Por Natalio Negrín

Empataron uno a uno Central y Campana en lo que fue a prori el encuentro más destacado. Pero nos dejó la sensación, como se dice fusto a poco. Porque realmente los dos tenían con qué darnos un buen partido. De ante mano Campana con algunos problemas de integración que se conocían de la semana, se suman un par de último momento antes del partido. Sin Parodi por temas laborales, Petrullo por temas personales, previo al encuentro la delegación Campanera se percata de la falta de los carnet de los jugadores Bruno García y Cristian Rodino. Tiene que ser de la partida el pibe Mateo Antúnez que realmente tuvo un más que aceptable rendimientos, y Facundo Perdomo en el lateral derecho. Central con la inclusión de Battaglino por Nantes, y de Nacho Guardado en lugar del “chumbo” Hernández. El partido tuvo un arranque muy pero muy impreciso, lento, cansino, sin ritmo, que realmente llama la atención. Sobre todo por la constante dinámica que le quiere imponer los dos. Se puede decir que lo más interesante que pasó en el primer tiempo fue para Central, cuando Nacho Guardado, Battaglino y Cabrera se juntaron sobre todo por la punta zurda. De allí surgieron algunas jugadas pero nada de peligro para el arco de Reyes. El portero de Campana que tuvo un par de tapadas importantes ante Bombi, que en ambas jugadas prefirió la potencia antes que la colocación y eso ayudó y mucho la tarea para que el arquero de Campana fuera determinante en ese momento, manteniendo el cero en su arco. La jugada más clara de gol la desperdició Battaglino, tras una muy bonita triangulación por punta zurda, que termina con Lucas dentro del área pero define muy potente alto y afuera. De esa manera se fue el primer tiempo, donde Campana cumplió con su primera premisa controlar a Central, en un contexto de equipo que para el entrenador tenía bajas de experiencia, y sobre el final de la primera mitad, se debió retirar lesionado Rodrigo Sande. Pos ese cambio en Campana se notó una leve mejoría, Carballo ingresó con otro ritmo, fue mejor sociedad para Pérez, y reitero sobre el cierre del primer tiempo Campana mejoró. Ya en el complemento Campana fue otro equipo, con otra postura, dio el famoso paso adelante. Comenzó a generar en ese muy aceitado circuito por izquierda, la sociedad Rey – Lapeira comenzó a ser más gravitante, es que Facundo Rodríguez en el segundo tiempo se fue a jugar al carril zurdo, de esa manera Battaglino que no siente tanto la marca le tocó bailar con la más fea. Para bien de Campana Felipe Reyes también comenzó a gravitar en el ataque, y Arqueta tenía mayor juego, de esa manera jugaba Campana en campo rival. Si bien no era claramente superior, dado que la iniciativa siempre la tuvo Central, se equilibró el partido. Pero el partido tuvo más ritmo, pero seguía siendo muy escaso en claridad. Rebollo y Britos salen por lesión en Central, tiene que modificar dos veces Cabrera pero dando ingreso en el segundo cambio a Chacón. Tampoco pudo dar ese penúltimo pase claro. Y cuando en un partido de estas características se dan, la pelota quieta se trasforma en el elemento más importante del partido, como se dice en la jerga popular como agua en el desierto. Y por esa vía llega el tanto de apertura en favor de Campana. Falta sobre Felipe Reyes, de lo más inquietante insistimos en el partido. Tiro libre desde posición de ocho, Campana pone tan solo tres jugadores en el área, el envió va sobre la primera línea, allí peina Arqueta, el balón deriva al punto penal, y el zaguero Chiarlone anticipa su marca le cambia la trayectoria al balón, y se mete contra el palo zurdo del arquero García que nada pudo hacer. Se ponía arriba en el marcador Campana, lo que puso de mal humor, nervioso, sin ideas a un Central que ya no tenía claridad estando cero a cero, aun peor perdiendo. El ingreso de Hernández tampoco pudo aportar esa claridad. Pero en los descuentos ya jugado al empate, también de pelota quieta lo lograría. Justo Perdomo cerró lo que era el gol de Sebastián Moreira, que recibe un centro de segundo pelota muy solo en el área, pero su potente remante que llevaba destino de gol, fue interceptado por el lateral. Y de ese remate que se fue al tiro de esquina llegó el empate Decano. Centro desde la zurda de Hernández, cerrado contra el primer palo cuando el portero Reyes se preparaba para restar con los puños, tiene un desvió en un zaguero de Campana, y le queda a Quevedo que solo abajo del arco no tiene más que empujarla, y con golpe de cabeza puso el uno a uno. Allí en el festejo de Quevedo se genera un altercado con el portero Reyes, chocan los dos, Quevedo cae, luego cuando se levanta le tira tierra en la cara, donde se generaron corridas, agresiones, empujones, pero solamente se fueron expulsados el propio Quevedo y Chacón, mientras que en otro lugar el arquero de Campana Reyes por una agresión a Cabrera también vio la roja. Final con alto voltaje, con empate. Esperábamos algo más de fútbol en la tarde de sábado.

Central 1 Campana 1

Central: Fabio García; Maximiliano Britos (M.Chacón), Nicolás Rebollo (M.Quevedo), Marcelo Moreira; Lucas Battaglino, Fabricio González, Sebastián Moreira, Facundo Rodríguez Juan Ignacio Guardado (E.Hernández); Pablo Cabrera, Agustín Bombi DT Juan Cabrera

Campana: Emanuel Reyes; Facundo Perdomo, Rafael Chiarlone, Mateo Antúnez, Matías Rey; Gianfranco Rodríguez (S.Amado), Marcos Pérez, Rodrigo Sande (C.Carballo), Facundo Lapeira; Felipe Reyes (F.Travieso), Bruno Arqueta DT Andrés Larre

Árbitro: Luis Fabregat

Goles: Rafael Chiarlone 78´ (Camp), Mariano Quevedo 90+4´(Cen)

Expulsados: Mariano Quevedo y Matías Chacón (Cen). Emanuel Reyes (Camp)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *