La cita de hoy

“Nuestros principios son muy simples, pero profundos. Lo que no quieres que te hagan a ti, no debes hacer al otro: no quieres que te mientan, no mientas; no quieres que te roben, no robes; no quieres que te hieran, no hieras; no quieres que te maten, no mates; no quieres que te falten el respeto, no faltes el respeto.” MAESTRO ROLLAND / Uruguayo / Humanista.

Ovejas negras en los dos campos

En momentos en que los de un campo le lanzan piedras a los del otro campo, hay que señalar sin titubeo: ¡a no rasgarse las vestiduras! Juan y María no escuchan hablar acerca de lo que comparten los dos partidos contendientes recientes, en el balotaje de noviembre de 2019. Para comenzar, ambos conforman con distintas peculiaridades, un conglomerado de partidos a su interior. Lacras sociales y/o políticas las hay con diferentes perfiles, según el partido del cual se trate: los que funden entes públicos como ANCAP o desmantelan PLUNA (llevando a la desconectividad aérea, que aún hoy el ciudadano paga más por viajar a San Pablo que al Caribe o Europa) o deslpifarran dinero en banquetes inaugurales o en proyectos derrumbados como la regasificadora Gas Sayago… Hay políticos que con dineros públicos, compran combustibles de las estaciones de servicio de su propiedad, con destino a la Intendencia de la cual, son por casualidad, ¡titulares! Los puestos asignados a ‘dedazo’ en entes nacionales e Intendencias, son a cara descubierta. El nepotismo aparece en ambos partidos. En uno de ellos en especial, aparecen políticos y correligionarios con las manos manchadas de sangre con asesinatos, además de asaltos a bancos, financieras y locales de armas. Se suman asonadas y secuestros. Hay manos y pies torturadores integrando las filas de los partidos (torturas desde el Estado y desde la clandestinidad). También, en uno u otro partido, aparecen los filonazis y los marxistas, ideologías totalitarias y fundamentalistas si las hay, demostradas estas características, cuando fueron gobierno en países europeos, por ejemplo, en el transcurso del siglo XX fundamentalmente (haciendo gala de diversas fobias: xenofobia, homofobia, partidofobia en el sentido de defender la existencia de partido único)… En definitiva, ninguno de los dos partidos es trigo limpio, ni conformado totalmente por integrantes de la Orden de las Carmelitas Descalzas. La demostración palmaria de la afirmación anterior, está brindada por la raquítica cantidad de veces, que un correligionario o político con responsabilidades de gobernanza a cualquier nivel, es expulsado de su Partido, en aras de mantener los principios,  que a decir verdad, son buenos y los comparto. Los partidos políticos no son puestos en el Gobierno nacional o departamental, por los oligarcas en el gobierno de turno de un país, siempre y cuando éste sea republicano y tenga una Corte Electoral de elevada probidad y confiabilidad, como la de Uruguay. La suma mayoritaria de votos es de la ciudadanía y sólo una minoría podrá ser de oligarcas, latifundistas terratenientes o grandes capitalistas. En la democracia, el voto del oligarca y el voto del pobre y de la clase media, valen igual: una persona, un voto. El huevo de la serpiente está en varios partidos que conforman en la actualidad a los dos partidos que intervinieron en el balotaje de 2019. Lo dicho al principio: ¡a no rasgarse las vestiduras con los principios de mi partido! Desnudos han quedado, al no denunciar ni expulsar a la totalidad sin excepciones de ningún tenor, a los deshonestos y corruptos (varones y mujeres) en cualquier nivel de poder, o a los extremistas sean del signo que sean.

(foto x Africanas mutiladas, PC Diseño

Infibulación femenina y presión social

Datos brindados por Naciones Unidas (ONU), amigas y amigos lectores de Visión Ciudadana, señalan con contundencia que hay 200.000.000 (200 millones) de mujeres, sólo en África y Asia, que han sido víctimas de la infibulación y otras formas de mutilación femenina ¡Más del 85% de las mujeres africanas, están mutiladas! En particular, en África Occidental. La motivación de estas prácticas aberrantes a la dignidad de la mujer como ser humano, es a la vez cultural, religiosa y moral. Es así que muchas comunidades africanas y asiáticas, avalan socialmente estas prácticas, ya que importa que la mujer no se erotice en sus relaciones íntimas: la finalidad única  es la reproducción y no el placer. Sólo deben transformarse en unas ‘máquinas reproductivas’ durante la totalidad de su vida fértil. Esta posición no es casualidad ni exclusivamente tribal y primitiva, ya que también está en la tapa del libro de varias religiones occidentales fundamentalmente.  Hay casos en que la mujer evita ser mutilada, debido a que dentro de una posición hipócrita, su comunidad africana o asiática, admite que toda mujer pueda negarse a ser sometida a cualquier mutilación. Posición hipócrita por demás, ya que si la mujer toma esa opción, es de por vida fuertemente discriminada socialmente por su comunidad local. Vive entonces, toda su vida en una cárcel sin rejas.

Negocios son negocios

En el programa mexicano ‘Es la hora de opinar’ de la cadena Televisa, hizo     declaraciones el analista Jorge Castañeda de filiación actual centro izquierdista (comunista al principio de su carrera), con referencia a los negocios cibernéticos, principalmente de Javier Vázquez, hijo del actual Pte. de Uruguay, Dr. Tabaré Vázquez. Castañeda hizo referencia también a la vinculación causal entre estos negocios y la posición asumida en todo este tiempo, por Uruguay ante la situación de Venezuela. Posición evidente de ‘paños tibios’, con la sensación de no querer ‘alborotar el avispero’ venezolano. Es dable esperar, que la mayoría de los parlamentarios electos, voten una Comisión Investigadora, para conocer la real situación que le cupo al Sr. Javier Vázquez: o no tiene nada que ver con negocios fraudulentos, para que lo sepa la ciudadanía, o está implicado en los mismos indirectamente o hasta la manija, para que también la ciudadanía lo pondere como corresponde.

Ruta 66

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *