Impugnan licitación por compra de contenedores denunciando favoritismo y falta de transparencia en la Intendencia de San José

Por Pablo Fernández Acheriteguy

 La actual administración de la Intendencia se a caracterizado por la falta de transparencia. Esta triste distinción se evidencia en diferentes niveles de su funcionamiento; desde los constantes ingresos a dedo de nuevos funcionarios, hasta en las licitaciones por obras y los más diversos insumos.Licitaciones y Llamados han sido terreno fértil para las irregularidades durante la administración de José Luis Falero. Procesos licitatorios con apariencia correcta, terminan desnudando el direccionamiento del gasto o inversión. También se han conocido casos de licitaciones o llamados hechos “a la medida” de una determinada empresa. En estos años hay varios ejemplos de situaciones irregulares en compras realizadas por la Intendencia.

A pesar de las observaciones recibidos en muchos casos, la Intendencia sigue adelante con este “modus operandi”. Un ejemplo de esa falta de transparencia, provocó que un licitación por la compra de contenedores para residuos fuera impugnada. Un empresario montevideano, Esteban Alayán de Sunshine S.A., ya cansado de ver como las licitaciones se direccionan, interpuso un recurso por la compra de 100 contenedores, pero también advierte de otros casos curiosos que se han detectado. Denuncia el continuo favoritismo hacia una misma empresa en distintos llamados.

Recientemente al ser notificado vía mail del informe del área jurídica, el empresario respondió: “Esperemos mayor transparencia  e igualdad para todos los oferentes en esta y las próximas licitaciones”. El informe de Jurídica tiene algunos aspectos sumamente curioso. Por un lado rebate la impugnación, descartando los cuestionamientos efectuados en el procedimiento, pero en la conclusión final, se admite que la redacción del pliego pudo haber provocado confusión en los oferentes. “Sí pudo haber en la redacción del texto de la licitación, expresiones,que pudieron inducir a confusión a los oferentes no siendo del todo claros en cuanto a las necesidades del equipo técnico de esta Administración los términos utilizados en cuanto a los requisitos que debían cumplir los mismos”.

Esa falta de claridad en el pliego, determina que en el último punto del informe se pase la pelota al intendente, planteando la posibilidad de anular la licitación y volver a llamar. El texto del informe jurídico señala: “En virtud de esto último, en caso de que el señor lntendente lo crea conveniente podría anularse el proceso licitatorio EN SU TOTALIDAD y efectuar un nuevo llamado a los efectos de reforzar las garantías  y el principio de transparencia que.siempre ha regido el actuar de esta Administración, lo cual debería – salvo mejor opinión – efectivizarse en forma urgente debido a la necesidad de adquirir  los contenedores en cuestión para el bienestar de la población”.

Se trata de la Licitación Abreviada 10/2019 lanzada en los últimos días de enero y que planteaba la compra de 100 contenedores para residuos. La licitación fue impugnada por una de las empresas y la respuesta de la asesoría Jurídica llegó al Intendente a fines de junio (el día 26) y al empresario se le envió vía mail el 17 de julio.

Aquella licitación planteaba un plazo de 15 días para presentar ofertas y cumplir las condiciones, entre ellas, acceder a una muestra de los contenedores ofrecidos. Ese requerimiento inclusive se agregó con posterioridad al llamado original. Solo una empresa pudo cumplir con todos los requisitos; principalmente en la presentación de esa “muestra” de los contenedores ofrecidos. Al menos dos de las firmas oferentes tenían los contenedores en el extranjero en los lugares de fabricación, en un plazo de 10 días era mas efectivo ir a visitar las fábricas que lograr traer un contenedor de “muestra”.

Fueron cinco las empresas que se presentaron a ese llamado, pero cuatro fueron descalificadas. Tres de las empresas fueron descartadas porque “No presenta muestra del contenedor por lo que no pueden verificar las especificaciones técnicas ni la compatibilidad con nuestros camiones”. Allí está comprendida Sunshine S.A, pero en la adjudicación firmada por Falero se señala que esta firma no cumplió los plazos para planear su queja. El cuarto caso fue rechazado por “no presentar certificados de calidad”.

Al final de esta etapa de la licitación el intendente Falero decidió adjudicar la compra de los 100 contenedores por un monto de 130 mil dólares a la única empresa en carrera. Cada contenedor tiene un costo de casi 1280 dólares. Falero firmó la adjudicación el día seis de mayo. 

El empresario cuestiona esta licitación y denuncia el favoritismo, pues alega que entre las ofertas descartadas había otros contenedores de menor costo y mayor calidad.

Pero en medio de esta polémica por la licitación de contenedores, también se lanzan sospechas sobre otras compras que la Intendencia tiene prevista; por ejemplo con vehículos pesados, donde también se denuncia el direccionamiento del llamado hacia una misma empresa.

En el sitio web oficial de Compras Estatales la licitación por los contenedores se mantiene sin adjudicar, lo que muestra la falta de actualización por parte de la Intendencia de San José. Hasta el día de hoy, de acuerdo a ese sitio oficial que pretende brindar mayor transparencia a la gestión pública, sigue la duda de si la Intendencia siguió adelante con la adjudicación decidida o por el contrario aceptó la recomendación del área jurídica de volver a licitar la compra de contenedores. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *