MILHOJAS

Lic. Claudia Presno

El arte de batir el café con leche

Son cerca de las 9 de la mañana y recién me levanto, en el marco de una licencia de verano que se está terminando.

Pienso en qué desayunar y encuentro en la heladera leche descremada, con la que definí prepararme un rico café con leche, pero de la forma tradicional. Por eso es que tomé una ollita y coloqué la leche allí para calentarla en la cocina a fuego lento, como antes lo hacía hasta que en casa apareció el microondas.

Decido entonces volcar sólo unas cucharaditas de leche junto al café y el azúcar para batirlo y que quede bien espumoso ¿por qué no? Siempre estoy corriendo y casi nunca me doy el tiempo para batir el café con leche. La ansiedad hace que me pase de líquido para poderlo batir. Hoy, que el tiempo está más tranquilo, me permito hacerlo y lo disfruto.

Cuando la leche entibia la pongo en el pocillo con el café batido y desborda la espuma de aquella taza vieja y blanca de porcelana, que andá a saber a cuántas generaciones sirvió.

Todo este cuento con una sola premisa: no olvidarnos nunca de vivir la vida a pleno, ahora que la tenemos como un gran regalo.

Estando en la playa un fin de semana a mi esposo se le ocurrió ir en la noche para ver el mar y las estrellas. Bajamos con los niños, a quienes les divertía tocar la arena mojada revestida de un cielo oscuro como la noche. Había algunos grupos de personas pescando a la encandilada y otro grupito haciendo una pequeña fogata con niños, hecho que entusiasmó mucho a los míos. ¿Podemos hacer lo mismo?, me dijeron, a lo que respondí que así podríamos intentarlo, ¿por qué no?

Nos sentamos un rato en la arena y mi esposo se acostó mirando al cielo para admirar la vía láctea en todo su esplendor. Yo hice lo mismo. Nuestro hijo mayor se quejaba de tal actitud porque preferiría estar con el celular en ese momento hasta que por casualidad se tendió en el piso y me dijo: “Mirá, mamá, puedo ver todas las estrellas así; esto era lo que vos querías decirme”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *