“Institucionalidad, Gobierno y Campaña Electoral”

Por Bruno Danzov

Hace ya varios días que no utilizamos el espacio de la página 3 para columnas de opinión. Esto no tiene que ver con que no haya motivos para expresar lo que pensamos, (que ciertamente no es lo más importante), sino con la cantidad de hechos que ameritan publicar la información “pura y dura”. Aun así, se han generado en las últimas horas algunas circunstancias que entendemos ameritan, al menos una reflexión, aun cuando esta sea desde la subjetividad de quien escribe.  Rendición de Cuentas del Gobierno Nacional mediante, se han generado  repercusiones políticas sobre la llegada de los Ministros al departamento. Primero la sorpresa y molestia del Intendente por no haber sido invitado, utilizando además en el acto de la 404 del pasado lunes, un lugar de (por definirlo de una manera)  dudosa altura política. Decir, y cito: “nos asombra, porque conociendo al Presidente Vázquez, si estuviera bien eso no hubiese sucedido, creo yo que realmente como está mal, los muchachos de los distintos ministerios, aprovecharon la oportunidad y salieron a trillar la cancha y a hacer política…”. Puedo compartir, de hecho, es uno de los puntos de esta columna, que buena parte del discurso de los Ministros, con un “fuerte contenido político-partidario”, debió evitarse; pero no me queda clara la alusión al Presidente entorno a que “no está bien…”. Si lo que pretendió inferir el Intendente, eventualmente tuviese que ver con el estado de salud del Presidente de la República, es tan desubicado el pensamiento y el planteo, como no poder realizar una rendición de cuentas de lo actuado, sin referir a las propuestas políticas de la oposición.

Más allá de asumir (para hacerles precio) que pueda haber sido un desliz, propio de la campaña electoral, sería bueno recordarles que en cualquiera de los casos, están ejerciendo, y por tanto utilizando una embestidura institucional para sus afirmaciones y descalificaciones mutuas. Quedará en la consideración de la gente, si es justo y necesario realizar una Rendición de Cuentas (que prácticamente sólo tiene contenido de acto político de campaña) utilizando la institucionalidad, de Presidencia o de la propia Intendencia. Porque lo mismo que creo aplica para la exposición, sobre todo del Ministro Rossi, aplica también para convocar a una conferencia de prensa, en medio de la veda electoral, para dar a conocer el resultado de una rendición de cuentas que tienen claros elementos al menos para el debate. La planificación de las obras para que lleguen “justo” en el período de campaña electoral, es de siempre y en todos lados, pero sigue sin estar bien, acá o allá. Sería bueno, no subestimar a la gente, la que no solamente es capaz de interpretar los mensajes, sino que a la vez, tengo la sensación que es la única que efectivamente tiene presente que en cualquiera de los casos los recursos para cumplir las promesas (cuando se cumplen) salen de sus bolsillos. En resumen, en este proceso electoral son muy pocos los que podrían “tirar la primera piedra”. No vale cuestionar al otro lo que uno mismo hace. Y a la vez, esta situación no debería legitimar a nadie, por el contrario ambos (y para que quede claro la administración Vázquez, y la Administración Falero), lejos de culpar al otro, debería revisar con autocrítica la actitud. No está bien hacer campaña electoral desde la institucionalidad. Eso aplica en todos los escenarios. Las rendiciones de cuentas son sanas, si se presentan los datos objetivos de lo que se ha hecho y de lo que falta. No son para “andar haciendo alharaca”, ya que en cualquier caso aunque nos muestren lo que está bien, (y merezcan su publicidad) algunos preferiremos seguirles recordando que ambos presupuestos se incrementaron en términos reales (con la plata de la gente) y que todavía hay promesas incumplidas. No propuestas o nuevos desafíos, son propuestas incumplidas. (Me tiendo en recordar que no se ha puesto un ladrillo del saneamiento de CDP, aunque prefiero ejemplificarlo con la demorada doble vía de ruta tres, o el polideportivo de San José de Mayo, que ya se comió dos presupuestos, y 9 años de promesas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *