Por Natalio Negrín

Rio Negro logró ganar en el debut del Apertura ante River. En lo previo llegaba como favorito el Cebrita, pero la realidad del partido indica que River mereció mejor suerte y quedarse con algo. Sobre todo por lo que mostró en el segundo tiempo en donde River transformó a Mauricio Calero en gran figura. El arranque del partido Rio Negro jugó en campo rival, pero no pisaba con claridad el área de River. Dominaba el medio campo, pero no tenía desborde, jugaba muy frontal donde Lobariñas y Gómez trabajaron mucho pero tenían poca claridad. La Pero River en una contra tuvo la chance más clara para abrir el marcador, una pelota que el pibe Camacho logra ganar en la salida de Rio Negro, se filtra entre los zagueros define contra el palo zurdo de Calero que contiene a medias, el rebote le queda al ariete Zanoni que no puede controlar bien, deriva nuevamente la pelota en Camcho que a lo “Romario” de punta y otra vez ataja Calero. El Cebrita jugaba en campo rival y River se defendía muy cerca de Gastón Pérez. Con la pelota quieta Rio Negro tenía ventaja en estatura, y allí encontró el arma para dañar al fondo de River. Una chance clara tuvo previo al gol de Rio Negro por esta vía, pero desde un tiro de esquina perfectamente ejecutado por Portillo, que llegó al corazón del área, Gonzalo Rodríguez con potente golpe de cabeza, abajo esquinado abrió el marcador. Notable definición del zaguero que hizo estéril cualquier accionar del arquero Pérez. Tuvo que ingresa faltando uno quince minutos para terminar el primer tiempo Gonzalo Nazabal, dado que el volante Silveira con tarjeta amarilla caminaba por la cornisa. Ese ingreso de Nazabal fue determinante. Es que Nazabal le dio claridad, pausa, pelota bien jugada en la mitad del terreno, en lo personal entendemos que Gonzalo Nazabal debe ser titular en este River. Allí el equipo del “Ruso” Hornes tomó el control del partido, no jugaba tanto en su campo y comenzó a generar juego en campo rival. Y faltando muy poco para el final del primer tiempo, y de los pies de Nazabal llegó el empate. Nazabal con sobrerito zafa de la marca de Martínez, y le pone un pase notable a Zanoni, lo dejó de cara al gol en posición algo dudosa, y el nueve con potente y cruzada definición anotó el empate sobre el cierre del primer tiempo. Gol psicológico para que River termine desde lo anímico mejor que Rio Negro en la etapa inicial. El arranque del segundo tiempo fue de similares características que el primer tiempo, Rio Negro jugaba en campo rival, pero no tenía claridad. Fueron pasando los minutos y River se puede decir tenía controlado el partido, no pasaba zozobras en su última zona. Machado mete mano en el equipo, hace cambios ofensivos, y deja línea de tres en el fondo. A partir de ahí River fue el que dominó las acciones. Los espacios en la última zona del Cebrita fueron aprovechados por los atacantes de River. Gutiérrez recibe una pelota larga, pica para quedar mano a mano con Calero, al filo del off-side, y cuando pisa el área, define contra el primer palo, pero con una notable intervención Calero ahogó el grito de gol de River mandando la pelota al tiro de esquina. Otra pelota bien puesta en el espacio al vació esta vez para Zanoni hizo que Calero volviera a trabajar, el nueve de River ingresa al área saca remate cruzado que llevaba destino de red, pero el portero Cebrita notable toca el balón con la punta de los dedos para mandar la pelota al córner. Calero era el responsable determinante para que el partido continuara con empate. Gigante el arquero Cebrita en esos dos mano a mano. River era más y Rio Negro nuevamente jugaba mal, no tenía claridad no tenía desborde y sin generación de juego, sin ideas. Y cuando las ideas no aparecen, cuando la generación de juego no está, la pelota quieta es el aliado para poder ganar el partido. Y por esa vía Rio Negro destrabó el encuentro. Es verdad a lo mejor con la cuota de fortuna que se debe tener. Tiro libre desde la derecha enviado por Portillo al corazón del área, sale el portero Pérez, resta pero la pelota da en la espalda de Felipe Bauza y se mete contra el arco, y a falta de dos minutos para el final del partido Rio Negro se ponía en ganancia 2 a 1. Golpe que dejó sin reacción a River. En los descuentos la mejor jugada de Rio Negro en el partido, pared entre Travieso y Gómez que terminara con el tanto del popular “Manolo” Gómez, tras la asistencia de Travieso que lo dejó con el arco totalmente libre. Triunfo de Rio Negro, que con la pelota quieta donde siempre tuvo ventaja logró hacer la diferencia. River mereció quedarse con algo, pero en el fútbol los goles se hacen no se merecen, y River tuvo las chances más claras pero no las concretó.

River 1 Rio Negro 3

Detalles

River: Gastón Pérez; Brahian Posses, Imanol Romero, Federico Munch, Nahuel Da Silva; Michel Guerra (S.Lavega), Santiago Camacho (M.Reyes), Martín Díaz, Matías Silveira (G.Nazabal); Franco Gutiérrez, Franco Zanoni DT Gustavo Hornes

Rio Negro: Mauricio Calero; Diego De los Santos, Nicolás Pereira, Gonzalo Rodríguez, Tian Val; Germán Travieso, Fabricio Martínez (F.Bauza), Mauricio Espinosa (B.Carlini); Mauro Portillo; Nicolás Lobariñas, Juan Manuel Gómez DT Ricardo Machado

Árbitro: Alejandro Fiermarin

Goles: Gonzalo Rodríguez 22´RN; Franco Zanoni 43´Riv; Felipe Bauza 88´RN; Juan Manuel Gómez 90+1 RN

Rio Negro con la pelota quieta como aliado logró ganarle a River. Foto Facebook Rio Negro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *