¿Tres mujeres víctimas?: Falta un largo camino para descubrir las acciones de Gabriel Pistón homicida de Micaela Onrrubio

Por Pabo Fernández Acheriteguy

El homicidio de Micaela Onrrubio, ha ingresado en una etapa crucial, que no será rápida, ni concluyente. El hallazgo de los restos de su cuerpo, provocaron un gran sacudón en todos los ambientes, pero se está lejos de que este caso quede debidamente clarificado.

Angel Gabriel Pistón Bermudez, cumplió sus 45 años estando en la cárcel, seguramente fue una “calebración” muy particular, ya que en esa jornada del pasado sábado había muchísima expectativa por conocer los resultados de los análisis de ADN sobre los restos encontrados al norte de ciudad del Rodríguez. Quizá en su cabeza no había ninguna necesidad de esperar los resultados de laboratorios; en su cabeza ya se avizoraba la gravedad del hallazgo, que consolidaría la acusación que pesa sobre él. Ahora ya se sabe que legalmente reclamarán 45 años de prisión por el asesinato y vilipendio del cadáver. En su cabeza resonarán las palabras que confesó con jactancia a sus primeros carceleros: “No la van a encontrar nunca”. Aquella seguridad, así como su constante actitud displicente ante interrogatorios policiales , judiciales y psicológicos, se desmoronó abruptamente. Aparecieron los restos de Micaela Onrrubio, pero también aparecieron diversos efectos personales de los cuales se pretendió deshacer, ya sea arrojando el celular a kilómetros de distancia, como la fogata que pretendió quemar sus cosas a pocos metros del lugar donde habría hundido el cuerpo inerte de la que fuer su pareja. Fue un golpe de suerte, ya sea por una lluvia torrencial que removió la bolsa depositada en una cañada, o hasta la acción de algún depredador que la arrancó de su lugar.

Pistón se encamina a ser condenado por haber disparado a Micaela Onrrubio; por haber causado su muerte violenta, por haber reducir su cuerpo para meterlo en una bolsa plástica y posteriormente tomar una bolsa de plastillera a la que puso piedras en el fondo y colocar el plástico dentro. Sumergió el cuerpo embolsado en una cañada y la trancó entre raíces atándola con hilo para asegurarla. A escasos tres metros de allí, amparado en la oscuridad de la madrugada, prendió un pequeña fogata para quemar la cartera,con sus pertenencias y algunas prendas. En el apuro, descuidó el fuego y habrá dado por destruida toda la evidencia. Ese fue uno de sus tantos errores.

Otro error que cometió fue en el puente de carreta quemada, cuando lavó el automóvil para borrar los rastros de su brutal actitud. En la oscuridad quedó tirado el pantalón de Micaela Onrrubio, seguramente a propósito para alejar las sospechas del verdadero lugar donde había ocultado el cuerpo. El error fue que en medio de la presurosa y oscura tarea se le quedó la alfombra del automóvil. Ese error fue la primera prueba física que vinculó directamente su auto al homicidio. Quizás el primer error en este locura homicida fue horas antes cuando circulaba por ruta 11 con su ex pareja. Su error fue no haber ingresado hacia Rodríguez y seguir transitando por la ruta, lo que provocó que Micaela Onrrubio decidiera tirarse del vehículo.

El perfil que se ha conocido de Pistón, permite deducir que seguramente ha disfrutado estos dos meses, sabiendo que la investigación policial era desastrosa y que difícilmente podrían atar los cabos sueltos para deducir sus macabras acciones. Ahora ya es tarde; la policía ha quedado regalada por su absoluta falta de rigor profesional, también Pistón ha quedado regalado a merced de la Justicia. Ahora comienza otra etapa que seguramente irá clarificando paso a paso lo que ocurrió desde la tardecita del 27 de marzo hasta plena madrugada del 28. Fueron unas siete horas que se deben reconstruir con paciencia, mucho más allá de lo que Pistón pueda aportar. Sin dudas será tarea técnica la que permitirá avanzar al pleno esclarecimiento de este caso. Será la fiscalía, la propia justicia, los peritajes que se realicen y hasta el impulso de la familia y otros particulares, los que permitan reconstruir aquellos dramáticos momentos. Pero hay más…

El pasado de Pistón

El homicidio de Micaela Onrrubio, ha permitido explorar otras situaciones que involucran directamente a este perverso individuo. Situaciones que indefectiblemente vinculan a Pistón con otras mujeres que sufrieron su cercanía. Habrá que viajar 15 años atrás y seguir los rastros de una joven llamada Jimena Basignni que una medianoch desapareció sin dejar rastros. Hay testigo de que aquella mujer mantenía una furtiva relación con un treinteañero Pistón. Pero hay más. Existe , por lo menos , una persona que fue pareja de Pistón que y que logró sobrevivir. Esta mujer de 39 años tuvo una relación con Pistón y tras terminarse comenzó a vivir una situación de acoso que le provocó miedo y desesperación. Radicó denuncia y tiempo después harta e la agobiante situación decidió publicar en su muro de facebook, la aterradora situación que vivía. En junio del año 2015 esa mujer publicó este texto en su muro: “Ya no se que hacer. Mi ex (pareja) Angel Gabriel Pistón Bermudez no me deja hacer mi vida porque él está todos los fin de semana vigilándome en una cuadra de mi casa y si yo salgo, en algún lado se aparece: Me persigue. Recién fui a tirar la basura e la esquina de mi casa y él estaba en una moto mirando para mi casa. Ya tiene denuncia y lo único que pasó es que él tiene prohibido arrimarse a mi. ¿Él me tiene que hacer daño para que estos e termine y la ley haga haga su trabajo?. Yo ya ni quiero salir por miedo, para ir al trabajo voy con miedo porque él me ha cruzado en la madrugada en el Puente Carretero. Yo si salgo, es siempre con miedo y esto ya no es vida para mi. Ya me cansé”. Es verdaderamente escalofriante ver que esta publicación viene del año 2015 y menciona especifica y claramente al ahora acusado de haber asesinado a Micaela Onrrubio. Justamente en estos meses se han recogido testimonios que varias veces se le vio a Pistón haciendo la misma persecución sobre Onrrubio en los días previos al trágico 27 de marzo.

Esta mujer que hoy tiene 39 años, que no quiere hacer delcaracinens públicas sobre aquellos tiempos angustiantes, sufrió la angustia de conocer la desaparición de Onrrubio. Admitió que con este caso y al conocer que Pistón está vinculado, aquellos recuerdos revivieron y el miedo la volvió a paralizar. Muy probablemente tuvo la suerte de hacer pública su situación, arriesgándose a represalias. Quizás si hubiese guardado silencio, y hasta evitar comentar en sus círculos íntimos, la historia sería otra.

El homicidio de Onrrubio, debe obligar a todo el sistema judicial , fiscal y policial avanzar en esclarecer ya no solo este este caso, sino también todos los casos que puedan vincular a Pistón. Todo indica que este tipo puede tener más de una muerte en su historial, pero hasta hora había logrado burlar todos los sistemas. Debería realizarse una muy profunda y profesional investigación sobre ese “universo Pistón” y saber todos sus vínculos y acciones en las últimas dos décadas.

Ahora con la lamentable confirmación de que se encontraron los restos de Micaela Onrrubio, además de la serenidad de reunirse con su familia, habría que agradecerle por haber confrontado con Pistón tratando de escapar. Su valentía puede permitir descubrir no solo a su agresor , sino a un verdadero monstruo que se paseaba por las calles de la vieja Villa Rodríguez, entre sus carneadas clandestinas y amedrentando mujeres…

1 pensamiento sobre “¿Tres mujeres víctimas?: Falta un largo camino para descubrir las acciones de Gabriel Pistón homicida de Micaela Onrrubio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *