Falero y Camy en tenso contexto procuran acordar plazos para Convención y candidaturas en San José

Por Pablo Fernández Acheriteguy

En estas horas el senador Carlos Daniel Camy, principal referente de Alianza Nacional en San José, mantendría una reunión con el Intendente José Luis Falero, con el exclusivo propósito llegar un acuerdo para la convocatoria a la Convención Departamental que proclamará a los candidatos a la Intendencia.

La última reunión entre ambos dirigentes blancos se había registrado hace más de dos años y en un clima de extrema tensión. Todo indica que en este momento la tensión se mantiene y las diferencias se han agudizado sensiblemente.

Desde hace meses el falerismo quiere cerrar lo relativo a candidaturas a la Intendencia para mayo de 2020, inclusive hubo señales claras hace más de un año con la intención de apurar una definición desde el resto del Partido Nacional. La principal preocupación del falerismo ha sido y es, conocer si el ex intendente Juan Chiruchi entrará al ruedo electoral con intenciones de volver al máximo cargo departamental. Todos los intentos del falerismo han fracasado y Chiruchi no se ha expedido públicamente, además de que no ha participado en ninguna de las instancias electorales de este período.

En los últimos meses, el propio Falero ha cobrado protagonismo en presionar para conocer esa definición. Tras las elecciones nacionales del 27 de octubre esa presión se intensificó. Para Falero es importante conocer quién será el opositor a su candidata ala Intendencia , la actual Secretaria General Ana Bentaberri.  Las opciones serían que la segunda candidatura nacionalista recayera sobre el senador Camy o que por el contrario sea Chiruchi quien represente a todo el bloque “no falerista” del partido Nacional. La diferencia de escenarios es abrumadora, pues la reaparición de Chiruchi podría diezmar la estructura falerista. Además , notoriamente, la figura de Chiruchi podría reunir apoyos importantes por fuera de la propia estructura del Partido Nacional, lo que lo presenta como un candidato difícil de vencer en un escenario polarizado entre Bentaberri y Chiruchi.

El falerismo no logró cortar el camino de Chiruchi en las Elecciones Internas, y a pesar de que logró convencionales para proclamar a Bentaberri, no alcanzó una mayoría que inhabilitara a Chiruchi. Por el contrario, una eventual candidatura del ex intendente, cuenta con los votos de convencionales para ser proclamado candidato. Allí comenzó otra etapa en el falerismo que tuvo un punto de inflexión en las Elecciones Nacionales y en el balotaje. Ahora Falero comenzó a jugar fuerte para que la definición llegue antes de terminar el año, con la clara intención de planificar su futuro a corto plazo. Por eso, el propio Falero anunció públicamente que la Convención sería reunida en diciembre, pero solo fue una expresión de deseo que no tenía un sustento real. Inclusive Falero, en su rol de Secretario del Directorio del Partido Nacional, hizo emitir una nota donde la autoridad partidaria sugiere realizar la Convención en la primera quincena de diciembre. Era solo una sugerencia. Más allá de que Falero tiene los votos de convencionales para convocar el órgano partidario, en los hechos la fecha debe surgir del consenso de los distintos sectores , pues sino, el Directorio no lo habilitaría.

Cuando el propio presidente electo Luis Lacalle Pou insiste con la necesidad de construir acuerdos, sería una contradicción que en San José Falero actuara de forma avasallante, profundizando la fractura de los blancos, arriesgando a un débil candidatura única de Bentaberri.  El acuerdo para la fecha de la Convención es fundamental. Falero quiere que sea en diciembre, Camy quiere que sea en febrero sobre el plazo legal que propone la normativa electoral. Deberán tranzar en la fecha, por eso Falero debió ceder a reunirse con Camy para tratar de acordar. Si no hay acuerdo, el directorio deberá intervenir y muy probablemente se llegue a un consenso salomónico: Enero, mediados de enero.

Pero en la reunión Camy-Falero también abordará otros aspectos, necesariamente. A Camy le corresponde asumir como Intendente cuando Falero renuncie el próximo 15 de febrero. Sin embargo Falero ha declarado que asumirá su director de Obras Pedro Bidegain, que ocupa la tercera suplencia, por detrás de Camy y de Bentaberri. Si Camy quiere asumir no hay mecanismo que se lo pueda impedir. El único impedimento sería que Chiruchi no  fuera candidato , lo que obligaría a Camy a renunciar al cargo de intendente para hacer campaña por el sillón comunal. El escenario más probable ene ste punto es que Camy pueda asumir como intendente el 15 de febrero y renuncie el 1° de marzo para asumir como Senador, en lugar de Jorge Larrañaga que será nombrado Ministro del Interior. Camy como Senador puede candidatearse a la Intendencia para las elecciones de mayo o puede ser un fuerte apoyo para la postulación de Chiruchi. El gran dolor de cabeza de Falero, es que Camy sea intendente por 15 días y la actitud que adopte en ese breve lapso el dirigente de Alianza San José.

Son muchísimas cosas para definir en un reunión mano a mano entre Camy y Falero, son muchas tensiones acumuladas que tienden a agudizarse. La reunión se iba a desarrollar en la mañana, antes de la sesión del directorio, pero finalmente quedó para la tardecita de este lunes. Ayer en un rápido sondeo entre dirigentes, desde Visión Ciudadana se recogió que los ánimos estaban exacerbados y con mucha expectativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *