Cruce de reproches ante una nueva inundación

El martes de tarde la totalidad de las personas desplazadas tras la crecida del río San José volvieron a sus hogares con el apoyo del CECOED. Pasó una nueva inundación y las soluciones para las familias siguen sin llegar.

Luego de los estudios correspondientes por parte del Centro Coordinador de Emergencias Departamental, las familias que se encontraban en las instalaciones del gimnasio de Central volvieron a sus respectivos hogares.
Como en cada situación en que la crecida del río los obliga, las familias al retorno deben afrontar la realidad de encontrar lo que quedó tras la retirada del agua. Allí se da la ardua tarea de encarar la limpieza de las casas, ponerlas en condiciones para ser habitadas nuevamente. Esta es la realidad que viven las familias que se encuentran en la zona más cercana al curso de agua.
Desde el Centro Coordinador de Emergencias Departamental se informó oportunamente del análisis de situación para que, con efectivos del Batallón ayudando, las 21 familias que en esta oportunidad debieron ser evacuadas volvieran a sus casas.
Esta situación volvió a poner en el tapete la necesidad de buscar soluciones para estas personas que, con cada lluvia importante y si se dan las condiciones son afectadas por las inundaciones.
La relocalización de estas personas aparece como la solución más efectiva ante las constantes crecientes, que de acuerdo con los comportamientos del clima, serán más frecuentes. Como se recordará el estudio llevado a cabo por la Facultad de Ciencias indicó que por más medidas que se puedan tomar directamente en el río, las crecidas continuarán sucediendo y por ende la posibilidad de sufrir inundaciones.
El dragado tan reclamado por los vecinos no parece tan efectivo como podría haberse pensado en un momento, la limpieza del río podría mitigar en algo los efectos, pero tampoco da seguridad de que las consecuencias de una creciente sean menores a las actuales.
Por estos días se conoció que la Facultad de Ciencias dio visto bueno a un nuevo acuerdo con la Intendencia para realizar otro análisis, esta vez directamente en la parte del río con mayor incidencia sobre la capital departamental para realizar allí una limpieza, como también la posibilidad de que el arroyo Carreta Quemada pueda ser desviado para que no desagüe en el río San José sino en algún otro curso de agua.
Estos nuevos análisis se realizarán para ver si esas medidas pueden contribuir en que las crecidas sean menores en volumen y puedan afectar en menor medida los lugares donde hoy se inunda.
Más allá de esto, el realojo sigue siendo la medida más efectiva para las familias que, como comentábamos líneas arriba, son las primeras afectadas cada vez que se produce una creciente. Para avanzar en el tema se había anunciado la creación de una comisión interinstitucional que trabaje al respecto.

Críticas cruzadas
Lejos de ser útil, en medio de la situación generada se ha dado un cruce de declaraciones intercambiando responsabilidades sobre la demora en la concreción de soluciones habitacionales para las familias inundadas.
Por un lado el Intendente José Luis Falero responsabilizó al Ministerio de Viviendas de no haber construido en todos estos años ninguna vivienda destinada a estas personas, mientras que a través de las redes, uno de los candidatos a Diputado por el Frente Amplio Pablo Urreta, justificó el hecho de no haber viviendas al apuntar a la Intendencia por no disponer de una cartera de tierras de la cual disponer por parte de la cartera.
Lo cierto es que hoy la Intendencia cuenta con el terreno de la ex planta de OSE, que será destinado para esas familias, espacio que será otorgado al Ministerio de Vivienda para que éste sea el que se encargue de la construcción en el plan que entienda más conveniente para los damnificados.
Una vez que esto se concrete, la Intendencia deberá encargarse de que las viviendas que quedan desocupadas en las zonas inundables no sean vueltas a ocupar, por lo que habrá que encarar demoliciones y obras seguramente de parquizado en esas zonas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *