Siguen apareciendo damnificados por estafa inmobiliaria: El lunes pasado declaró en Fiscalía el agente “desaparecido”

Por Pablo Fernández Acheriteguy

La situación que involucra a una inmobiliaria de la ciudad de San José, parece ser de mucha complejidad. Se ha confirmado que no se trató de una operativa exclusiva que provocó la denuncia de varias personas damnificadas, sino que hay diferentes modalidades que fueron aplicadas, todo en torno a los negocios inmobiliarios. Hay mucha confusión sobre los protagonistas de estas maniobras que resultan dolosas para muchos clientes, pero todo está centrado en el propietario de la inmobiliaria y unos de sus empleados. En estas últimas jornadas, se acentuó la percepción  entre algunos damnificados, de que ambos tienen participación directa en la maniobra, inclusive que algunos profesionales notariales podrían tener seria vinculación.

Como se informó anteriormente, el empleado de una inmobiliaria “desapareció” hace poco más de un mes. Este agente tenía un rol protagónico en la gestión de negocios de compra/venta y en el desarrollo de nuevos planes de “inversión inmobiliaria”. Varias personas habría invertido dinero en el desarrollo de un novedoso plan inmobiliario, a cambio de obtener un alto rédito por intereses, y la posibilidad de acceder a propiedades. En algún momento la cadena se rompió y las familias inversoras dejaron de percibir sus intereses y perdieron contacto con el agente inmobiliario. La maniobra podría involucrar una cifra de tres millones de dólares según algunas estimaciones. Aquí nacen las dos vertientes de negocios que terminaron desembocando en denuncias de damnificados; por una parte los naturales  negocios de “compra venta” y por otro el plan de “inversiones inmobiliarias”. En algunos casos detectados se descubre que tras un negocios cerrado, desde la inmobiliaria se contactaba al vendedor para invitarlo a invertir el capital obtenido.

“Inversión inmobiliaria”

Este plan de “inversión inmobiliaria” proponía ingresar con capital a una suerte de fondo que se destinaría a la recuperación de propiedades, adquisición de predios y la construcción de viviendas. Pero además los “inversores” recibirían una buena tasa de interés. Fuentes profesionales conocedoras de este negocio, calificaron de “demencial” el interés que este plan otorgaba a sus inversionistas. A modo de ejemplo indicaron que por un capital de 56.000 dólares, se pagaba trimestralmente un importe por intereses equivalente a 8.400 dólares. Un importe absolutamente alejado de los niveles de rédito en el mercado formal. En otros casos se supo de inversores que aportaron menos capital. Tal es el caso de una persona que aportó 10.000 dólares y mensualmente recibían 250 dolares de intereses. De esta forma se comprueba que no había una tasa de interés establecida, sino que se negociaba individualmente con cada “inversor”.

En estos últimos días se han detectado casos de inversores de entre 5.000 y 100.000 dólares. Fuentes policiales indicaron que ya se han radicado cerca de medio centenar de denuncias de vecinos que se han sentido estafados; pero además hay otro nivel de acción judicial que no implica “denuncia” sino que se limitan a trabar embargo a los agentes inmobiliarios involucrados. 

En contacto con varias personas afectadas se confirmó que esta maniobra venía desarrollándose desde el año 2017, por lo menos. Hasta ahora todo había funcionado sin sobresaltos, pero algo rompió la “bicicleteada” de este plan. En algún caso que fue recogido por esta publicación, la promesa de construir viviendas en predios vacíos, no se ha concretado. La “promesa” de este negocio se viene arrastrando desde hace un año, sin que exista obra alguna.

Compra/venta

Otro rubro que está mostrando irregularidades en los negocios de estos agentes inmobiliarios, se refiere a las tradicionales transacciones “compra/venta” de predios e inmuebles en la ciudad de San José. Hubo compradores que entregaron dinero y nunca lograron llegar a escriturar, pues los vendedores no estuvieron enterados del negocio. En ese punto algunos de las personas que se han visto implicadas en estas maniobras, señalan que hay documentos que avalan el negocio pero las firmas que allí aparecen son falsas. Inclusive se detectó que en algún caso una misma propiedad fue “vendida” a dos personas diferentes.

También se e supo de casos donde tras concretarse la venta de una propiedad, el vendedor recibía la vista del agente inmobiliario para proponerle que invirtiera su dinero en este nuevo plan de desarrollo, con la tentadora oferta de obtener muy buenos réditos económicos.

Declararon los implicados

Tal como se había informado la semana pasada, se esperaba de un momento a otro que el individuo “desaparecido” se presentara. Mientras que a nivel policial la expresión utilizada fue que “se entregaría”, en ámbitos cercanos al individuo confirmaron que “se presentaría” a declarar. Efectivamente, la reaparición de este empelado de la inmobiliaria, se produjo en la jornada del pasado lunes. Ese mismo día declaró tanto este individuo de 40 años , como el propietario de la Inmobiliaria. El primero de ellos habría declarado en la sede de la Fiscalía acompañado de un abogado coloniense, mientras que el propietario de la empresa de bienes raíces fue ante la policía acompañado de un abogado maragato.

En varios de los contactos efectuados para esta publicación con personas que se sienten estafadas o engañadas, se mencionó que al desbaratarse el “negocio” y desaparecer el agente, se contactaron con el dueño de la Inmobiliaria. En las primeras consultas el propietario de la Inmobiliaria confirmó que se haría cargo de subsanar la situación,y hasta llegó a desconocer la existencia de tales transacciones. A medida que transcurrieron los días, el dueño de la inmobiliaria se fue mostrando más reacio a solucionar los diversos problemas que fueron surgiendo con clientes. El propietario de la firma, se ha mostrado consternado por lo ocurrido, aunque varios sospechan que estaba enterado de todo. Algunos de los damnificados entendieron que el titular de la firma, pretendía deslindar responsabilidades con el plan de “inversiones inmobiliarias”. Sin embargo, se detectó que el propietario de esta Inmobiliaria, a fines de marzo, publicó una columna empresarial donde se refiere al plan de inversiones, lo que termina por confirmar que se trataba de un negocio impulsado por la empresa y no por un empleado.

En una revista mensual de baja circulación que recién editó su segundo número, llamada “Con Sentido”, aparece una “Columna Inmobiliaria”, escrita por el titular de la empresa ahora involucrada en estas irregularidades.  En la columna publicada en la edición de marzo, el propietario de la empresa escribe: “Terreno más construcción” – Hoy no existe opción de préstamos  para la adquisición  de terreno, por lo que  en nuestro escritorio creamos  un plan para presentar y aplicar lo que posibilitaría  el acceso al crédito para la adquisición  de terreno y posterior construcción en el respectivo predio. Seguramente este tipo de créditos abra una amplia ventana de oportunidades para la población”. Una descripción del “plan de inversiones inmobiliarias” que ahora provoca fuerte nerviosismo en muchos ciudadanos que depositaron su confianza y su dinero.

Este complejo caso tiene varias aristas que deben ser analizadas en profundidad, pues en algunos casos además de la activa participación de los agentes inmobiliarios, también se detecta la actuación de escribanos. Lo que tendría que haber sido garantía de legalidad y transparencia, no logró tales efectos. Ahora, mientras la Fiscalía procura avanzar en las denuncias, la policía también tiene su campo de trabajo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *