La Coordinadora del Inter se declaró nuevamente en conflicto por Cotar

Por Julio Barnada

Denuncian que Tarila incumplió acta de diciembre

Nuevamente la Coordinadora del Inter de transporte se encuentra en conflicto debido a la falta de negociación con Adelqui Tarila por los trabajadores de COTAR.

Antes que finalice 2019, se había logrado un acuerdo ante la situación generada por el despido de trabajadores sindicalizados de COTAR tras la venta de esta empresa. Este acuerdo puso fin a un conflicto que amenazaba con medidas en medio de las fiestas tradicionales.

En aquella oportunidad las partes quedaron en negociar un seguro de paro rotativo y la absorción de los trabajadores por parte de las demás empresas propiedad de Adelqui Tarila. Pues al volver a las negociaciones, el sindicato denuncia que el propietario de COTAR incumplió lo firmado en el acta anterior, dado que nuevamente surgió la posibilidad de los despidos en lugar de las medidas acordadas en diciembre.

La propuesta de Tarila ha sido catalogada como un retroceso en lo tratado y acordado previamente por lo que nuevamente la Coordinadora del Interdepartamental de Transporte se declara en conflicto, quedando abierta según expresó en un comunicado, la posibilidad de adoptar las medidas que entienda pertinentes.

Además, se volvió a hacer énfasis en lo que consideraron expresiones de pensamiento discrimatorio y misógino, en relación a declaraciones de prensa vertidas por Adelqui Tarila.

El gremio denuncia la falta de voluntad del empresario de cumplir con lo acordado, negando una respuesta laboral para las funcionarias implicadas en lo inmediato, es que se declara en conflicto.

Si bien no se han dado a conocer públicamente ninguna medida, desde la Coordinadora no se descarta llevar adelante acciones para denunciar y reclamar la situación acontecida. Por el momento solo se informó sobre la declaratoria del conflicto, pero no se descarta ningún tipo de acción en los próximos días de no existir avances en la negociación con Adelqui Tarila.

En diciembre de 2019, cuando se dio a conocer la venta de la empresa COTAR, el gremio denunció que la venta se hizo sin trabajadores, pero además, el propietario decidió el despido de todos los funcionarios que estaban en el sindicato, mientras que el resto sería absorbido por la nueva empresa y otros redirigidos a las otras empresas de Tarila. Ello llevó a una negociación en la que los nuevos dueños aceptaron tomar a alguno de los trabajadores que iban a ser despedidos y Tarila, luego de un seguro de paro rotativo tendría en una bolsa de trabajo, a los demás para ir incorporándolos en las demás empresas. Este acuerdo fue el que determinó que se levantara el conflicto en aquella instancia, lo que ahora se denuncia como incumplimiento por parte del sindicato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *