“Si” o “No” de Chiruchi: Se vienen horas cruciales para todo el espectro político de San José

Por Pablo Fernández Acheriteguy

Comenzó el año 2020, ya se está cerrando el plantel total del nuevo ejecutivo nacional que asumirá el primero de marzo  y todavía están si definir la mayoría de las candidaturas para las elecciones departamentales de mayo en San José. Por lo menos faltan más de la mitad de las candidaturas que finalmente se presentarán. El Frente Amplio ya cerró el tema y marcó dos candidatos, aunque todavía no se advierten lineamientos públicos de cómo transcurrirá la campaña departamental de María Noel Battaglino y Pablo Urreta, los dos nombres designados para la puja por el sillón del gobierno departamental. Ahí hay dos nombres ya definido para la puja electoral. Por otra parte hay partidos que ya han resignado presentar sus respectivas candidaturas. Tanto el Partido Independiente como el Partido de la Gente han determinado que no tendrán representación propia de candidatos a la Intendencia de San José. El Partido Colorado definirá sus candidatos en las próximas horas. Este martes sesionará la Convención Colorada y todo indica que de ella aflorarán dos nombres: Alfredo “Nito” Lago y Washington Almada. El grupo que lidera el actual director del Banco Hipotecario y ex diputado Gustavo Cersósimo, que tiene como referente natural a Mauricio Viera, no presentaría candidato. El grupo de Cersósimo daría sus votos de convencionales para que Almada se consolide como candidato.

Por otra parte el nuevo partido “Cabildo Abierto” también se dispone para proclamar sus propios candidatos en los primeros días de febrero. Los seguidores de Guido Manini optaría al menos por dos candidatos. Daniela Percincula de Ciudad del Plata , podría ser una de las candidaturas, que ya fue postulada a la diputación. Dardo Carsin , que fue el candidato a diputado más votado en la interna de Cabildo Abierto, resignaría una eventual postulación a la Intendencia, pero sin embargo en algunos ámbitos se maneja el nombre de Martinicorena Caputto, un empresario local, cuyo nombre podría ser impulsado en la convención de los cabildantes.  La Asamblea Popular también tendría su propia candidatura, tal como ha venido haciendo en los últimos períodos electorales. Con seguridad Darío Camilo encabezará la plancha para conquistar banca de ediles en la Junta.

Así , en este escenario hay solo dos candidaturas definidas y al menos cinco potenciales candidatos ( dos colorados, dos de cabildo, uno de asamblea popular) en un ambiente que naturalmente debería tener once postulantes, mínimo. Eso teniendo en cuenta al Partido Independiente, Partido de la Gente y el infaltable Partido Nacional. Lo cierto y seguro es que hay cuatro nombres para candidatos a Intendente: Battaglino, Urreta, Lago y Bentaberri… los demás nombres están en negociaciones.

Sumando a lo nacionalistas, el escenario arroja que a la dos candidaturas firmes del Frente Amplio,y la del colorado Lago, que ya tiene los convencionales suficientes, se debe agregar la anunciada postulación de Ana Bentaberri para la carrera a Intendente. La actual secretaria general de la administración Falero ya tiene los votos de los convencionales para ser proclamada oficialmente. El Partido Nacional ya tiene un acuerdo interno que serán dos candidatos; es decir Bentaberri y … ¿será Cesar Zunino, será Carlos Daniel Camy o será Juan Chiruchi?.  

La interna nacionalista , en estos días , está en estado de salvajismo. Se cruzan negociaciones por candidaturas con el trasiego de convencionales, con sumatorias que crecen y decrecen a cada hora. La figura  desequilibrante en este escenario, ya no solo de la interna nacionalista sino de todo el espectro político departamental, es la de Juan Chiruchi. Su entrada a la arena política resulta indiscutiblemente trascendente para todos los partidos políticos y particularmente en la interna del Partido Nacional determinaría la ocurrencia, o no, de un verdadero cataclismo.

Lo curioso de la situación del nacionalismo es que hay un espectro “no falerista” que espera un “si” de Chiruchi para empezar a moverse. La indefinición de ex intendente ha provocado una absoluta parálisis en las corrientes blancas opositoras al falerismo. En realidad, lo curioso es que las huestes antifaleristas no tengan vida propia, no se evidencie un estrategia alternativa ante un eventual “no” de Chiruchi. También es lógico observar que es entendible la indefinición de Chiruchi por la falta de señales fuertes y sólidas de estructura y organización en respaldo a una eventual candidatura suya. ¿qué es primero “el huevo o la gallina”? Chiruchi debe decir “si” para que se empiecen a movilizar las estructuras sectoriales que lo respaldarían o esas organizaciones deberían movilizarse abiertamente para que Chiruchi diga “si”?. Ese es el debate en este momento, por más ilógico que parezca a poco más de cuatro meses de las elecciones y lo que es peor, a menos de diez días de la Convención que definirá las candidaturas.

En diálogo con diferentes actores provenientes de distintos sectores nacionalistas que darían su respaldo a la postulación de Chiruchi, es evidente que existe un total descoordinación entre ellos. Todos tiene el objetivo de que Chiruchi se postule, pero no existe una organización coordinada y planificada en ese sentido. Se trata de tímidas movidas individuales, desorganizadas.

Bentaberri tiene su candidatura asegurada. Cesar Zunino lograría ser candidato solamente si Chiruchi no se tira, pero aún así debería recibir el “préstamo” del falerismo con una veintena de votos convencionales, para poder ser proclamado. Si Chiruchi se tira, el propio Zunino ha declarado que le daría el respaldo. Zunino solo retiraría su candidatura ante Chiruchi, pero no le daría los votos para una eventual postulación de Camy. La mayoría de los convencionales electos por Sartori están es similar condición. La mayoría de ellos están dispuestos a apoyar a Chiruchi, pero no todos respaldaría la candidatura de Camy. Inclusive dentro del propio falerismo hay convencionales dispuestos en apoyar a Chiruchi candidato, de lo contrario darían sus votos a Bentaberri.  En resumen los dos nombres nacionalistas que cuentan con los apoyos para proclamar sus candidaturas serían Bentaberri y Chiruchi. En caso de que el ex jefe comunal no acepte candidatearse, Camy quedaría al borde de la cantidad necesaria para ser candidato. En estas horas, desde el falerismo, hay fuertes negociación para tratar de conquistar algunos convencionales y quitarle chances a la postulación de Alianza Nacional. En definitiva si Chiruchi dice “si” se producirá un violento reordenamiento del tablero político, que fracturaría seriamente al Partido Nacional, fortaleciendo una polarización que aterrizaría las posibilidades de otras fuerzas políticas.

Serán horas y días cruciales. La interna nacionalista condicionará, sin dudas, todo el espectro político departamental. La participación de Chiruchi en la contienda electoral también provocará – por “si” o por “no” – el fortalecimiento o la desaparición de algunos sectores y dirigentes políticos de la actualidad en San José. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *