FIDAE – “Solo cosas geniales” Vertiginosa-vibrante actriz y obra peruanas en el Macció

                    Rossana San Martín Cruxên

El pasado martes 13 de agosto de 2019 empezó el “Festival Internacional de Artes Escénicas”(FIDAE), en nuestro país(*). En ese marco, se presentó el miércoles 14 en el Teatro Macció,  la obra de teatro procedente del Perú “Solo cosas geniales”, protagonizada y dirigida por Norma Martínez, en codirección con Lucho Tuesta. Es un monólogo del  dramaturgo británico Duncan Macmillan,  quien lo hizo junto al comediante  Jonny Donahue. Aborda  temas como la depresión y el suicidio, con respeto, ingenio, sinceridad y un humor  inusualmente contagioso. El  público es “conminado” a participar desde el principio en esta comedia sin pausa y pletórica de impulso vital. Conversamos con Norma Martínez después de la función.

“Maravillosa forma de hablar sobre un tema sensible sin sufrimiento”

_ ¡Felicitaciones por este “tour de force”!

_ El autor de este texto es del dramaturgo Duncan Macmillan y lo hizo en compañía de Jonny Donahue, quien es comediante. Ellos son ingleses y encontraron esa maravillosa  forma de hablar sobre un tema sensible, pero sin drama, sin sufrimiento, sin densidad. Creo que la obra conserva un nivel de simpatía y eso hace que toque profundamente al público.

_Si bien hay momentos  dramáticos, hábilmente se logran altibajos emotivos, como los que vivía la madre del personaje que tú encarnas. Se retrata esa madre depresiva con gran respeto por esa enfermedad. ¿Cómo compusiste ese rol tan complejo de la hija que en distintas etapas de su vida elabora la lista de “cosas geniales”?

_ Yo estaba montando como directora  otra obra de Duncan Macmillan denominada “Pulmones” .Durante ese montaje, mientras íbamos ensayando, en  un proceso bastante largo, leí todo lo que Macmillan había publicado y me encontré con este texto.

_¿ La obra de Macmillan es como  la vimos o hay una recreación del texto?

_Él mismo pide que se localice [o se contextualice], de acuerdo a dónde se representa.  Hicimos ciertas localizaciones en Lima (Perú), como lo hicimos aquí cuando nombro al “chivito” (como una comida o cosa genial), porque es algo significativo para ustedes. La estructura y el cuerpo de la obra son  iguales a la original. En lo concerniente a la música hemos incluido referentes nuestros.

“Cuando leí la obra me dije: quiero hacerla, me importa…”

_ En la obra  escuchamos la canción que canta un dúo peruano…

_ Sí. Irma y Osvaldo, el dúo que canta la popular canción “Prenda mía”. Si bien lo hicimos para localizarla, la hacemos tal cual.  Cuando leí la obra me dije: “Quiero hacerla, me importa, me conmueve,  me “toca”. Miente quien dice que nunca ha tenido una depresión…

_ Todos hemos sentido en varios momentos que se nos “abre el piso”, esa sensación de abismo a nuestros pies…

_ Es un texto con el que es imposible no relacionarse con algo de lo que pasa en él.

_ Se plantean situaciones límites…

_ La gente se identifica con eso o con las “cosas geniales”. Hay un montón de puntos de encuentro entre la gente y el texto. Yo sabía cómo contar esa historia… Son esas cosas que pasan cuando eres actriz.

_¿Cuánto hace que trabajas en Perú?

_ ¡Uh! Yo estrené en teatro con  21 años cuando encarné a Julieta en “Romeo y Julieta”, desde entonces no he parado de trabajar. Hago también cine, televisión. En el teatro trabajo como actriz y directora.

Mirada lúdica sobre “Orlando”, de Virginia Woolf

_¿Qué has hecho como directora?

_ “Pulmones”, que ya nombré. Acabo de hacer una versión de “Orlando” de Virginia Woolf. Hace apenas dos meses.

_Vimos la versión fílmica de “Orlando”, que fue muy inquietante y polémica (**)

_ Hicimos una mirada muy lúdica sobre la novela y la irreverencia que tuvo Woolf en su tiempo para  escribir un personaje así.  El montaje es una celebración de eso: hay actores que hacen personajes de mujeres y también de hombres, pero no se cambian de vestuario. Terminamos diciendo que el montaje era “barroco minimalista”. ¡Fíjate qué contradicción! Nos fue muy bien… Ojalá que empiece su periplo por otros lados, como estamos haciendo con “Solo cosas geniales” que es la primera vez que la presentamos fuera de Perú.

Esta función de hoy ha sido para mí sumamente importante. En Perú la gente me conoce y hace 25 años que me ha visto actuar, por lo que me tiene mucho cariño. Aquí es diferente.

            Vamos a tener seis funciones más en Uruguay. Mañana (15) y pasado (16), en el Teatro Circular de Montevideo. Después nos vamos a Rocha, Minas, Florida y Treinta y Tres. ¡Estamos felices!

(*)Este es el VI “Festival Internacional de Artes Escénicas” y se hace cada dos años. Este año, además de teatro, danza y circo, sumó música, cine, talleres, mesas redondas, clases magistrales y presentaciones de libros. Irá hasta el sábado 24 de agosto. El director artístico del FIDAE es José Miguel Onaindia, quien es coordinador del Instituto Nacional de Artes Escénicas (INAE). Ver programación en www.fidaeuy.com

(**) Fue dirigida por Sally Potter y protagonizada por Tilda Swinton (1992). Fue una adaptación libre de la novela de V. Woolf, sobre personaje en tiempos de la Reina Isabel I que cambia de sexo.

………………………………………………………………………………………………………..

Lista de cosas geniales que ensalza la vida

Cuando llegamos a la sala principal del Teatro Macció, el pasado martes 14 de agosto, varias sillas estaban dispuestas en forma oval sobre el escenario dejando un espacio en el centro. Nos invitaron a que nos sentásemos. Poco después, Norma Martínez, la actriz protagonista de este “unipersonal”, nos entregó objetos como una cuchara de madera, CDs, papeles, u otros, en los que había un número y  un texto escrito o grabado. Nos dijo que íbamos a participar en la obra leyendo esos breves textos, cuando ella nombrase los números o interactuando con ella. Había una mesa con un tocadiscos y discos de vinilo.

Casi sin darnos cuenta, empezó la construcción de la historia de la niña de 7 años que ella encarnaba, cuya madre tenía depresión crónica. Martínez habla y se mueve rápido, mira al público-participante, lo interpela…”Es” esa niña inocente, que no comprende la dimensión de lo que pasa y  elabora una lista “solo de cosas geniales”, colocándola en los lugares más impensados según ella misma relata, para que su madre se alegre. Hace de su padre en un momento dramático y uno del público hace de ella formulando múltiples porqués de algo que no entiende. Nos hace reír con esa lista de cosas geniales que cuando pasan los años, supera el millón o más. Dice un número y alguien del público lee: “La voz de Mercedes Sosa”, “El amarillo”, “Helados”, “Amigarse después de una pelea”, y tantas otras cosas que pueden ser estímulos para vivir. La adolescencia, el primer amor (que es “protagonizado” por un hombre del público), la juventud y la madurez de esa mujer, nos conmueve  a cada instante. Ella habla, canta, pone el disco “Prenda mía”, que evoca momentos de encuentro de sus padres, baila con alguien del público, toca el teclado y cantamos “Yo vengo a ofrecer mi corazón” de Fito Páez…Nada es casual. Tampoco lo es la mención de un libro que esa joven no quería leer: “Werther”, de J.W. Goethe, que entrega a alguien del público y recordar a artistas que todos tenemos presentes más por sus luces, que por sus sombras.

 Entramos en la trama con risas, lágrimas, momentos de tensión (re)creados junto con el público que se salvan con la música, con anécdotas alegres de ella y su familia, de su amor, despedidas, reencuentros… Una vibrante y vertiginosa defensa de la vida y de sus más bellos momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *