“Lo que nos une”: Falerismo logra encolumnar por “cargos” en la Intendencia de San José

Por Pablo Fernández Acheriteguy

La situación del Partido Nacional  no es sencilla  a nivel país y mucho menos en lo departamental. Hay muchas incertidumbres y temores en la carrera por la Presidencia de la República, que en el plano departamental se exacerban seriamente, ya sea pensando en la ubicación de José Luis Falero para tratar de llegar al próximo Senado, como para retener el poder municipal en las elecciones de mayo 2020, con la postulación de Ana Bentaberri.

En lo nacional, la candidatura presidencial de Luis Lacalle Pou atraviesa un panorama complejo. Por un lado su tenso relacionamiento con  los otros dos líderes de la interna nacionalista: Juan Sartori y Jorge Larrañaga. Más allá de que tras las internas Lacalle demoró en mostrarse abierto a sonrisas con estos dirigentes, es notorio que no ha sido sencillo mostrar una sólida unidad. La frase de “Lo que nos une”, es ratificada como un mero slogan de campaña que una descripción de la realidad. Se podría decir que los “que une” a los distintos sectores nacionalistas, son simplemente las discrepancias que dejaron heridas de lenta sanación. Ese difícil contexto interno, que ahora se muestra con sonrisas forzadas y abrazos tibios, también tiene fuertes amenazas externas, que puntualmente tienen nombre y apellido: Ernesto Talvi.

Las encuestas coinciden que Lacalle viene cayendo y Talvi viene creciendo. Solo quedan dos meses para las Elecciones Nacionales y en este  escenario dinámico de intención de voto, debería darse vuelta la tendencia: Lacallle debería frenar la caída, estabilizarse y comenzar a crecer; mientras que Talvi debería dejar de crecer, estancarse y comenzar a perder adhesiones. No es sencillo que todas esas variables se combinen, pero la batalla está en pleno proceso. Quizá por eso mismo, Lacalle Pou activó una arriesgada jugada con proponer un debate al candidato frenteamplista. Puede salir bien, como también puede resultar una catástrofe electoral. Lacalle trata de sacar del radar a Talvi, monopolizando la competencia con Martínez, difícilmente se logre ese objetivo. Lacalle también enfrenta la interna de su propio sector, al tener que ir conformando la lista al senado de su grupo madre, la 404. En este punto, ya se comienza el aterrizaje en el plano local, ya que el actual intendente José Luis Falero procura un lugar “salible” en esa plancha. Lacalle necesita ir captando y acumulando fuerzas en su lista, lo que obviamente va relegando a aquellos dirigentes que no logran valor electoral. Falero ha ido cayendo lugares de preferencia en los últimos años. Se debe recordar que hace un par de años se hablaba que Falero podría tener el segundo lugar titular en la lista al Senado de Lacalle Pou; el tiempo fue pasando y en determinado momento ya se hablaba de un cuarto lugar. Más tarde se manejaba que iría de suplente del cuarto candidato titular. Según se hablaba en los corrillos políticos, Falero iría como suplente de Carmelo Vidalín ( que competirá firme por su reelección en Durazno y eso dejaría a Falero en el senado). Se debe tener en cuenta que ya no sería tan seguro que la lista 404 llegara a obtener cuatro senadores. Pero todo el escenario siguió cambiando. Antes de las Elecciones Internas, ya se manejaba que Falero tendría el quinto puesto al Senado, pero tras las Elecciones Internas, Lacalle Pou debió incorporar a otros dirigentes nacionalistas en su lista madre. Así las últimas informaciones ya ni hablan de Falero en lugares titulares y “salibles”. Recientemente el semanario Búsqueda publico que los primeros lugares “Titular” de la lista 404 serían ocupados por Lacalle Pou, Alvaro Delgado, Graciela Bianchi, Carlos Enciso. Pero esta caída de Falero en las preferencias de la interna, también ha tenido un factor crucial: Falero decidió no renunciar al cargo de Intendente para encabezar la lista a la diputación, esta particularidad lo dejó en desventaja ante otros dirigentes que si renunciaron a sus cargos para meterse de lleno en la campaña. Fue una jugada muy arriesgada que ahora lo relega ante otros dirigentes del lacallismo. Las últimas informaciones que han circulado con fuerza en la interna es que Falero quedaría ubicado como primer suplente de Lacalle Pou, lo que es un riesgo aún mayor. Falero accedería al parlamento solamente si Lacalle ingresa al balotage y le gana la Presidencia a Martínez. Es una ubicación a todo o nada, o gana Lacalle la presidencia o Falero se queda sin banca en el senado. De cualquier forma, con una derrota del Partido Nacional, hay versiones que indica que Falero podría tener presencia en el próximo Ejecutivo nacional con un cargo como “Coordinador con las Intendencias” en la Oficina de Planeamiento y Presupuesto.

Pero todo esto depende de la fortaleza que Falero pueda mostrar hacia los intestinos blancos en lo que resta de este proceso electoral, ya no solo concentrar una buena votación en octubre, sino, fundamentalmente, con las Elecciones Departamentales de mayo 2020. Este extremo sería que Bentaberri, candidato del sector falerista a la Intendencia logré quedarse con el principal sillón departamental. Tampoco es un panorama simple, sobretodo porque todavía hay poca certeza sobre una eventual candidatura del ex intendente Juan Chiruchi. Una postulación de Chiruchi provocaría una seria convulsión en el falerismo.

El escenario del falerismo, ya sea por sus aspiraciones nacionales como departamentales, se presenta como un gran tembladeral. En este contexto se debe tener en cuenta como un factor clave lo que representa la gestión de Falero en el departamento. La administración Falero ha logrado la unanimidad en contra; solo lo defiende su propio sector, no se logran voces de reconocimiento en los partidos opositores, ni siquiera dentro de la propia interna nacionalistas. Falero y su “Sumate” está solo. Este situación también debilita las aspiraciones pues los cuestionamientos abarcan todo el espectro que representa su gestión al frente de la intendencia. Falero sufre de serias carencias, críticas y cuestionamientos tanto en su gestión administrativa, como en lo económico-financiero y hasta en los servicios, obras e infraestructura de su gobierno. Tiene poco y nada para mostrar como positivo.

Todo esto ha impactado, impacta e impactará,en el desarrollo de la campaña electoral y también en los resultados de la gestión, con un condimento extra, las reiteradas sospechas de corrupción durante su gestión que han desembocado en la justicia.  Ante este escenario adverso, una de las pocas facetas que podría mostrar es al “Sumate” como un grupo compacto, pero también allí tiene problemas de liderazgo. Pero, tampoco es un escenario amigable.

La figura del actual diputado Ruben Bacigalupe y su primer lugar para ser reelecto, ha sido otro factor de controversia en la interna del “Sumate”. Las críticas a Bacigalupe han sido constantes y muchos dirigentes no ven con agrado que vuelva a ocupar la banca como representante Nacional por los blancos  de San José. Las naturales críticas por fuera del “Sumate” tiene un problema mayor, ya que dentro del propio falerismo existen fuerte reparos al encolumnamiento. Aunque en algunos casos los dirigentes faleristas traten de disimular su desagrado, se han conocido muchas señales públicas de ese encolumnamiento a regañadientes. También existen reparos explícitos, como desde la lista 32 que lidera Hector Silvera. Desde ese grupo se anunciaron y mantienen las gruesas diferencias irreconciliables con Bacigalupe. En las últimas horas se supo que tras varias gestiones se logró que la lista 32 aceptara finalmente encolumnarse en la lista a la diputación del “Sumate”. Silvera aceptó estar en la lista 404 a diputados detrás de Bacigalupe, pero advirtió públicamente que “no pedirá votar” para que sea reelecto. Según ha trascendido la negociación para incorporar a Silvera y su grupo, tuvo la participación no solo de Lacalle Pou, sino también de Falero y Bentaberri. Es decir Silvera se encolumna detrás de Bacigalupe pero no lo respalda electoralmente. Raro. Desde Visión Ciudadana se procuró encontrar una respuesta a esta tan extraña postura. Las respuestas se encontraron. Primero y básico: la lista 32 no se incorpora al encolumnamiento por la figura de Bacigalupe, sino que se trata de una negociación paralela que simplemente busca mostrar un sector compacto. Segundo, a Silvera le corresponde el cuarto lugar en la lista a diputados, o sea que tampoco se trata de un inminente posibilidad de asumir a la titularidad de  la banca. Entonces ¿de qué se trató la negociación para que aceptara incorporarse detrás de Bacigalupe? La respuesta en que coincidieron los dirigentes consultados fue  simple: “Cargos”. Efectivamente se lograron confirmaciones detalladas de “lo que los une” en la lista única de diputados en el Sumate, es eso “cargos” en la estructura de un eventual gobierno departamental retenido por el falerismo.  Para nada es sorprendente que la administración Falero – y su eventual continuidad con Bentaberri – se maneje de esa forma.  

Analicemos. La repartija de cargos en la Intendencia ha pautado la gestión Falero desde el principio. Los cargos no solo se frenaron con las “Direcciones” sino que también se amplió con la creación de las “sub-direcciones”. De acuerdo al resultado de las Elecciones Internas  el orden de dirigentes en la lista sería: Ruben  Baciglaupe, Sergio Valverde, Sebastián Ferrero, Hector Silvera y Marianita Fonseca ( esta dirigente será ubicada en tercer lugar para cumplir con la cuotificación femenina). Bacigalupe, hoy es diputado, pero en el período anterior había sido ingresado como “Director de Deportes” en la administración Falero. Valverde, actual alcalde de Libertad, no tiene posibilidad de reelección en ese cargo, por lo que peleó para encabezar la lista a la diputación, pero perdió con Bacigalupe y debe ir segundo. Pero… el propio Valverde ha admitido públicamente que ya tiene “asegurado” un cargo de importancia en la próxima administración de la intendencia. Fonseca ya es funcionaria de la Intendencia, por lo que con su baja cantidad de votos, solo podría aspirar a mantenerse como una de las “jefas” y referente en la Agencia de Desarrollo de Ciudad del Plata. Después, en cuarto lugar, aparece Ferrero, que dejó la Junta Departamental para incorporarse al cuadro jerárquico de la Intendencia, con fuertes chances de crecer en esa estructura para el próximo período. Allí en quinto lugar aparecería Silvera, que hasta el momento no logró acceder a la engordecida estructura falerista en la Intendencia. Un simple razonamiento lógico, permite formular la pregunta ¿se le ofreció a la lista 32 un cargo en la próxima gestión?. Desde Visión Ciudadana se confirmó que efectivamente, fue así. La lista 32 que encabeza Silvera tednrá un cargo de dirección en una eventual administración falerista de Bentaberri. La ecuación es simple y “beneficiosa” para todas las partes. Silvera ocupa el quinto lugar en la lista a diputados, pero encabezará una lista a la Junta, ya tiene votos para acceder por su cuenta como edil. En ese grupo otro de los referentes  es Alejandro Dianessi, también escindido de la lista 50 de Bacigalupe. Dianessi tiene una fuerte impronta dedicada al deporte, , por lo que no sería descabellado deducir que este dirigente podría tener un lugar jerárquico dentro de la Intendencia en la temática de deportes para el próximo período. Resulta obvio, pero necesario señalar, que los dirigentes que confirmaron esta planificación, prefieren mantenerse en reserva. Lo concreto es que va quedando clarísimo de donde surge el nuevo slogan que proclama el “Sumate”: “Lo que nos une”, al parecer son “los cargos”, más que un verdadero sentimiento de “unidad”. Cabe aclarar que este triste escenario proselitista no es privativo del “Sumate”, ni del Partido Nacional en su conjunto, sino que lamentablemente se puede evidenciar, en distinto grado, dentro de todos los partidos.  A todo esto hay un detalle a consolidar, y no es menor. El “Sumate” necesariamente debe tratar de “perpetuarse” en el poder departamental ganando nuevamente la Intendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *