La cita de hoy

“Hacia finales del siglo XIX, Carrasco era un inmenso arenal en el que Alfredo Arocena, un visionario joven uruguayo, imaginó un balneario exclusivo al mejor estilo europeo, capaz de recibir a los jugadores y ‘bon vivants’ de todo el mundo. El sueño, en el que pocos confiaban, comenzó a concretarse cuando en 1921 se inauguró el Hotel Casino Carrasco.” Transcripción del texto de ‘Carrasco Nobile’ (grupo inversor adjudicatario de la licitación en el año 2009, para la reapertura del Hotel Casino Carrasco).

Bebé de Ciudad del Plata

‘Cada chancho en su teta’ expresión del dicho popular, aplica en particular al desgraciado suceso de la muerte súbita de un bebé en ausencia de su madre y a cargo de una niña de 12 años. Ahora, buscaré poner si no todos, algunos ‘chanchos en su teta’ y no en la ajena (1º) ‘Madre ausente’: ausente puntualmente de su domicilio, pero muy presente en responsabilizarse por el control médico periódico de sus cuatro hijos, por su alimentación diaria y por la asistencia asidua a centros escolares. Aquí, amigas y amigos, hay que hacer una precisión importante, ante el término ‘ausente’. Un niño o un adolescente, puede vivir con ambos padres bajo un mismo techo, pero si ambos padres o uno cualquiera de ellos no le presta atención, lo desatiende, lo critica con frecuencia en  vez de estimularlo… Con seguridad, ese niño, esa niña, serán jóvenes y hasta adultos con escasa autoestima y por ende, inseguros y hasta miedosos en la  vida. La única esperanza es que ese niño o ese adolescente de ambos sexos, puedan encontrar en la vida una persona que les dé contención emocional (persona familiar o no). Más que la ausencia física temporal, la gravedad está en la ausencia emocional. (2º) Impunidad paterna: estadísticamente es abrumadora la cantidad de varones que se esfuman y no cumplen con los deberes inherentes a la Patria Potestad. Ante el caso citado de Ciudad del Plata, la que cumplía con esta obligación moral y legal era la madre sin lugar a discusiones. Los progenitores, absolutamente omisos. Lo que se demuestra con esta situación, es que hay una gran falla de nuestra sociedad uruguaya. Ésta debiera votar la ley que dispusiera la obligación de la creación de un Banco de ADN masculino de todos y cada uno de los ciudadanos uruguayos o extranjeros residentes. De ese modo, cuando el padre ‘desaparece’ por irresponsabilidad notoria, ante el nacimiento de un bebé, buscarlo a través de dicho Banco y obligarlo judicialmente a cumplir con la Patria Potestad de alguna forma. Hoy hay miles de mujeres en Uruguay, víctimas de la ausencia de una ley como la propuesta.

Ocupación laboral de la madre

La ocupación laboral de esta madre de Ciudad del Plata, que de acuerdo con los datos primarios de la investigación judicial y policial, luchaba como una leona por sus hijos, es la prostitución. En el caso concreto, esta madre fue a ‘trabajar’, es decir, a prostituirse. Aquí hay un posicionamiento que hacer: la sociedad uruguaya consagra a la prostitución como ‘trabajo’. Lo hace en concreto a través del BPS, configurando ‘causal obligatoria’. Si bien le da derecho a toda madre prostituta a recibir ‘asignaciones familiares’ por cada uno de sus hijos, siempre y cuando asistan con regularidad a centros de estudio. Puede muy bien afirmarse que hay otras vías, para asegurar las ‘asignaciones familiares’ a los hijos. No escuché ni vi, a través de la prensa o de algunas redes sociales, que políticos o colectivos feministas, por ejemplo, defendieran que a la mujer hay que valorizarla. Traducido, es defender su integridad, su sensibilidad y su vida. Sin embargo, como en los casos ya citados del BPS o de los representantes políticos y sociales, no manifestaron clara ni en forma tácita, que la prostitución degrada a toda mujer, la cosifica, no la humaniza, la explota directamente. No alcanza que sea con el propio consentimiento de la mujer, en nombre de su libertad o ‘para traerle un pan a sus hijos’. La intención que se repite en infinidad de madres, es excelente. Ahora, de ahí a prostituirse, es degradarse y desvalorizarse. Un burócrata podría señalar fríamente…: “es necesario una reconversión laboral”. Por más que sea la profesión más antigua del mundo, no le da el aval a una sociedad, para proteger su práctica a través de planes sociales (jubilación, asignaciones familiares, etc.) La mujer necesita y es su derecho a la dignidad, a vivir con dignidad. La prostitución la aniquila, aunque esté empedrada de buenas intenciones, por ejemplo, la citada hoy, acerca del instinto maternal de protección de sus hijos.

Olvidado Hospital Vilardebó

La situación de este nosocomio nos interpela como ciudadanos o nos debiera interpelar, acerca de la sensibilidad y acciones consecuentes, sobre la situación de los enfermos mentales crónicos. No descarto que algunos de ellos andan por las calles, dadas las variadas tropelías constatadas en la falta de respeto total a la vida ajena en particular. En marzo de este año, hubo un informe técnico de bomberos de Montevideo, donde consignaba e informaba a las autoridades del hospital Vilardebó, que a más tardar en mayo, debería solucionarse el riesgoso problema en los equipos de calefacción ¡Nada menos que en nueve salas! Estos equipos consisten en artefactos de calefacción a gas en estado tan crítico, que en ocasiones se constató fugas de gas. Aún en julio, las autoridades no habían dado cumplimiento a la advertencia de bomberos, a través del informe señalado. La situación era insostenible y tan preocupante y peligrosa para la vida misma de los internados y del personal que allí trabaja, que el propio sindicato del hospital Vilardebó, ¡hizo la denuncia policial! Recién a partir de entonces, las autoridades del nosocomio, pusieron las barbas en remojo y comenzaron a sensibilizarse, frente a la compleja situación de alto contenido humano ¿Serán los internadoslos continuos olvidados, debido a que no representan votos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *