“Hay olor a hogar”

Por Claudia Presno

El pasado miércoles 14 de agosto el educador y chef Diego Ruete y Jimena Folle, magíster en educación, estuvieron presentes en el Espacio Cultural San José para disertar sobre la importancia de la alimentación saludable y los beneficios de volver a enaltecer los espacios en familia en torno a la mesa. Esta actividad fue promovida por la Comisión de Padres del Colegio y Liceo Sagrada Familia de San José de Mayo.

Milhojas estuvo presente en la actividad y les realizó en forma exclusiva la siguiente entrevista, que compartimos con ustedes.

  • ¿De qué trata esta charla?

Diego Ruete (DR): Es un placer estar acá, en la capital maragata, después de tanto tiempo y compartiendo esto que es la “Educocina”, volver a traer a la mesa el tema de la alimentación y la oportunidad que tenemos cuatro veces al día de sacar provecho -todas metáforas gastronómicas- de esta actividad vital y cotidiana que es alimentarnos para mejorar desde la educación hasta la salud, pasando por los vínculos y muchas cosas más.

  • La propuesta de esta charla gira en torno a la apremiante situación que vivimos hoy en día padres e hijos por la falta de tiempo y a la importancia de encontrar respuestas creativas para la familia. ¿Cómo podrían describirla ustedes?

Jimena Folle (JF):La idea de estos encuentros, que los llamamos algo más próximo a un coloquio que a una conferencia, es que nos detengamos a pensar justamente que quizás no todo está tan problematizado como lo vemos sino que por ahí no tenemos la sensibilidad para darnos cuenta de la cantidad de oportunidades cotidianas que tenemos para cambiar esa realidad. Todos tenemos agendas completas, nuestros propios hijos la tienen, pero seguramente hay una cantidad de cosas que pasan dentro de esa agenda que también nos pasan por alto y no nos permiten verlas como oportunidades de enseñar y de aprender. La excusa que nosotros traemos es la cocina y a través de ella es que mostramos cómo hay muchas excusas en la cotidianeidad porque la cocina, como decía Diego, es algo que está en todas las casas y que sí o sí va a pasar en nuestras vidas entonces a través de qué cosas podemos cambiar en esas rutinas de preparar la comida, sentarnos a comer… nos damos cuenta de que hay muchas oportunidades cotidianas para educar a nuestros hijos.

  • ¿Qué incidencia ha tenido la popularización del tema de la alimentación saludable, incluso en programas de televisión, en la concientización de las familias?

JF:Creemos que el tema se está poniendo más sobre la mesa y se habla más. Quizás en la época en la que yo fui mamá (mis hijos hoy tienen 20 años) determinadas cosas envasadas se suponía que eran buenas entonces uno decía qué bueno, qué práctico cómo está sucediendo esto. Ahora hay una mayor cultura en referencia a eso y hay papás un poco más alertas. El tema también es cómo se presenta esa supuesta comida saludable y también se hace de una manera en la que(se nos comunica) que tendríamos que tener un determinado poder adquisitivo para acceder a ella (pero) lo que Diego nos trae es ver la comida de la huerta….

DR:Yo sigo con las metáforas y es que venimos hace ya bastante tiempo plantando semillitas en los niños, en las familias, que algunas prosperan y captan este mensaje, de encontrar en la alimentación, en la cocina, en la huerta un momento de reforzar el vínculo y de sacar el mejor provecho de eso. La perseverancia fue fundamental para alcanzar lo que hemos alcanzado hasta ahora que ha sido difundir esto que es muy natural y muy cotidiano, que se dejó de lado, que es sentarnos en la mesa, reunirnos en torno al alimento y compartir no sólo el plato sino un momento de vincularnos, un momento familiar que sólo tiene beneficios.

  • ¿Qué nos da la cocina que no nos da otro lugar u actividad de la casa?

JF:En realidad la cocina es una estrategia didáctica de vanguardia. A las maestras les explico: “dentro de la cocina tú tenés todas las tecnologías de última generación porque si sabemos que los niños son curiosos, que les gusta experimentar, que les atrae hacer por sí mismo, te puedo dar mil ejemplos de la cocina”. En este caso Diego encontró en la cocina un leitmotiv donde combinaba esto de lograr un aprendizaje placentero con el cuidado de la salud, que los indicadores de la obesidad infantil y todo esto le preocupaban enormemente (…)

DR:De esta actividad cotidiana que con suerte hacemos cuatro veces al día sacar el mayor provecho en casa y en la escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *