Se debilita desesperada gestión falerista para impedir postulación de Chiruchi a la Intendencia

Por Pablo Fernández Acheriteguy

En estos últimos días del año, mientras unos se distienden, otros parecen acelerarse. En el ambiente político está pintorescamente variopinto en cuanto a ansiedades. Unos encaran el cierre del año con parsimonia, mientras otros se notan especialmente inquietos, y no es para menos. Particularmente en el falerismo se nota una fuerte inquietud, lo que es absolutamente esperable para un sector político que debe atender variados terrenos de alta complejidad. El epicentro de ese nerviosismo está enfocado en la figura del mismísimo Intendente saliente José Luis Falero. Ya en retirada, Falero debe trabajar para tratar de cerrar ordenadamente el último año de su gestión , al tiempo de observar con suma atención la interna partidaria local y poner cara sonriente para el ambiente nacional donde deberá afrontar la tarea en el próximo ejecutivo a partir de marzo próximo; pero en medio debe disciplinar su propia interna para renunciar al sillón comunal el 15 de febrero al tiempo de delinear una estrategia electoral de cara a mayo próximo que no le provoque sobresaltos  incontrolables. Difícil que estas últimas semanas de Falero puedan cruzarse con tranquilidad.

Una sucesión de errores políticos de Falero han desembocado en un muy complejo escenario que debe ir cambiando sus expectativas diariamente. Más allá de que en el falerismo intenten proyectar que todo está bien, un análisis detenido del escenario muestra la abrupta caída que las expectativas han tenido en los últimos tiempos y siguen cayendo. Se debe recordar que hace dos  años atrás, cuando la figura de Lacalle Pou comenzaba a posicionarse como presidenciable, en el falerismo hablaban de que Falero podría ser el próximo Ministro de Transporte y Obras Públicas. Aquellas tempraneras aspiraciones se esfumaron. En los estrictamente electoral, también se debe recordar que las aspiraciones eran que Falero ocuparía el segundo lugar titular en la lista oficial de Lacalle. Tal figuración no se logró; pero además como era previsible las expectativas siguieron cayendo. Más acá en el tiempo se habló que Falero ocuparía el cuarto lugar en la lista de titulares al senado. Tampoco quedó cuarto. Hubo algún momento antes de las Elecciones Internas que se hablaba de Falero ubicado como primer suplente de Carmelo Vidalín que aspiraría una reelección en la Intendencia de Durazno lo que podría dejar al jefe comunal maragato en el Senado. Tampoco ocurrió. Casi en simultáneo con la desaparición de Falero en la lista de titulares, comenzó a circular la versión de que tendría un cargo en la OPP. Al final Falero quedó expuesto al “todo o nada” ocupando la primer suplencia de Lacalle en el Senado, al tiempo que se fortalecía la versión de su destino a la OPP, como “Coordinador con las Intendencias”.  Esa suplencia de Lacalle Pou en la lista del senado era “todo o nada” para Falero, pues o ganaba la presidencia o ni siquiera podría sentarse cinco minutos en el parlamento y su cargo en la OPP ya no estaría tan seguro en medio de frenéticas negociaciones con otro presidente. Pero aún con el triunfo de Lacalle Pou, Falero tampoco logró ubicarse en el puesto de “Coordinador de Intendencias” en la OPP, que actualmente desempeña Pedro Apesteguía, sino que quedó señalado para la “Sub dirección”, un puesto de muy baja trascendencia, por debajo del Director y opacado por el “Coordinador”. ¿Alguien recuerda los nombres de los últimos cuatro o cinco “sub directores” de la OPP?. Esa ubicación también era lógica, ya que la OPP se caracteriza por tener jerarcas de perfil sólidamente técnico, cosa que no calza con Falero. Ahora está ubicado en un cargo de segundo nivel, tercer categoría de incidencia y situado lejos de lo técnico y más volcado a la figuración política. Más allá de que el falerismo lo quiera presentar como un ascenso de Falero al ambiente nacional, no es así. A tal punto son conscientes  de la baja incidencia de este cargo de”sub director” que recientemente el diario Primera hora publicó que dirigentes de falerismo – sin dar nombres – harían gestiones para que Falero pudiera alcanzar un cargo ministerial. Tampoco ocurrió. Falero está devaluado en el ambiente nacional. Para quienes habitan en el departamento de San José, es curioso escuchar declaraciones de Falero, ya en su rol de OPP, diciendo que su gestión procurará “mejorar la calidad de las obras” y “optimizar el uso de los dineros públicos”, se trata de dos aspectos , justamente, donde la gestión Falero en San José ha dejado muchísimo que desear. Ese será el rol más importante de Falero en el nuevo ejecutivo, discurso ante micrófonos y poco más.

Pero ese no es el único problema de Falero. Es inocultable que el Intendente saliente está muy preocupado por la definición de candidaturas a la Intendencia en el departamento. Expresamente ha tenido participación excluyente tratando de que la Convención Nacionalista sesionara ante de que comience el año 2020. Primero dijo que en los primeros días de diciembre sería convocada. Fracasó, pues se olvidó de decir que para ello era necesario el acuerdo con otros sectores blancos locales. Después, en su condición de Secretario del Directorio del partido Nacional, hizo circular una carta – donde aparecía su firma – donde supuestamente el órgano nacionalista sugería que la Convención sesionara en la primera quincena de diciembre. También fracasó.  La soberbia de Falero tuvo una fuerte señal de debilitamiento, cuando concurrió a la casa del senador Carlos Daniel Camy para buscar acuerdo. También fracasó, pues hasta el momento Falero se había mostrado totalmente prescindente del sector de Alianza en San José. Pero también fue un fracaso el resultado de aquella reunión,  ya que solamente se acordó que habrá dos candidatos y que la convención podría esperar. Falero fracasó en apurar la sesión de la convención, por lo que intentó nuevas jugadas. Así fue que se marcó un nuevo objetivo, lograr que la Convención sesionara el 27 o 28 de diciembre. También fracasó pues hay plazos que deben cumplirse para tal fecha y debería haberse logrado consenso antes de navidad para que la Convención sesionara el 28. Otro fracaso. En este frenesí, casi desesperación, se apuró a juntar 50 firmas de convencionales para pedir al directorio que convoque a la Convención el día 30 de diciembre. Mandó una carta al Directorio e hizo sesionar a la Comisión Departamental del Partido Nacional ( que preside su actual director de Obras Pedro Bidegain y suplente en el cargo de Intendente). Esa Comisión que no tiene peso institucional en la convocatoria de la Convención,  sesionó sin Alianza Nacional. Todo indica que esta gestión de apurar la Convención, también fracasará por dos motivas simples: El directorio no está sesionando y todavía queda avisar a la Corte Electoral para que organice la supervisión de la proclamación de los candidatos a la Intendencia. Muy difícil que tres días se puedan cubrir tales requisitos. Así las cosas, la Convención nacionalista terminará sesionando, con suerte a partir de mediados de enero, justamente lo que Falero quería evitar a toda costa.

Pero hay una pregunta que se impone: ¿cuál era el apuro de Falero?. Las respuestas son muy simples. La situación en este contexto se ha vuelto salvaje. La primera respuesta es que Falero quería terminar el año 2019 con un panorama más claro y particularmente saber si su sucesora Ana Bentaberri tendría que enfrentarse al ex jefe comunal Juan Chiruchi. Ante los reiterados fracasos de Falero en clarificar el escenario blanco departamental, el nerviosismo se fue incrementando, así como las estrategias para desarmar una eventual candidatura chiruchista que tanto asusta al falerismo. Es aquí donde se activaron nuevas líneas de acción que vuelven particularmente tenso el relacionamiento interno de los blancos en San José. En los últimos días desde el falersimo se han activado gestiones para quitarle convencionales a una eventual candidatura de Chiruchi. El mecanismo para lograr tal extremo es también muy simple, y tiene dos ejes claros: romper el acuerdo de dos candidaturas e impulsar una tercera postulación y por otra parte “robarle” convencionales a los “no faleristas”. En  ese sentido, previo a la Navidad, surgió la versión de que el dirigente Cesar Zunino, podría lanzar su candidatura a la Intendencia. La noticia fue recibida con tensión, ya que  fue identificada como una jugada del falerismo para quitarle convencionales a la postulación de Chiruchi. Ayer , Visión Ciudadana se contactó con Zunino quien admitió que desde el falerismo le ofrecieron los convencionales que necesitara para presentar su postulación; no obstante Zunino dijo que “es muy complicado” lograr el escenario para ser candidato. “Yo no voy a ser tercer candidato” insistió Zunino en la comunicación telefónica. Zunino ha basado toda su campaña en este período electoral en respaldar una postulación de Chiruchi, lo que iría en contradicción con una posutulación propia.

Pero además en estas horas se confirmó que la carta enviada por el falerismo al directorio, tuvo dos revés importantes. Por un lado desde Alianza San José también se envió una carta con la firma del 30% de los convencionales respaldando que la Convención sesione en febrero para impulsar su propia postulación. Por si eso fuera poco, en estas horas una convencional envió una nota denunciando que fue engañada y que firmó la carta del falerismo sin contar con toda la información. Esta convencional dirigiéndose al directorio remarcó su respaldo a la postura de Alianza y rechazó su figuración en la carta del falerismo.

En medio de toda esta vertiginosa gestión que promueve el falerismo, hay otro problema: el Directorio del Partido Nacional no está sesionando. Con suerte, en estos días finales del año, pueda sesionar la Mesa del Directorio que integran cuatro dirigentes y que no tiene facultad para convocar convenciones. Esta Mesa tendría que convocar al Directorio para tratar de tomar una resolución que cite a la Convención de San José; imposible para lo intereses de Falero. Por lo pronto no habrá convención en diciembre y todo apunta a que recién para mediados de enero estarán las condiciones para convocarla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *