Gestión basura: Industria porcina de Libertad está identificada como reincidente contaminadora de arroyo Tigre

Por Pablo Fernández Acheriteguy

Una empresa dedicada a la crianza de cerdos en la zona rural de Libertad es la responsable de la contaminación de arroyo Tigre, detectada por vecinos en las últimas horas. El Director de Gestión Ambiental de la Intendencia , Juan Carlos Alvarez, admitió en el programa Opinión Pública que se emite a través de la web del periódico  Visión Ciudadana, que no es la primera vez que ocurre y que ya ha tenido varias intervenciones.

En la tarde de este martes, un vecino hizo llegar a Visión Ciudadana fotografías del arroyo Tigre donde se observa un fuerte tinte rojizo en todo el cauce. La denuncia del vecino ubicaba el lugar por un camino vecinal que ingresa a la altura del kilómetro 50 de ruta 1, en las proximidades de la planta que se dedica a la crianza de cerdos a gran escala. No sería la primera vez que se percibe esta fuerte contaminación, ya que es recurrente observar el arroyo afectado. En la mañana de este miércoles, el director de Gestión Ambiental y Salud de la Intendencia estaba invitado al programa “Opinión Pública” y allí fue oportunidad para consultarle por la denuncia recibida horas antes. Al ver las fotografías, Alvarez no dudó en afirmar que se trata de los efluentes de la industria porcina, ya que anteriormente se han registrado episodios de contaminación similares en ese lugar. Alvarez explicó que la empresa  en cuestión, cuenta con varias piletas de decantación para materias fecales y orgánicas en general de esa industria. El desborde de esas piletas decanta hacia el arroyo lo que provoca los serios episodios de contaminación. “Las imágenes impresionan. Conozco el tema. Tenemos actuaciones hechas el año pasado sobre el mismo problema (…) es una empresa muy importante, criadero de cerdos que tiene una gran cantidad de piletas de tratamiento de efluentes. Eso (la contaminación) es producto de que en determinado momento las piletas de colmatan y puede haber un derrame. Ese derrame, por las pendientes del terreno, se canaliza hasta el arroyo. Impresiona, es producto del exceso de materia orgánica”. En la contundente revelación de Alvarez, agrego que el color rojizo sería atribuido a la floración de un tipo de “alga”, producida por los vertidos. Alvarez admitió que en anteriores intervenciones de la Intendencia, se pensó que podría ser “sangre” que era vertida desde la industria porcina. La Intendencia no solo ha recogido muestras de esta contaminación sino que también ha realizado inspecciones que han derivado en notificaciones a la empresa responsable. Alvarez señaló que en anteriores oportunidades se ha intimado a la empresa a corregir esos vertidos, pero negó que la Intendencia haya aplicado multas u otras sanciones. Alegó que la Intendencia comunica a la Dirección Nacional de Medio Ambiente para que proceda a la sanción. Inclusive Alvarez explicó la falta de aplicación de multas por parte de la Intendencia, argumentando que se espera una “sanción ejemplarizante” de la Dinama que sería de cifras económicas importantes. “Estas fotos nos van a servir para mandar a los inspectores nuevamente (ya habían intervenido el año pasado) para hacer todos los trámites. Se le intima a que subsane el problema (…) se hace la denuncia ante Dinama y es Dinama la que actúa a nivel de multa”. Alvarez, en ese punto, justificó que el caso se derive a la Dinama, en que la “multa es más dolorosa”, para que sea una “medida ejemplarizante”. Sin embargo, la Intendencia no ha pasado de la inspección, apercibimiento e intimación a corregir el problema de vertidos contaminantes. Dijo que la Intendencia se “respalda” en la Dinama, “somo testigos de la Dinama, colaboramos con la Dinama”. El jerarca señaló que en anteriores oportunidades la empresa subsana el problema pero al poco tiempo se repite. En este caso denunciado por vecinos a Visión Ciudadana, Alvarez dijo. “Bueno esta es la prueba de que, lamentablemente, la empresa algún problema está teniendo”. Alvarez se mostró partidario de crear la figura de “delito ambiental” para evitar, como en este caso, que se reiteren los episodios de vertidos contaminantes. No obstante, dijo que la Intendencia actúa dentro de la normativa existente, pero prefirió no llegar al extremo de una clausura, para no afectar la actividad productiva y las fuentes de trabajo que reúne.

Alvarez fue renuente a profundizar en el accionar de la Intendencia sobre este caso. Al ser consultado sobre cuáles son las acciones concretas que la Intendencia puede adoptar dijo que se le notifica a la empresa para que soluciones el problema, y si no se logra, se da paso para que el Área Jurídica proceda a tomar medidas que pueden llegar a retirar la habilitación de funcionamiento; extremo que no se ha tomado en este caso de reincidencia.Al preguntarle que medidas ha tomado la Dinama, Alvarez dijo que esa dependencia del Ministerio de Medio Ambiente “hace un seguimiento y eventualmente puede haber una multa, eso termina generalmente en una multa por ser reincidente (…) queda registrado en los antecedentes de la empresa”

Directamente, fue consultado porqué no se ha procedido a la clausura y respondió: “No son cosas tan simplistas. Ojalá nosotros tuviéramos un poder más cercano y más severo”. Justificó la inacción sancionatoria de la Intendencia, independientemente de las medidas que adopte la Dinama, en que se trata de “empresas del departamento, que hace un esfuerzo económico para funcionar”.

Gestión basura

Durante el programa Alvarez fue consultado por diferentes aspectos vinculados a la gestión de los residuos; ya sea por el sistema de contenedores, el nuevo plan de recipientes domésticos en Ciudad del Plata, el previsto fracaso de los “puntos verdes”, el centro de transferencia proyectado en esa ciudad y la gestión general de los vertederos del departamento.

En reiteradas oportunidades Alvarez optó por responsabilizar el mal uso que hacen los vecinos de la infraestructura y servicios en materia de residuos. Se le remarcó que no se puede explicar todo por ese mal uso, y se le reclamó sobre las políticas de la intendencia para revertir esos problemas. Respecto a la falta de mantenimiento en los contenedores, Alvarez terminó admitiendo como “mea culpa” los retrasos en esa tarea, así como “casos puntuales” donde la flota asignada a los residuos se ha visto resentida. Se le preguntó si no ha llegado el momento de replantearse las políticas aplicadas en los últimos años, donde San José dejó de ser un departamento reconocido a nivel nacional por la calidad de la salubridad. Alvarez nuevamente ensayó una excusa en la población, pero rápidamente admitió las fallas. “Donde haya tres, cuatro o cinco personas que no dentro de la sociedad y del sistema normal, ya eso desluce el servicio que uno trata de brindar. El servicio se puede ver deslucido por fallas nuestras, muchas veces puede haber falta de camiones, pero son cosas puntuales. Nosotros tenemos diariamente equipos recorriendo el entorno delos contenedores, hay gente que va a hurgar los contenedores sin necesidad de sacar las bolsas y dejarlas afuera; eso desluce”. Uno de los casos en que la Intendencia debió dar marcha atrás en sus planes fue lo relativo a los “Puntos Verdes”. Recientemente la Intendencia retiró las volquetas ( parquización del Mallada y otra en avenida Ciserón Marín) y se terminó el problema de la continua acumulación de basura. Hace varios años atrás, durante los primeros tiempos de la administración Falero se decidió denominar como “Puntos verdes” los lugares donde había basurales; la medida fue duramente criticada y finamente la Intendencia debió recular y dejar sin efecto aquel plan equivocado.  Alvarez admitió que colocar volquetas en donde había basurales endémicos, debió desactivarse porque no solucionaron el problema, por el contrario lo afianzaron. Otro tema álgido es lo relativo a la disposición final de los residuos en los vertederos. Recientemente la obra del prometido centro de transferencia de ciudad del Plata para cerrar el vertedero, se vio interrumpida por la falta de pago a la empresa que realizaba la obra. Alvarez dijo que los trabajos se retomaron pero no arriesgó una fecha para la clausura definitiva del vertedero de esa ciudad. Falero había prometido públicamente que quedaba pronto en 2019. La situación del vertedero central, ubicado en san José de Mayo, la Intendencia debió modificar sus planes. Inicialmente se adquirió un predio linero para iniciar la construcción de un nuevo relleno sanitario, peor en la actualidad se sigue agregando altura al viejo vertedero para estirar su vida útil que ya estaba agotada. NO hay obra nueva. En la actualidad hay un cerro de basura que además comenzará a recibir toda la basura del departamento lo que diariamente superaría las 100 toneladas. Alvarez se mostró confiado en este nuevo plan y hasta dijo que la Dinama ha dado el visto nuevo. Durante el programa  dijo sentirse “orgulloso” porque la Dinama no ha planteado observaciones. Se comprometió a proporcionar la documentación respectiva, ya que se le retrucó que existen versiones actuales de serios problemas en la gestión de residuos. Horas después del programa Alvarez facilitó la fotografía de dos hojas de una inspección de la Dinama al vertedero de San José. Esa inspección fue realizada en octubre de 2018, hace 15 meses. Allí se evidencia una inspección somera del predio e instalaciones. Recientemente,a finales de 2019,  se confirmó que la flota de maquinaria del vertedero estaba fuera de servicio, lo que deja obsoleta la inspección realizada en octubre de 2018. En sumatoria de lo que fue la entrevista a Alvarez se concluye que actualmente San José tiene serios problemas en todos los sistemas relacionados a la recolección, tratamiento y disposición de residuos, así como una muy tímida actuación en el control de la situación medioambiental, como es el caso del vertido de materia fecales a un arroyo. Las fallas, equivocaciones, y modificaciones en los planes generales de los que respecto “Gestión Ambiental y Salud”, han sido una constante en la década gobernada por Falero. Alvarez hace apenas dos años que está al frente de esa repartición. Los cambios de jerarca en esa dirección  han sido la constante durante la administración falerista. La trascendencia de esta temática, impone el establecimiento de serias políticas departamentales, así como de una planificación sólida y una gestión general a la altura de la sensibilidad ambiental que existe en la población. San José dejó de ser un departamento de referencia hace largo rato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *