Por Claudia Presno

https://www.noveduc.com

Artículo recomendado, de Montevideo Portal

Adolescentes y privacidad en la web

La publicación de imágenes “atrevidas” de adolescentes en redes sociales es “el tema” a resolver para los padres, afirmó a Montevideo Portal el psicólogo Roberto Balaguer. Según el experto, existe la “fantasía de que se publica en un universo solo para amigos y sin consecuencias”, cuando todo es “potencialmente público”.

Los uruguayos en general, pero especialmente niños y adolescentes, deberían “pensar más” antes de publicar contenidos o fotos en las redes sociales, aconseja el psicólogo Roberto Balaguer, especializado en el uso de Internet y redes sociales.

La filtración de imágenes “íntimas” de una funcionaria de la Universidad Católica así como el reciente procesamiento de un hombre que producía pornografía infantil tras establecer contacto con adolescentes a través de redes sociales, volvieron en las últimas horas a poner en el tapete los riesgos de la exposición indebida en la red.

Balaguer explicó a Montevideo Portal que el error más habitual en los usuarios radica en que “se manejan como si estuvieran en un entorno privado cuando es uno público”. Según el experto, “hay una fantasía compartida por chicos y grandes de que están publicando en un universo paralelo que es sólo para amigos, con otras reglas y sin consecuencias”.

El psicólogo consideró que esa fantasía se genera porque “cuando uno publica no tiene presente a los otros. Esta solo con el dispositivo, lo que te da la ilusión de algo de orden privado y te hace perder la noción de que todo es público”.

Balaguer se refirió además a lo que denominó con “el problema” entre las adolescentes: la publicación de imágenes “atrevidas” en redes sociales. En este sentido, advirtió sobre la necesidad de comenzar a trabajar en la “ciudadanía digital” con adolescentes y padres para comprender que existen “nuevos entornos donde hay ciertas lógicas y reglas a seguir”.

En base a su experiencia con padres y jóvenes, lamentó que “muchas veces estos temas quedan ocultos”, señalando que “la amplia mayoría de los padres dicen que prefieren preservar la intimidad del hijo”, por lo que evitan interiorizarse demasiado sobre el uso que le dan a las redes sociales. Sin embargo, Balaguer considera que “eso es una falacia porque en realidad nunca puede haber intimidad cuando se está publicando cosas para mil millones de personas”.

El psicólogo aclaró que el problema en las adolescentes no está en las fotos en sí, sino en “el ámbito” en el que son publicadas. “Las fotos pueden estar bien, ser muy lindas y resultarles muy atractivas pero el problema está en que están siendo juzgadas en un espacio público o potencialmente público”, explicó.

¿Qué deben hacer los padres?

Consultado sobre las estrategias que pueden adoptar los padres para evitar conflictos en este campo, opinó que deben darse tres etapas en la educación que recibe el hijo en cuanto al uso de redes sociales. “Hay un extremo de control cuando son más chicos y a medida que son creciendo se va pasando más a un monitoreo, chequeando cada tanto qué hacen, con quién se contactan y qué criterios usan para aceptar una solicitud de amistad. A medida que van creciendo, y se va generando mayor confianza, uno debería dejar que se manejen solos”, expuso.

El especialista remarcó que la edad en que comienzan a andar solos por las redes sociales puede variar y enfatizó que “lo que no puede faltar son las etapas de control y de monitoreo”. En ese sentido, advirtió que descuidar estos pasos “se convierte en un boomerang que vuelve por otro lado, porque después algún amigo nos va a decir ‘¿viste lo que publicó tu hijo?'”.

Balaguer aconseja que los padres a los que les guste el uso de redes sociales sean “amigos” de sus hijos. De todas formas, aclaró que “lo importante es que haya un buen nivel de comunicación y que se convierta en un tema”.

Los padres también pueden aportar a los hijos criterios para relacionarse con otras personas en las redes sociales, especialmente cuando se trata de aceptar nuevos amigos- “Generalmente se utiliza como criterio tener amigos en común, pero cuando uno ya tiene una masa crítica de amigos siempre hay algún amigo en común”, sostuvo y propuso que los padres den “tips” a sus hijos sobre “qué tipo de perfil es confiable y qué tipo no es demasiado confiable”. Al respecto, apuntó que “son criterios que siempre utilizamos en el mundo analógico pero no estamos acostumbrados a usarlos en el digital”.

Balaguer destacó que varios centros educativos, hasta ahora solamente privados, han comenzado a comprender la importancia de incluir charlas y talleres sobre “ciudadanía digital” en su currícula, tanto para alumnos como para padres. “Hay conciencia de la necesidad de educar en esta área porque gran parte de los problemas se dan en las redes sociales, ya no es algo que está de adorno, es una necesidad”, afirmó.

Problemas laborales

Las redes sociales no sólo traen problemas relacionados a la exposición de los hijos. También los generan a nivel laboral, cuando las personas publican informaciones u opiniones que pueden afectar a empresas o instituciones.

Balaguer reconoció que “hay pocos lugares con una política clara de lo que se puede o no se puede decir en redes sociales”, así como no se explicita “el límite que tiene la persona al estar investido con un cargo de una empresa o institución”.

En ese sentido, planteó la utilidad de que esos límites estén debidamente legislados, dado que “a veces las fronteras entre lo público y lo privado son muy débiles”, recordando que “lo que está digitalizado siempre es potencialmente público y el problema se da cuando lo que parecía totalmente privado pasa a lo público”.

Fuente: https://www.montevideo.com.uy/Ciencia-y-Tecnologia/Adolescentes-y-privacidad-en-la-web-uc201508

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *