De la Intendencia al senado y viceversa: Parece broma pero si gana Lacalle a Falero se le complica más su futuro político

Por Pablo Fernández Acheriteguy

El próximo domingo 24 de noviembre se cumplirá con el balotaje, esa figura electoral vigente desde el año 1999, tras una Reforma Constitucional, determina el enfrentamiento personal de dos candidatos a la presidencia provenientes de partidos diferentes. Su importancia es vital para definir un nuevo gobierno y consolidar su instalación en el poder del país. Pero su importancia no esta dada solamente por la definición directa que plantea, sino por las consecuencias que puede tener en la estructura política del país. A pesar de parecer absolutamente lógica y simple esa última afirmación, los resultados de un balotaje pueden desatar un dominó de situaciones tan complejas como controversiales; el resultado del balotaje puede tener fuerte impacto en la interna de un partido, aunque sea el ganador. Así el proceso electoral es un juego de ajedrez que obliga a variar estrategias tras cada jugada. En esta oportunidad, tras el balotaje del 24 N, en San José podría desatarse una muy tensa situación con derivaciones insospechadas.

El 24 de noviembre se definirá entre el candidato presidencia del Frente Amplio Daniel Martínez y el candidato presidencial del Partido Nacional Luis Lacalle Pou. En temas electorales no está permitido empatar; siempre hay ganadores y perdedores. Especificamente en un balotaje, hay un ganador y un perdedor, ambos  directos afectados que arrastran a cientos de miles de personas.  La competencia de este balotaje, sea cual sea el resultado, tendrá fuerte impacto en el departamento de San José y particularmente en la vida política del actual intendente y de los principales actores nacionalistas.

El intendente Falero ocupa la primera suplencia de Luis Lacalle Pou en el Senado. Lejos quedaron las anunciadas ubicaciones que le otorgaban el segundo lugar titular, el cuarto titular más tarde. Al final la figuración de Falero quedó en suplencia. La situación de Falero es de “todo o nada”, pues  si Daniel Martínez se consagra presidente, no apoyará su sentadera en el parlamento. Podrá quedarse cómodamente sentado en el sillón de la Intendencia, al menos hasta los primeros días de julio cuando deba abandonarlo definitivamente. A partir de allí podrá esperar que las negociaciones del nuevo gobierno frenteamplista lo reciba en algún cargo que corresponda al partido Nacional en algún ambiente público. Se dice que “ya está conversado” que su destino podría ser la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, para ocupar un cargo de “Coordinador con las Intendencias” o algo así. Ese sería el “premio” que le mantendría con algo de visibilidad en la vida política. Pero si Martínez pierde el balotaje…

Si Luis Lacalle Pou gana la presidencia, naturalmente se podría pensar que el futuro de Falero podría ser más alentador, pero no. Si Lacalle gana el 24N para asumir como presidente, el intendente Falero tendrá varios meses  de tensión. Lacalle asumiría la presidencia el 1 de Marzo 2020 por lo que Falero debería asumir la banca en el senado. El nuevo parlamento asume en funciones 15 días antes de la asunción presidencial, es decir el 15 de febrero. Para asumir como Senador, Falero debe renunciar a la Intendencia y traspasar el mando a su suplente. El suplente de Falero fue elegido en 2015 y es el actual senador Carlos Daniel Camy.  El principal dirigente de Alianza Nacional en San José estaría en funciones hasta los primeros días de julio 2020 cuando asuma quien resulte electo nuevo Intendente. Con el duro enfrenteamiento que Falero y Camy han tenido en los últimos años, es muy probable que la tensión llegue a un punto extremo. Camy podría ordenar como primera medida de su gestión al frente de la Intendencia, la realización de una profunda auditoría general sobre el gobierno departamental de Falero.  Esto no es una especulación, sino un dato de la realidad que se ha venido manejando en la interna de Alianza San José desde hace tiempo. Es indudable que este escenario con Camy al frente de la Intendencia durante cinco meses, preocupa mucho al falerismo en general y a Falero en particular. Pero hay un detalle que agudiza aún más  y potencia fuertemente, esa preocupación del falerismo. Si Camy asume la titularidad del gobierno departamental en el próximo febrero, es por la simple razón que no se presentará para el cargo de Intendente en el período 2020/2025. La candidata del falerismo es , por ahora, Ana Bentaberri y también , por ahora, Camy sería el candidato de la otra corriente nacionalistas. Si Juan Chiruchi decide postularse, Camy quedaría liberado para asumir en febrero como nuevo Intendente.

Así la campaña hacia las elecciones de mayo 2020 cuando se elija el nuevo intendente, Falero estaría en el Senado, Camy como Intendente, Bentaberri enfrentándose a Chiruchi por el sillón comunal hasta el 2025. Este ajedrez, permitiría un irónico enroque de piezas: Camy sale de Senado para irse de Intendente; Falero sale de la Intendencia para irse al senado; Bentaberri en campaña para saltar de “Secretaria General” a ser la “nueva Falera” y Chiruchi que ha mantenido un parco y esquivo silencio, podría estar al frente de una campaña para alcanzar el histórico quinto gobierno departamental.

Si todos creíamos que hasta este momento la campaña electoral había sido tensa y dura, hay que prepararse porque el horizonte político departamental promete ser un verdadero volcán electoral. Solo alcanza con responder dos preguntas. La primera de ellas se responderá el próximo 24 de noviembre: ¿Será Lacalle el próximo presidente?. La segunda pregunta se responderá poco más adelante (máximo hasta los primeros días de febrero fecha tope para que sesione la Convención Departamental del Partido Nacional que habilitará los candidatos a la Intendencia): ¿Chiruchi, se tira como Intendente?. Será un proceso interesante de atestiguar periodísticamente. Para algunos actores políticos devenidos en funcionarios, con solo pensarlo, le empiezan a sudar las manos y se les acelera el pulso. Serán meses de mucha tensión y nerviosismo, principalmente para el Intendente Saliente, Falero. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *