“Tal vez a muchos les falte cultura y vivan dentro de su ignorancia, ajenos a la tragedia que se avecina a la Humanidad, pero es necesario advertirles. Todos debemos tomar conciencia, que es necesario luchar por una convivencia en paz. Para eso, quiero enseñarles los siete principios fundamentales, que debemos aplicar: vivir con más amor, tolerancia, nobleza, justicia, fe, verdad y honestidad.” MAESTRO ROLLAND / Uruguayo / Humanista.

Galpón de AFE

La decisión increíble por lo estúpida y falta de sentido común de la mayoría del Directorio de AFE, con relación a un galpón de su propiedad, ubicado en el departamento de Canelones Este, en la estación Piedras de Afilar, al límite con el departamento de Maldonado. AFE decidió clausurar con candado mediante, dicho galpón. El punto es que este galpón contiene materiales y artefactos comprados por los vecinos del lugar. Allí se dictaban varios cursos, entre ellos uno de cocina. La situación se agrava, porque también tenía su consultorio la Médica que venía al centro poblado cada quince días. Conclusión: el vecindario tiene ‘secuestrados’ por decisión de AFE, todos los implementos comprados con dineros recaudados en diferentes beneficios. A causa de lo anterior, se suspendieron los talleres y demás actividades, así como el hecho de riesgo sanitario, pues la Médica ya no viene más, ya que su consultorio está clausurado. Una vez más, la estupidez humana no tiene límites. A las pruebas me remito.

Como el aloe…

¡Siempre se le descubre una nueva propiedad…! Así sucede con el Estado teocrático del Vaticano. Recientemente, se confirma el dato que es dueño de más de 5.000 propiedades, todas consagradas a la gloria de Dios. Cada propiedad no es una choza africana o un rancho oriental de nuestro país rural profundo o la vivienda de chapas o costaneros de un asentamiento urbano. Puede ser difícil fundamentar los fondos para conseguir dichas propiedades. Si bien pueden explicarse por siglos de existencia sin pagar impuestos y de negocios como los clásicos consistentes en la ‘venta de indulgencias’ y otros ‘perdones’, con el fin de asegurar el cielo ultraterreno o en pleno siglo XX las actividades non sanctas del Banco Ambrosiano… Amigas y amigos, imposible olvidarse del mecanismo psicológico de ‘limpiar la conciencia’ de personas creyentes religiosas, que con todo derecho y en sus últimos años de vida, van hasta la escribanía de su confianza y hacen el legado a la Iglesia. Lo anterior no es un invento, ¡es real! Hay también donaciones en efectivo que va en el mismo sentido de pagar por los pecados cometidos y que se cometen en la vida y así apaciguar a su conciencia personal. En este caso, nuestra conciencia es implacable y te martillea con insistencia, en particular en las horas nocturnas, cuando buscas conciliar el sueño. Lo creas o no.

Títulos truchos

¿Qué les sucede a algunos uruguayos de ambos sexos, que presumen de títulos universitarios o de otra índole, que jamás los han conseguido? Ellos mismos, ¿dónde reflexionan sobre la importancia crucial de practicar la honestidad intelectual en sus vidas? Y más… ¿Dónde consideran el respeto a los demás conciudadanos, buscando mentir acerca de un título? Uruguay y allende los mares, fueron testigos de la vergüenza nacional del título de un Vicepresidente de la República, cargo jerárquico del más alto nivel. Título que jamás se ratificó y nunca apareció, obviamente. Otros casos en distintas tiendas políticas, pero que por no tener la visibilidad pública de una vicepresidencia, su impacto en la opinión pública, no fue tan contundente. Ahora, aparece una integrante de una de las fórmulas presidenciales, candidata a la Vicepresidencia de la República, con un curriculum donde se menciona su título universitario ‘Licenciada en Psicología Social’. Título que no lo tiene. Es trucho, en lenguaje popular. Corresponde señalarlo públicamente, pues la candidata por su condición de tal, es de hecho una persona pública ¿Alguien en Uruguay puede estar en desacuerdo en abatir aún más la indigencia y la pobreza económica? Tristemente, ningún político de primera línea de los partidos más cercanos a integrar el ‘balotaje’ de noviembre de 2019, habla de su programa de abatimiento de la ‘pobreza espiritual’ o de la ‘pobreza de espíritu’, que cruza transversalmente todas las capas socio-económicas y culturales del Uruguay. Equivale a la degradación de las relaciones humanas en la familia, en el trabajo y en la dinámica de funcionamiento de los múltiples intercambios que cotidianamente se dan en la sociedad. Pregonar un título falso es un síntoma de pobreza espiritual y desprecio a la inteligencia de la gente. Otro ejemplo, en otro plano, fue cuando no hace muchos años, el Ministerio de Educación y Cultura (MEC)… ¡organizó un curso de Cumbia Villera!

Un adolescente brillante

Vive en Paysandú. Fue protagonista lúcido de una situación riesgosa, donde la supervivencia de un niño vecino de él, de 2 años de edad, estaba en serio riesgo al caer en un pozo. Al enterarse por la abuela del niño, que le decía que se tirara al pozo, para salvar a su nieto, el joven le dijo que si se tiraba al pozo, lo mataba al niño aplastándolo. En cambio, le pidió una manguera, con la cual se auxilió para bajar al pozo y ¡salvó al niño, poniéndolo al hombro durante su ascenso desde el fondo del pozo! Es de destacar el valor humano de este adolescente. A través de él se renueva la fe en una sociedad uruguaya más sana. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *