Montevideo, Uruguay. 6 de julio de 2017. Santiago Vazquez. Complejo Penitenciario COMPEN ex CAMCAR. Carcel. Foto: Gastón Britos / FocoUy

La cita de hoy

“El ser humano vive con las plantas, desde su aparición sobre la Tierra y, sin embargo, no podemos decir que las conozca. No se trata únicamente de un problema científico o cultural: la razón última de esta relación reside en la distinta manera en que humanos y plantas han evolucionado.”  STEFANO MANCUSO / Italiano / Neurobiólogo vegetal.

Riñas de gallos en el siglo XXI

No crean que me refiero a los adversarios políticos durante las campañas electorales de este año 2019. Pasan los siglos y la actividad es tolerada por las sucesivas autoridades gubernamentales, que se han sucedido desde el siglo XIX hasta pleno siglo XXI. Me refiero a las riñas de gallos, confirmadas en la actualidad, por ejemplo, en las zonas Cerro y La Teja de Montevideo, así como también en zonas del norte de Uruguay. La referida actividad, integra el circuito del sistema de apuestas clandestino del país. Este ‘juego’ prohibido es practicado no sólo por adultos, sino también por niños (¿INAU?). Es así que en Montevideo, se ven niños sobre todo en dichas zonas antes nombradas, con un gallo debajo del brazo y van de casa en casa, donde saben que hay gallos y lo hacen pelear por gusto. Muy buena idea de gestión, es coordinar un plan de acción entre los organismos del Estado, que por sus finalidades de creación, deben involucrarse. Por ejemplo INAU, MIDES, Ministerio del Interior, Poder Judicial y COTRYBA. Importa el apoyo a los niños involucrados y también en lo que se refiere al bienestar animal de los gallos maltratados desde antes de las peleas, con regímenes alimenticios y de encierro y durante el salvajismo de la pelea en sí.

¡Insólita declaración!

Pasa el tiempo, pero el letrista no se olvida… Aún resuena la polémica declaración de la jerarca de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM), en el Área de Asuntos Sociales: “Las personas tienen derecho a estar en la calle. Aludía en la oportunidad, al ‘derecho’ de las personas en ‘situación de calle’ de la ciudad de Montevideo, a continuar en dicha situación, si voluntariamente así lo deciden. Posición fuera del sentido común, la esgrimida por la jerarca Fabiana Goyeneche. Por motivos de sensibilidad humana y social, es dable que los organismos afines a esta problemática real y dura, coordinen una eficaz intervención, de modo que las personas con extrema vulnerabilidad, sean trasladadas para su mejor intervención urgente y a mediano plazo. En este caso, MIDES, áreas sociales de la IMM y el Ministerio de Salud, son los principales organismos públicos convocados para una solución profunda y no precaria, donde la persona vuelve al poco tiempo, a su anterior ‘situación de calle’. Situación que ataca sin miramientos a la esencia de la dignidad humana. Reiteradas veces, por las autoridades competentes en este asunto, se ha señalado que hay muchos casos de enfermedades mentales crónicas en las ‘situaciones de calle’. Situaciones envueltas en una profunda vulnerabilidad social y sanitaria, unida a la inestabilidad psicológica. Para los casos concretos de detección de enfermedades mentales, hay una promisoria política de Gobierno para eliminar a mediano plazo, todos los centros psiquiátricos del país, auténticos ‘morideros’ actuales, los que serán sustituidos por soluciones de no institucionalización de la persona, sino de fomentar su inserción socio-afectiva y económica (si fuera posible) en la sociedad misma. En seis meses ya estamos ingresando en el invierno 2020  y los tiempos políticos deben dar.

COMCAR ‘tierra de nadie’

Pasan los meses, pero es imprescindible volver a refrescar la memoria, para que las autoridades que aún ejercen el Gobierno y las autoridades electas las cuales serán competentes en la materia al 1° de marzo, mejoren cada vez más las situaciones irritantes en varios complejos carcelarios. Hace unos meses en el COMCAR, se dio la situación de la relación n° de custodios / n° de reclusos, en 2 policías para 500 presos. Esta situación insostenible provocaba que olímpicamente, muchos presos se pasaran a través de ‘los sapos’, del módulo 11 al módulo 10. No solamente lo anterior. Hubo la viralización de peleas entre reclusos, filmadas al mejor estilo ‘gladiadores’ y la turba a los gritos. En ese entonces, hace casi un año ya, ¡la policía hacía tres meses que no habría los módulos! Por lo tanto… ¡tierra de nadie!

Matrimonio por conveniencia

Desde hace unos años, el matrimonio OSE-EFICE (empresa radicada en el departamento de San José), es un matrimonio consumado de ribetes nada favorables para las arcas del Estado. En una de las habituales licitaciones para la compra de cloro, por parte de OSE, una empresa nueva y pequeña, ofertó cloro 28% más barato que EFICE. Al final, EFICE fue la ‘ganadora’ de esta licitación. Por la ley de Acceso a la información pública, se conoce que EFICE vende cloro a Brasil en un 14% más barato que el que le vende a OSE. Ésta, en una interesante propuesta, abrió una licitación para la construcción de su propia planta de producción de cloro. Lamentablemente, para los intereses del país, por los costos presentados, esta licitación fue declarada desierta. Lo que resulta extraño y difícil de comprender, para la gran mayoría de la ciudadanía, son las más de 30 compras directas, realizadas por OSE, por un peso de 1.850.000 kg de soda caústica. Estas compras se hacían alrededor de la medianoche, en el entorno de las 23:00 horas del día anterior y el plazo caducaba a las 16:00 horas del día siguiente. Además, en vez de comprar el total de la soda caústica, OSE fraccionaba la compra en partidas pequeñas, para que ninguna fuera observada por el Tribunal de Cuentas ni por el TOCAF. De paso, cabe señalar que a principios del año que culmina, fue cesado el Subgerente de Suministros de OSE, al comprobársele irregularidades en su gestión. Siempre vale la pena, podar las ramas secas o podridas. El árbol y las finanzas públicas, se vigorizan.

Ruta 66

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *