San José gestión basura: Obras paradas, falta de pago, caos en vertederos, flota destruida y 20 mil dólares por mes en alquiler de una máquina

Por Pablo Fernández Acheriteguy

Hasta hace algunos años, el departamento de San José era reconocido por la limpieza y pulcritud de sus calles y espacios públicos. Históricamente fue así en las administraciones anteriores, pero después asumió José Luis Faleor como intendente. En un proceso paulatino y constante todo los relativos a la limpieza e higiene del departamento empezó a decaer notoriamente. Área por área, la administración Falero ha mostrado una severa precarización y descontrol. Más allá de pomposos anuncios o de repetitivos discursos de que “todo está bien” inexorablemente el departamento ha caído en una constante improvisación y deterioro en sus distintas facetas. Lo relativo a la higiene pública, recolección de residuos, disposición final de la basura eran aspectos donde históricamente el departamento estuvo bien puntuado, lo que era un aspecto emblemático de San José reconocido desde las diferentes tiendas políticas. Pero Falero llegó a la Intendencia y aquel sello de salubridad y prolijidad pública fue desapareciendo llegando a la nefasta situación actual, donde hasta la deficiente tarea de mantenimiento de las calles y caminos han contribuido a dejar un panorama de abandono y desidia de la Intendencia que afecta a todos los ciudadanos. En particular la improvisación y la ineficiencia, han sido los factores cruciales en esta precarización que la administración Falero no ha dado pie en bola. Se desplomó la calidad de servicio de recolección de residuos, se desarticuló el sistema de contenedores, se deterioró seriamente la flota dedicada a tareas de recolección y disposición final de residuos. En paralelo se anunciaron planes pomposos de erradicación del vertedero salvaje de Ciudad del Plata para transformarlo en un “centro de transferencia”, se descontroló el relleno sanitario de la ciudad de San José que otrora fuera ejemplo nacional,  se crearon los ya fracasados “puntos verdes” en donde se formaban basurales. La situación es grave, si solamente se analizan los “anuncios” del falerismo. El ya famoso  “Centro de Transferencia” de Ciudad del Plata todavía sigue en veremos, el basural todavía está allí en funcionamiento. Ese plan de “Centro de Transferencia” desde un inicio ha sufrido de muy severas debilidades. La basura de Ciudad del Plata sería transferida a San José de Mayo, lo que prácticamente duplica la cantidad de basura que recibiría diariamente el Vertedero ubicado cerca camino Guaycurú. Ese plan de transferir toda la basura de ciudad del Plata hacia San José genera serias dudas. ¿cómo se traerían diariamente más de 40 toneladas de basura hacia el centro del departamento? En camiones, o más en un camión que se pretende comprar en Chile, a donde ya viajaron funcionarios para ver ese vehículo especializado que costaría unos 200.000 dólares. Ese camión  de la empresa chilena “Pesco” no ha llegado aún y por lo visto demorará en llegar. Pero hay más problemas que debilitan el plan de transferencia de basura desde Ciudad del plata. Uno podría pensar que si Falero quiere traer 40 toneladas diarias de residuos desde aquella ciudad hacia el “relleno sanitario” de San José de Mayo, debería presumirse que este vertedero debe estar en condiciones de poder absorber tal volumen de desperdicios, además de las 60 toneladas diarias que recolecta de la capital departamental. Pero no, el vertedero de la ciudad de San José durante la administración falerista ha tenido varios episodios graves en la acumulación de basura. La situación sigue sin cambios, a excepción de pequeños empujes de reacción ante un desborde descontrolado. Ni siquiera en el tan promocionado como improvisado Plan de Ordenamiento Territorial de la ciudad de San José de Mayo hubo una seria consideración del vertedero. Ese plan presentado como algo serio y profesional, apenas dedica un pan de renglones al principal centro de  disposición final de residuos del departamento. Este vertedero cuya capacidad ya esta comprometida  está junto al principal curso de agua (río San José) y a muy corta distancia del lugar donde se toma el agua para potabilizar y distribuir a los 45.000 habitantes de la capital departamental. Es una gigantesca bomba de tiempo.

Este relleno sanitario que fuera ejemplo nacional, ahora está camino a provocar un cambio en las cartas topográficas, pues lo que fue concebido como un “relleno” en la administración Falero se viene convirtiendo en una montaña de basura. Recientemente el Director de Gestión Ambiental de la Intendencia , Juan Carlos Alvarez, muy suelto de cuerpo dijo que este vertedero tiene vida útil para varios años más, si se le va agregando como un gran muro de contención perimetral de 20 metros de altura. ¿En serio dijo eso? Si, dijo eso y agregó que el vertedero de San José  tiene vida útil por 12 años., en nota publicada por el periódico Primera hora el pasado 19 de octubre. Es raro, pues hace pocos años atrás – en 2015 – se admitía que el vertedero estaba llegando al final de su vida útil, por lo que la propia Intendencia compró predios para iniciar las obras del nuevo relleno sanitario. En aquel entonces se señalaba oficialmente que la vida útil del vertedero expiraría en 2017, por lo que se iniciarían  obras del nuevo relleno sanitario. Las obras nunca se iniciaron, pero para grata sorpresa de todos, mágicamente, el colmado vertedero amplió su vida en más de una década, si se siguen levantando los taludes hasta 20 metros de altura. Es decir dejará de ser un “relleno sanitario” para transformar en una “montaña de basura” junto al río.

Pero a la mentira oficial sobre la vida útil de este vertedero se le debe agregar la nefasta gestión que ha tenido y tiene en la administración Falero. En 2012 la Dinama (Dirección Nacional de Medio Ambiente) observó e intimó a la Intendencia para que tomara medidas con la finalidad de que los lixiviados de la basura llegaran al río. Esa intimación de la Dinama se aplicó porque se detectó un episodio de vertidos de estos líquidos contaminados al río donde esta la toma de agua para la potabilización del agua. En noviembre  de 2015, otra vez explotó el escándalo cuando se detectó que el vertedero estaba sumergido en un tremendo caos de basura. Al conocerse públicamente la denuncia del entonces edil Jorge Mila, la Intendencia se apresuró a corregir el desastre y debió movilizar 1.300 camiones de basura que estaba acumulada fuera del relleno sanitario. Lo que no sabían en la intendencia es que ese caos se había filmado desde el aire.  Con tres días de diferencia en setiembre de 2015 se filmó dos veces desde el aire, primero el caos que la intendencia negaba – y Falero decía que estaba “todo bien” – y el segundo con la presurosa intervención dela Intendencia para tratar de arreglar la macana.

La gestión general de la Intendencia en materia de residuos ha sido absolutamente nefasta y lo sigue siendo. Falta de personal, falta de mantenimiento a la maquinaria que ha llevado a gastar 20.000 dólares mensuales en alquilar un bulldozer para apretar la basura y trasladarlo día por medio entre Ciudad del Plata y San José de Mayo. Ese traslado se debe hacer gambeteando en la ruta los controles del MTOP porque los camiones de la Intendencia tienen el Sucta ( habilitación para circular) vencido. La intendencia envía un vehículo adelante para ver donde está los inspectores del MTOP para saber por donde desviarse y evitar el control o simplemente detener la marcha hasta que se vaya el control.

En medio de todo esto se realizó un remate de maquinaria que perfectamente se podría haber reparado para ponerla en funcionamiento y solucionar este problemón con la basura. Pero no, se prefirió pagar más de 700.000 pesos mensuales para alquilar una sola maquina que trabaje en los dos vertederos. El descontrol de la administración Falero es demencial, carísimo y muy peligroso para la salud general.

Este tremendo desorden y falta de capacidad para gesitonar tienen otros componentes que agravan la situación. Por ejemplo hace pocos días la empresa que estaba trabajando en el vertedero de Ciudad del Plata  habría comunicado que interrumpiría los trabajos por falta de pago de la Intendencia. Si, la obra para el Centro de Transferencia  está paralizada, el director de higiene trató de informar al Intendente y como no tuvo respuesta, se inició un expediente, dejando documentado el problema, el Intendente se enojó y el director Alvarez amenazó con renunciar. Como reacción interna a esta tensa situación, se cambió de área a la número dos de higiene – Graciela López de Alianza Nacional – y se asignó al actual jerarca de administración Pablo Pucheu. Pero el problema por la falta de pago sigue , la obra está paralizada en ciudad del plata y en San José de Mayo el vertedero también sigue inmerso en el caos. La peligrosidad de esta desastrosa gestión de residuos está en el altísimo riesgo de incendio que se vive y que ya  ha tenido en estos días episodios en ambas ciudades. La acumulación  de gases en la basura, sumado a las altas temperaturas puede provocar incendios potentes pero también desencadenar explosiones. Los sistemas para prevenir estos violentos episodios tampoco funcionan en los vertederos de San José. 

Mientras tanto la Junta Departamental duerme en los laureles, continua el caos en la gestión que ya no solo refiere a los residuos sino también al ritmo de obras, al impago a proveedores y hasta la honestidad de los jerarcas en admitir los problemas. Esta es la crónica de una muerte anunciada. Se puede mentir a poca gente durante mucho tiempo, incluso se puede mentir a mucha gente durante poco tiempo; pero no se puede mentir a mucha gente durante todo el tiempo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *