El “costo de la democracia”: Candidatos se reparten 25 millones de dólares de dinero público por 27-O y 24-N

Por Pablo Fernández Acheriteguy

 Es poco común escuchar a los dirigentes políticos del financiamiento estatal que reciben en cada elección. Son muy escasas y efímeras las menciones a esta temática que reparte millones de dólares entre los candidatos de todos los partidos y que es la base crucial en el financiamiento de los partidos políticos en general y de los candidatos en particular. Tristemente es muy común – en esas pocas ocasiones – que todo concluya con la evasiva expresión “es el costo de la democracia”; se trata de una falacia archiutilizada por políticos de todos los niveles cuando quieren justificar el dinero público que se maneja en cada elección.  En realidad de esa forma justifican los millones de dólares que se reparten tras cada elección. También, hay algunos que advierten que cualquier cuestionamiento a ese sistema de repartija económica puede ser leída como una actitud de ataque a la base misma de la democracia. Otra falacia gigante. En Uruguay la actividad política es un gran negocio; un negoción millonario que abarca desde los salarios oprobiosos de los legisladores hasta el pago que compromete el Estado – de las arcas públicas – por cada voto que se emite en favor de algún candidato. 

De acuerdo a las cifras oficiales – tanto de votos emitidos el pasado 27 de octubre, como el valor que se paga por cada uno  de ellos – Uruguay deberá desembolsar casi 900 millones de pesos entre los candidatos, es decir más de 22 millones de dólares. Con el balotaje del 24 de noviembre, la cifra ascenderá a casi 1000 millones de pesos, o su equivalente a casi 25 millones de dólares.

En tiempos electorales , donde tanto se habla de “déficit”, de “costo del Estado”, “gasto público” , “inversión pública”, etc etc., es curioso observar que hay importantes cifras de dinero público que son destinadas a los propios políticos y casi nadie habla de recortar allí. Por cada voto válido emitido en la elección nacional del 27 de octubre, el Estado uruguayo debe pagar al respectivo candidato unos 375 pesos, exactamente 87 Unidades Indexadas según marca la normativa vigente. Para el Balotaje el valor de cada voto se reduce a 43 pesos ( 10 Unidades Indexadas). La Corte Electoral, en el mes de setiembre reglamentó lo relativo a estos dineros, en la Circular N°10.539.  En ese documento se establece el valor de cada voto y también la forma en que se debe repartir el dinero dentro de cada partido. De acuerdo a los votos a cada partido la norma electoral establece que el candidato a la Presidencia se llevará el 20% del total; otro 40% del total será distribuido entre los candidatos al senado y porcentaje idéntico entre los candidatos a diputado. Obviamente el reparto del dinero se efectúa en base a los votos obtenidos por cada candidato al senado y a diputado. Es decir, por cada voto se pagará 375 pesos y ese dinero se repartirá en $ 75 para el candidato a la presidencia, $150 para el candidato al senado y los otros $150 para el candidato a diputado. Ahora ya puede informarse del dinero que podrá cobrar cada candidato.  Para el balotaje el financiamiento se mantiene pero en ese caso el valor de cada voto se reduce sensiblemente. Serán 10 Unidades Indexadas por cada voto válido, pero la distribución se realiza solo entre los dos candidatos que se enfrentan. De mantenerse la cantidad de votantes que participaron en las anteriores, el Estado deberá disponer de otros 100 millones de pesos para pagar a los protagonistas del duelo presidencial del 24 de noviembre. 

Para mayor beneficio  de los partidos y candidatos  se debe tener en cuenta que el pago de este millonario aporte estatal a los Partidos Políticos, se efectiviza en un período máximo de tres meses tras las Elecciones, aunque en  realidad están a disposición apenas 15 días después de cada acto eleccionario. Cada partido tiene plazo de tres meses para presentar la Rendición de Cuentas definitiva de cada campaña electoral. Por si todo esto le parece poco, hay un detalle más: la normativa vigente habilita a que el Banco República pueda adelantar hasta el 50% del monto que presumiblemente tendrá para cobrar cada candidato de acuerdo a los votos que podría recibir. Si; reciben dinero de adelanto. El calculo para estimar el dinero de adelanto se realiza en base a los votos obtenidos en las elecciones anteriores, incluidas las Internas, eso lo elige cada partido.

En campaña se ataca o defiende, de un y otro lado del mostrador de gobierno, las cifras de déficit, gasto e inversión pública, pero nadie se zambulle con seriedad en abordar mecanismos para buscar austeridad de la propia clase política. Es habitual escuchar argumentos que felicitan el avance en la legislación sobre Financiamiento de los Partidos Políticos, o de los controles que el propio Estado puede aplicar para evitar desvíos. En realidad la cultura del secretismo se cierne con fuerza sobre la temática de las campañas electorales , los partidos políticos y el dinero que implica. Los avances obviamente que son bienvenidos, pero aún se está muy lejos de tener niveles óptimos en la transparencia de todo este turbio ambiente que tiene crucial importancia en la salud de cualquier democracia. En la actualidad los Partidos y los Candidatos están obligados a rendir cuentas de sus campañas, pero el acceso público a esos datos se restringe a una mínima porción de ese submundo de dinero que representa cada campaña de sector o candidato.

Por ejemplo alcanza con observar los presupuestos de campaña de los distintos partidos sobre “ingresos “ y “Egresos” de dinero para su carrera electoral. En la web de la Corte Electoral están publicados los dineros que previamente declararon cada uno de los partidos políticos y sus respectivos candidatos a la presidencia. Esta información es pública y está difundida en la propia web de la Corte. La información además de muy escasa, resulta muy curiosa. Algo es lago. A continuación el listado con los gastos estimados por cada uno de los candidatos a la presidencia de los partidos, según su “Presupuesto Inicial de Campaña para las pasadas elecciones del 27 de octubre. Aún se desconoce lo relativo al balotaje. 

Candidato                          gasto presupuestado   

Gustavo Salle                    110.000 pesos                  

Rafael Fernández            185.336 pesos                  

Cesar Vega                        420.000 pesos                  

Gonzalo Abella                 550.00   pesos

Daniel Goldman               933.382 pesos                  

Guido Manini                    18.268.912 pesos

Pablo Mieres                    21.400.000 pesos

Ernesto Talvi                     29.090.445 pesos

Edgardo Novick                37.949.630 pesos

Luis Lacalle Pou             100.800.000 pesos

Daniel Martínez             167.077.845 pesos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *