“O se está con la patria o se está contra ella”

Libro de  Gabriel Bucheli sobre la JUP en la 14ª Feria del Libro

                                                                                  Rossana San Martín Cruxên

El 14 de setiembre de 2019, se presentó en el Instituto Cultural Español de San José (ICE), el libro “O se está con la patria o se está contra ella- Una historia de la Juventud Uruguaya de Pie”, del profesor de Historia y escritor Gabriel Bucheli, en la “14ª Feria Internacional de Promoción de la Lectura y el Libro de San José- Abrazando lenguas”. En ese libro, el autor investiga el movimiento de derecha radical “Juventud Uruguaya de Pie”, que tuvo su auge en la década del ’70. La profesora de Historia Adriana Santucho, formuló preguntas al autor y dialogó con él en una dinámica y esclarecedora presentación.    Entrevistamos a Bucheli, ya con el incentivo de seguir indagando…

Un movimiento que surgió para frenar el crecimiento de la izquierda

_ Es muy buena la idea de publicar algo sobre la “Juventud Uruguaya de Pie”, porque no tenemos libros como antecedentes…

Gabriel Bucheli: _ Existían algunas notas periodísticas o aportes puntuales en libros de Historia. Yo tenía la inquietud de desentrañar la naturaleza de ese movimiento que ha quedado soslayado, pero que jugó un papel destacado en comienzos de los años ’70. Había sectores de la sociedad civil inquietos por el devenir del país, con una vocación de frenar lo que sentían como una amenaza  de la izquierda en el contexto latinoamericano.

_ En 1971 se formó el Frente Amplio en Uruguay. La gente le temía el Comunismo, que era solo uno de los partidos políticos que integraba el Frente. Había tambiénex integrantes de los partidos fundacionales (blanco y colorado), socialistas, independientes, cristianos… Se insistía en el error en que todos los del Frente eran comunistas.

_ La juventud de la década de 1960 estaba conmovida por fenómenos globales internacionales; prende el sentido de rebeldía.

_La Revolución Cubana…

_ Por ejemplo ese hecho, pero también muchas cuestiones de la realidad nacional,  hacen que frente a la manifestación juvenil de descontento, hay una reacción de la sociedadpara frenar ese impulso, tanto de  adultos (padres, profesores),como de los jóvenes que integraron la JUP.

Primero fue la “Juventud Salteña de Pie”

_ La JUP se formó en Salto.

_ Sí. Surgió primero allá. Era  la “Juventud Salteña de Pie”[1970]. Conformaron una juventud del norte del Río Negro de nuestro país, con cinco departamentos. Luego aparece Montevideo. En este país tan centralizador, el movimiento más montevideano se va a llamar “Juventud Uruguaya de Pie”. En esta investigación  que hice es el que va a cooptar a ese movimiento inicial.

El líder de la JUP fue Hugo Manini Ríos, hermano de Guido

_ Después de que lo absorbe es cuando realmente lo empezamos a conocer. Tiene como líder a Hugo Manini Ríos.

_ Sí. Es el hermano deGuido Manini Ríos, actual candidato a la presidencia de nuestro país por el partido Cabildo Abierto [en el momento de esta entrevista no se había votado aún la Primera Vuelta de las  Elecciones Nacionales]. Guido es el hermano menor.

_Guido Manini Ríos quizá tenga preceptos bastante afines a su hermano, de acuerdo a lo que ha expresado cuando opina sobre diversos temas.

_ Es difícil comparar coyunturas diferentes y señalar  similitudes directas entre un fenómeno y el otro. Creo que hay líneas largas de pensamiento que aparecen y que están empapadas de un  conservadurismo latente. Están afincadas en un fuerte ruralismo, empatía con el militarismo, inclusive con el catolicismo conservador.

             No soy politólogo para analizar la potencia que ha alcanzado Cabildo Abierto, pero hay elementos de la coyuntura actual que lo han alimentado como movimiento, afortunadamente en  un encuadre democrático electoral.Creo que Guido Manini Ríos tiene una voluntad implícita de no asociarse a fenómenos del pasado. Veremos cuáles son sus intenciones con el pasar del tiempo.

Acceso a  Archivos de Inteligencia Policial

_ Retornando a tu libro, para el análisis de la JUP, te valiste de mucha documentación, como lo destacara Adriana Santucho.

_ Yo recurrí a fuentes primarias: prensa propia de la organización JUP que la tuvo siempre, y prensa de otros medios que replicaba lo que ocurría. La de izquierda daba “una campana”con respecto a la JUP y la prensa de derecha, daba otra.

            Hay documentación de archivos de Inteligencia Policial que son un poco oscuros,  pero dejan algunas pistas para seguir. Logré grabar algunos testimonios. Hace ya algún tiempo que esos archivos fueron abiertos a investigadores.  Tuve una carpeta que se llamaba así: “Juventud Uruguaya de Pie”. Hay una foto de esa carpeta en el libro. Es una fuente muy particular, porque uno no sabe con qué propósito escribían esos informes. Lo que tiene de interesante ese documento es que cuando se escribe, es secreto, por lo tanto no se pensaba en qué iba a decir la opinión pública. Tal vez ni se imaginaban que iban a salir a la luz.

_  Adriana hizo una lectura pormenorizada de tu libro. Ustedes comentaban en su presentación, que había carnés de la JUP.

_ Sí. Era un grupo político que afiliaba gente con un carné, tenía sus locales de reunión y frecuentes actividades periódicas, con actos públicos fundamentalmente en las plazas del interior de nuestro país.

“Los discursos eran  encendidos, con apelativos marciales y combativos”

_ Recuerdo  a algunos jóvenes que tenían discursos muy encendidos contra el comunismo y pregonaban la violencia.

_  Los discursos eran  encendidos, con  apelativos marciales y combativos. De ahí a la práctica de la violencia, queda poco margen. Quizá algunos de sus participantes hayan participado de acciones de ese tipo.En los testimonios que encuentro, hay  una mirada de que toda la violencia no estatal habría correspondido a la JUP. Demostrarlo es muy difícil.. Cuando había violencia de derecha, la JUP se desvinculaba de ella. Hay algunos espacios de convergencia de militancia de derecha en la que efectivamente estaba. . Las pruebas históricas no son contundentes.

            NelsonBardesio, fotógrafo policial secuestrado por los Tupamaros, señala que dos integrantes del “Escuadrón de la Muerte” eran de la JUP. Pero eso es tan solo la versión de ese hombre, no se puede confirmar. Uno de los señalados por él era Miguel Sofía, figura recurrente en aquel tiempo. Los de la JUP dicen que M. Sofía no pertenecía a su grupo. No hay pruebas.

Un movimiento falangista

_ Esos movimientos son “permeables”. Hablabas en la presentación de “Los Tenientes de Artigas”y “Familia, Patria y Propiedad”. Esos gruposeran de ultraderecha y podría haber contacto entre ellos por  afinidades ideológicas.

_No es sencillo confirmar esas cosas. El libro compila una serie de fuentes para caracterizar a la JUP, movimiento de derecha radical, que va avanzando hacia un proceso de incorporación de elementos falangistas con la revolución nacional y el nuevo orden, cargado de un discurso muy empático con las Fuerzas Armadas.

_¿Por qué falangista?

_ Es un fenómeno muy latinoamericano. El Falangismo fue una expresión política española, previo a la Guerra Civil Española. Cuando arranca esa Guerra Civil, el Falangismo nutre con su activismo a las fuerzas de Francisco Franco. El líder e ideólogo del Falangismo, José Antonio Primo de Rivera, muere joven ejecutado por los Republicanos. Escribió mucho sobre cómo concebir al estado español. Era ultranacionalista, militarista, “ultracatólico” y conservador. Esas ideas llegaron a América Latina. Magdalena Broquetas (*) ha estudiado cómo en los tempranos ’60 y a mediados de esa década, hay una conexión de tipo falangista en muchos países latinoamericanos. La JUP cuando nace no tiene ese discurso, pero lo va asimilando lentamente.

_ Se fortalece a partir de 1972…

_Sí. A partir de 1972 su discurso es muy claro y tiene que ver con la coyuntura política del ascenso de las Fuerzas Armadas en nuestro país, apoyando netamente el Golpe de Estado (de 1973).

_Después  la JUP se decepciona…

_ Es lo que se saca de su prensa y de lo que relatan sus protagonistas. Esa decepción obedecería a que  la dictadura

[cívico-militar]

aplicó una economía demasiado liberal.

_ Más adelante ese movimiento se disuelve [1974]…

_ Sí. Se van todos para su casa. Es curioso. Hay distintos argumentos: “Los militares nos pidieron que nos fuésemos y por eso nos vamos”. Otro sería: “Lo principal que procurábamos, ya se hizo: se disolvió el Parlamento (que era ineficiente para ellos), se ilegalizaron los sindicatos y se intervino la Universidad de la República. ¿Para qué seguir militando?”

            No fueron convocados a militar. En Chile, Augusto Pinochet se nutrió de juventudes de derecha que siguieron siendo orgánicas. En Uruguay, eso no ocurrió. Los militares uruguayos no quisieron generar sociedad civil a su favor. Tendieron a contenerla.

(*) “La trama autoritaria: derechas y violencia en Uruguay (1958-1966)”, de Magdalena Broquetas.  Editorial Banda Oriental, 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *