“Los vivos de siempre”: Intendencia puso en marcha Plan de Facilidades que permite licuar deudas de “deudores contumaces”

Por Pablo Fernández Acheriteguy

La intendencia puso en marcha un plan de facilidades para deudores de tributos municipales, en alguna nota brindada por el Intendente Falero se refirió incluso a la posibilidad de atender la situación de “deudores contumaces”. Este Plan de Facilidades estará abierto hasta mediados de este mes de Abril. En las últimas días se conoció que hay medio centenar de deudores que arrastran impagos desde hace una década y las cifras oscilan entre los 400.000 y los 4.000.000. El nuevo plan para los morosos es una gran licuadora, que no logra una justificación sólida, y se parece más a una amnistía para perdonar a quienes no han cumplido con sus obligaciones; una amnistía que resulta injusta para quienes esforzándose se han mantenido al día o incluso para aquellos que teniendo deudas, se acogieron a planes de convenios para regularizar. Según supo sj.uy desde que se activó este nuevo convenio de facilidades para deudores, muchos vecinos se han acogido, en forma casi excluyente respecto a “Contribución Inmobiliaria”. Por otra parte, “los vivos de siempre”, logran una beneficio importante al poder regularizar su incumplimiento y con un plan que le permitirá licuar sus deudas hasta el año 2024. El plan de facilidades obtuvo el apoyo mayoritario de los ediles en la Junta Departamental y estará habilitado hasta mediados del este mes, abril. Entró en vigencia a mediados del pasado mes de febrero. Este Plan de Facilidades permite el pago en 60 cuotas pero además exonera de los recargos generados por la deuda. Desde la Intendencia se argumentó que recibió “desde diferentes gremiales e instituciones de nuestro medio”, según rezaba en el proyecto. Otro argumento utilizado es que se busca evitar la prescripción de deudas que alcanzarán una década. Este argumento deja al descubierto que la propia intendencia no ha tomado las medidas correspondientes para cobrar adeudos añejos y ahora les da la posibilidad de pagarlo en 60 cuotas exonerándolos de recargos.

En consulta con técnicos no  se encuentra una justificación a esta nueva “amnistía” que principalmente beneficia a los deudores contumaces o especulativos. Este tipo de facilidad, histórica y crónicamente, obedece a intereses político-electorales, más que a un sincero interés en contemplar los problemas de la población en cumplir con sus obligaciones tributarias. En este caso, todo indica que se trata de un doble cometido muy apartado de la veracidad y el bien común, intereses que son pautados por la mezquindad. Uno de esas motivaciones espurias podría ser la falta de dinero efectivo en las arcas de la Intendencia, pero el Intendente Falero – a pesar del endeudamiento millonario en prestamos y fideicomisos, así como la notoria falta de obras – ha insistido que su administración “no tiene problemas”. Desde todos los ámbitos, tanto técnicos como institucionales y políticos se sostiene que la administración Falero ha generado un fuerte endeudamiento y lo sigue profundizando. Pero siendo muy ilusos y tomando como veraces las palabras de Falero, no habría justificación para este nuevo plan de facilidades que consideran especialmente a los deudores contumaces. Así que solo queda un interés político electoral, que tiene dos vertientes: salvar amigos y ayudar correligionarios, evitando que exploten nuevos problemas de favoritismos en plena campaña.

Es en este tipo de situaciones donde la palabra “ transparencia” debería cobrar una importancia superlativa y no ser meramente un enunciado demagógico. Los ediles tuvieron un triste desempeño en general y una pobreza intelectual llamativa al momento de considerar este nuevo plan de facilidad. Ya es tarde, pues lo aprobaron de buenas a primeras. La falta de justificaciones serias, la falta de transparencia, el apuro en lograr su puesta en marcha, permiten consolidar serias suspicacias a la honestidad de este nuevo plan. En cualquier acción de gobierno, alcanza con encontrar un solo ejemplo de favoritismo, beneficio o privilegio para dar por tierra con todo discurso populista. Así, en este caso escudado en que “desde diferentes gremiales e instituciones” se reclamó un plan de facilidades, se termina beneficiando sensiblemente a un actor político muy comprometido por sus recurrentes incumplimientos y totalmente ligado a la gestión Falero. ¿Quiere conocer ese ejemplo y ver como, solapadamente,  se beneficia con este nuevo Plan?… ¿Ya adivinó?. Si? Tiene razón, se trata del diputado Ruben Bacigalupe.

Bacigalupe tiene una empresa fúnebre. Su empresa cobra a las familias una “Tasa” cada vez que se debe realizar un sepelio. Esta “Tasa”  debe ser pagada por la familia y el beneficiario es el gobierno departamental, es decir que la empresa de Bacigalupe, es solo un “agente de retención”, un puente entre la familia doliente y la Intendencia. Es importante aclarar esta situación, pues esto cambia la naturaleza de la deuda de la empresa del diputado. No se trata de que Bacigalupe adeuda un impuesto, sino que se quedó con dinero que cobró puntualmente a cada familia y debió entregar a la Intendencia de inmediato, pero no lo hizo. Es decir, que la empresa de Baciglaupe no volcara el dinero de esta “tasa” a la Intendencia durante años no configura una simple deuda, sino “apropiación indebida”. Para que quede claro, es como si usted pagara el consumo de energía eléctrica en una red de cobranza y su dinero no llegara a UTE. Seguramente le cortarían la luz por la deuda. En el caso de la “tasa” Bacigalupe vendría a ser la “red de cobranza” que no entregó su dinero a la Intendencia, es decir UTE para el ejemplo.  Es similar a que una empresa no vuelque al BPS los descuentos que mensualmente realiza a sus empleados por concepto de previsión social.  

Es decir que la deuda que la empresa Bacigalupe generó con la Intendencia, no se trata de simples patentes o contribución inmobiliaria, es más grave, mucho más grave. Pero en el ambiente político e institucional han preferido hacer la vista gorda, muy gorda, con este detalle crucial. Pero siguiendo la línea de razonamiento de la clase política  de San José, digamos que Bacigalupe, ya tiene el triste distintivo, de ser un diputado que ha incumplido recurrentemente los compromisos que asume para pagar ese grueso endeudamiento.  Firmó un convenio en 2014, que no cumplió y debió refinanciar en 2016. Tampoco cumplió, y en medio de un escándalo se apuró a suscribir otro convenio en octubre de 2017. Si en 2014 firmó su primer convenio es porque ya arrastraba deuda. Se desconoce cuantas veces se benefició anteriormente de planes de facilidades o de amnistías. Es decir se desconoce si alguna vez Baciglaupe pagó en fecha este tributo. En definitiva se desconoce desde cuando viene sin pagar regularmente, aprovechándose de su cercanía al poder local.  En 2014 ya debía más de 500.000 cuando hizo convenio y tres años después debía casi tres millones de pesos. Nunca cumplió. Ahora tiene la suerte de tener un nuevo plan de facilidades para licuar groseramente su crónico incumplimiento. Bacigalupe es un deudor contumaz, por lo menos. Un muy mal ejemplo para alguien que integra el cuerpo legislativo nacional y peor aún, quiere seguir teniendo esos fueros hasta el 2025.

La empresa de Bacigalupe firmó el convenio por 2.761.000 pesos  en octubre de 2017  y debió hacer una entrega inicial de 226.608, para iniciar el pago de cuotas mensuales por un monto unitario de 39.560, al décimo mes (setiembre 2018) debió comenzar a pagar otro nivel de cuotas, está vez por un monto mensual de 82.230 pesos. En ese tiempo tuvo varios retrasos en el pago mensual, pero nunca se acumularon tres meses para que el convenio caducara. Hasta este mes de marzo de acuerdo al total de pago que debe tener efectuados un monto de 1.197.818- Todavía le resta pagar casi 1.500.000 en trece cuotas restantes. Pero ahora podrá acogerse a este Plan de Facilidades, por lo que se evitará de pagar los recargos de la deuda que había generado. Los recargos alcanzaban la cifra de 492.279 pesos. Es decir que la empresa de Bacigalupe quedaría con un deuda de un millón de pesos y podrá pagarlo en 60  cuotas. Al final, tras los beneficios de los consecutivos convenios y ahora este plan de facilidades, Bacigalupe pagará mensualmente menos de 18.000 pesos, exactamente 17.798 pesos, según los cálculos. Un verdadero plan de facilidades para un deudor contumaz.

Lenta y fracturada Investigadora

A todo esto en la Junta se avanza muy lentamente en la Investigación por los privilegios que otorgó la Intendencia en el tratamiento de la deuda millonaria de la empresa del diputado. Resulta muy curioso que a pesar de haberse detectado diversos elemento que marcan ese privilegio, en la Comisión Investigadora hay algunos ediles que pretenden manejar que no hubo tal beneficio para esa empresa fúnebre. Es de esperar que los ediles del falerismo que la integran tengan esa postura, pero llama la atención que en varias declaraciones públicas el edil del Frente Amplio Pablo García se ha mostrado proclive a acompañar el informe del oficialismo de Falero y Bacigalupe. En sj.uy se pudo saber que incluso García expresó su malestar por la filtración de materiales que ha venido manejando en la interna de la Comisión. Ese material son documentos públicos que fueron requeridos por la comisión a al Intendencia. Entre ellos se encuentran las actas de la propia comisión y los distintos convenios que fueron suscriptos por tres empresas fúnebres.  Otros ediles entienden que se debe radicar denuncia para que la Justicia esclarezca la situación y determine si el trato preferencial puede configurar “abuso de funciones”. También la atención se concentra en la naturaleza de la deuda, si se trata de un simple imcumplimiento tributario o configura “apropiación indebida”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *