bajada temporal”, se propone crear un grupo de trabajo para monitorear la zona, con la participación de todos los ambientes gubernamentales y sociales involucrados. 

Las últimas dos áreas estudiadas – Zona 5 y Zona 6 – que tiene un extensión total de 2.300 metros son descartadas para realizar bajada de acceso a la playa y su uso turístico.

Por lo pronto, la Dinama recomienda que la zona de uso recreativo turístico es la que históricamente se utilizó (Zona 1), pero que actualmente tiene el paso trancado por la tranquera y que en caso de tener que recurrir a una alternativa, se debería acondicionar el sector donde se produjo el talado ilegal (Zona 4). Al analizar las recomendaciones para acondicionar una “alternativa temporal”, y atendiendo que el caso judicial está llegando a su final, sería conveniente esperar el fallo y evitar gastos innecesarios en acondicionar la zona 4.

En el dilatado tiempo de controversia, se han tomado medidas que no resultaron correctas, como por ejemplo “construir” una bajada a instancias del edil Mario Guerra que debió contar con autorización de la Dinama. De ahora en más cualquier intervención deberán ser estudiada y eventualmente autorizada por la Dinama, según establece el documento. Guerra integra el grupo de vecinos que encaminar las solución por la vía judicial y ha demostrado ser crítico – y hasta antagónico – con el grupo de vecinos que se ha denominado “Los Tucu Tucu” que encaminó gestiones directas con la Dinama, así como protestas en ruta y la plantación de especies autóctonas en el lugar del talado. El documento de la Dinama fue facilitado a Visión Ciudadana por el grupo “Tucu Tucu”  también conocido como comisión pro balneario Arazati. Según pudo saber Visión Ciudadana, este grupo de vecinos ya entregaron el informe Dinama a los abogados de vecinos que vienen desarrollando el litigio contra Voulminot para la reapertura del acceso a la playa. Consideran que el informe será de mucha utilidad en el ambiente judicial para la resolución definitiva del caso para hacer retroceder la postura de privados en prohibir el acceso por  el histórico punto de la costa.  (el Informe completo de la Dinama, será publicado en el portal de Visión Ciudadana – www.visionciudadana.com.uy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *