Mujeres rurales presentaron la marca comercial “Murú”, que identificará sus productos y visibilizará su trabajo

La presentación se realizó en el marco del Mes de las Mujeres Rurales y de su compromiso con la Equidad de Género en el medio rural.

La marca comercial “Murú” busca contribuir a la economía de las mujeres rurales, reconocer su trabajo y aportar a su auto-identificación y reconocimiento como sujetos de derecho. 

Murú es una palabra que busca captar y esconde secretos. Esconde una posible sigla “Mujeres Rurales Uruguay”, pero además, con diferentes entonaciones, Murú es una palabra indígena que en diferentes lenguas significa semilla; es el nombre de una planta, el nombre de un río y que en combinaciones con otras palabras significa poderoso, grande. Murú esconde muchos significados que mujeres rurales en todo el país identificaron como sus valores.

Un “hito” que marca nuevos desafíos:

“Esta marca es un hito dentro de un largo proceso de trabajo”, dijo el director de Desarrollo Rural, José Olascuaga. Señaló que el aporte de las mujeres rurales siempre existió, pero que “la diferencia es que hoy estamos haciendo un esfuerzo muy grande por visibilizarlo, reconocerlo y darle valor”.  “Ahora la marca tiene que imponerse y funcionar”, expresó.

La representante de IICA, Alejandra Sarquis, señaló que “esto no es un trabajo de un día, ni de una sola persona” y ofreció a las mujeres que cuenten con el IICA para lo que se viene, “porque esto es muy valioso, es un precedente y un hito”, indicó.

La directora de Políticas Transversales de Inmujeres, Nohelia Millán, señaló que para Inmujeres “es nuestra razón de ser que las cosas se piensen desde el género”. Agradeció al equipo motor y a las mujeres por ser controladoras de la agenda del Estado. “Con las mujeres todo, sin ellas no son posible las políticas de género”, dijo. “Hoy estamos proponiendo una política que toca los ejes centrales del desarrollo”, expresó. Para finalizar dijo que “no es necesario cambiar las mujeres, sino que hay que cambiar al mundo para ellas”.

“Hoy es un día de festejo para todas nosotras, las mujeres rurales”, dijo Angélica Bianchi, integrante de la comisión Facilitación de Comercio de la REAF. “Lograr el sello nos va a ayudar a visualizarnos”, “el sello es algo que nos va a unir, nos va a dar visibilidad, autonomía económica y valor agregado”, dijo. Habló del esfuerzo y sacrificio de las mujeres rurales, de sus largas hora de trabajo diario y dijo que “este sello viene como un premio por todo el esfuerzo que hacemos en el campo,  agregando valor a nuestros productos”.

Celina Martínez, integrante de la comisión de Equidad de Género de la REAF, que trabajó en todo el proceso de construcción de la marca, señaló que “es una satisfacción, un inmenso placer haber logrado esto. Ahora lo que nos resta es disfrutarlo, darle un buen uso y que pueda llegar a todas las mujeres rurales, a todos los rincones del país”. 

Para finalizar, el subsecretario del MGAP, Alberto Castelar, dijo que “este sello es de las mujeres rurales porque fueron ellas las que lo construyeron” y que el desafío hoy es “aprender a comercializar”, que para que exista valor hay que trabajar en la comercialización. Dijo que desde la institucionalidad pública se está disposición: “nuestra responsabilidad es trabajar para que la gente tenga oportunidades de vivir mejor”, enfatizó.

La marca: “Murú. Trabajo de Mujeres Rurales” será propiedad del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y su registro radicará en la Dirección General de Desarrollo Rural (DGDR).

Será otorgada por el MGAP en forma colectiva o individual. Para las habilitaciones será requerido el cumplimiento de la normativa vigente en materia de aportes sociales, condiciones laborales y bromatológicas, y al mismo tiempo que aquellas mujeres que vayan a usufructuar la marca, en forma individual o a través de una organización, cumplan con uno o varios de los siguientes requerimientos: 1º) sean productoras familiares agropecuarias o pesqueras registradas en el MGAP; 2º) sean colonas o integrantes de un núcleo familiar colono; 3º) sean asalariadas rurales inscriptas como tales en BPS; 4º) sean pobladoras rurales  que vivan en predios agropecuarios o residan  en poblaciones menores a 2000 habitantes y no cuenten con asalariados  permanentes.

Fuente: MGAP – DGDR- 23/10/2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *