Vergonzosas cifras oficiales: el 76,7 de los funcionarios de la Intendencia de San José entraron a “Dedo” y siguen entrando

Por Pablo Fernández Acheriteguy

En las últimas semanas ha trascendido que siguen ingresando funcionarios a la Intendencia administrada por José Luis Falero. Como ya se ha denunciado anteriormente, entre los nuevos es notorio el vínculo de muchos de ellos con otros funcionarios y actores políticos, lo que deja en evidencia un alto grado de “amiguisimo” entre los elegidos para beneficiarse con salarios de la Intendencia. Sin concursos ni sorteos públicos, estos nuevos funcionarios tienen un dedazo marcado en la frente; entraron a dedo o como se indica oficialmente ingresaron por “Designación Directa”. Se trata de un eufemismo para ocultar el desfachatado acomodo de familiares, amigos o allegados políticos. Un insulto a la ética y transparencia pública. Lo peor es que esto se viene denunciando desde hace varios años y parece que no hay intención de poner un freno, por el contrario pareciera que se agudiza el desparpajo de acomodos a medida que se afianza la campaña electoral.  La semana pasada, el lunes 18 de marzo, ingresaron una decena de nuevos funcionarios; nueve de ellos fueron identificados, pero resulta que de esos nueve, al menos siete tienen familiares vinculados a la Intendencia. Vergonzoso.

Resulta extremadamente preocupante que la mayoría de los casi 800 funcionarios hayan ingresado por “Designación Directa” o “Dedo”. Vergonzoso. La discrecionalidad pautada por el acomodo político, el amiguismo o directamente el nepotismo, es decir acomodar familiares, parece ser la constante en la historia reciente del ingreso de funcionarios. Según las cifras oficiales, de los 775 funcionarios que hasta diciembre tenía la Intendencia, solo unos 198 de ellos ingresaron “por Concurso”, apenas el 25,5%. Llama la atención que no hay registros de funcionarios que hayan ingresado por “Sorteo”, pues se trata de una modalidad oficializada y determinada a nivel nacional. Al revisar la lista de funcionarios que ingresaron “por Concurso” surgen muy serias dudas sobre la veracidad de esa cifra; es decir que posiblemente los ingresos a dedo sean aún superiores a lo admitido oficialmente.

La estructura de la Intendencia se maneja con diferentes modos de vínculo laboral con los funcionarios: Presupuestados, Contratados, Pasantes y Zafrales.  Hay un par de subcategorías que se registran independientemente de estas cuatro categorías básicas; por ejemplo los funcionarios “Permanentes” que pueden ser considerados dentro de “Presupuestados”. También están aquellos que están rotulados como “Danza” y “Profesores”, que perfectamente podría ubicarse como “contratados”. Por fuera de todas estas categorías y subcategorías, se encuentran los “Pases en Comisión”, es decir aquellos funcionarios de otras reparticiones públicas que ahora trabajan dentro de la estructura del gobierno departamental.

El año pasado el  edil frenteamplista Luis Senattore solicitó información sobre el total de los funcionarios, sus fechas de ingreso, el modo de ingreso (concurso, sorteo, o “a dedo”, léase “Designación Directa”), y su “relación funcional” ( es decir si es “presupuestado”, “contratado”, “pasante”, “zafral”, estas dos últimas resultan otras formas de “contratados”). Recientemente recibió la respuesta, con datos a diciembre de 2018. Allí, aparecen esos datos inconsistentes que se mencionaban más arriba y se observan situaciones que al menos resultan cuestionables. A diciembre 2018, la Intendencia informó que tenía un total de 775 funcionarios, de los cuales  495 ingresaron por “Designación Directa”, es decir “a dedo”. Más de la mitad del total de funcionarios ingresaron por acomodo, sin concurso, sin sorteo. Esta cifra representa el 63,8% de la plantilla total. Solo desde la administración Falero que comenzó en 2010 han ingresado 360 personas, lo que representa el 46,4% del total de funcionarios actuales. Pero hay datos mentirosos en esa respuesta que se le brindó al edil. Allí se admite que hay 495 funcionarios que ingresaron por Designación Directa, pero hay otros que están registrados como que entraron por “Concurso”. Alcanza con detectar un caso de ingreso “a dedo” entre los supuestos “concursos” para plantar serias dudas a la información oficial. Por ejemplo, el funcionario de la Intendencia que está implicado en el caso que investiga la Justicia por el manejo de fondos de la Junta entre los años 2014 y 2015, durante la secretaría general de Alexis Bonahon.  Aquel funcionario, que casualmente se llama igual que el intendente, es un notorio militante del diputado Ruben Bacigalupe y hasta estuvo destinado al despacho del legislador como “chofer”.  Este funcionario está registrado como que entró “por Concurso”. También entre los 21 pasantes existentes, se dice que ingresaron por “Concurso”, pero allí hay varios casos detectados que en realidad entraron “a dedo”. Algo similar ocurre con los 61 funcionarios en categoría “zafral”, a los cuales no se le asigna el  modo de ingreso;  ni concurso, ni sorteo (no hay ningún caso de ingreso por sorteo), ni “Designación Directa”. Por lo tanto se puede deducir con simpleza que los funcionarios que tienen contratos zafrales, también son elegidos a dedo. Una deducción lógica. También existen 16 funcionarios que pertenecen a otras dependencias públicas que actualmente están “pasados en comisión”a la Intendencia de San José y también están incluidos en esa planilla. Es natural darse cuenta que si esos funcionarios están en la Intendencia es porque el trámite de pase en comisión fue una decisión discrecional del gobierno departamental, es decir también se puede afirmar que están acomodados. Con estas claras observaciones, sumando todos los “en comisión”, más los “zafrales” y “pasantes”, (también un par de “profesores”), la cifra de ingresos acomodados treparía a los 595 funcionarios. Ese volumen representa el 76,7% del total de funcionarios. La designación a dedo de ingresos parece ser una constante en el historial completo de todos los funcionarios que actualmente están trabajando, incluso los que llevan más tiempo dentro de la estructura aquellos que entraron en la década del 70. Son una veintena de funcionarios que ya están próximos a jubilarse.

En 2016 el edil frenteamplsita Pablo García realizó un Pedido de Informes cuya respuesta se entregó a mediados de 2017. Allí se confirmó que en el año transcurrido entre mediados de 2016 y mediados de 2017, ingresaron 88 funcionarios de los cuales 52 eran familiares de jerarcas de la administración Falero. Vergonzoso. Ahora ese beneficio y acomodo se extendió a toda la “familia municipal” y ya no se limita a los jerarcas.Curiosamente se detecta el ingreso de nuevos que son familiares muy cercanos políticamente al Intendente Falero. Hijos, hermanos, esposos, esposas, yernos, nueras, son los “elegidos” para ingresar a la Intendencia con un dedazo marcado en la frente.  Posiblemente  esto se deba a la inminente campaña electoral, lo que lleva a potenciar el clientelismo para conseguir más votos. En estos pocos días marzo se completará el ingreso de una veintena de nuevos funcionarios,según se maneja con insistencia en la interna de la Intendencia, la gran mayoría familiares de funcionarios ya existentes. Más vergüenza aún.

(Recuadro o despiece)

Errores notorios

Es de suponer que la Intendencia debe tener un prolijo registro de la plantilla general de las personas que están cobrando un salario por trabajar dentro de la estructura del gobierno departamental. No es así, o al menos se encuentran datos curiosos y errores gruesos. Por ejemplo hay un llamativo error que al analizarlo se vuelve más grave. En la planilla se detecta que los alcaldes nacionalistas y el propio intendente figuran en el capítulo de “presupuestados” con el rótulo de “Cargo electivo”. Es notorio que allí falta uno de esos cargos electos, y se trata de la alcaldesa de Ciudad del Plata, Laura Colombo. Este cargo electivo faltante se encuentra registrado en el capítulo de “Contratados”. Al observar al detalle se descubre un grave error. Si bien la funcionaria identificada entre los “contratados” como un cargo electivo, tiene de apellido “Colombo”, el error es manifiesto. En realidad la funcionaria identificada como “cargo electo” se llama Stephani Walkiria Suáez Colombo, nada que ver con la alcaldesa de Ciudad del Plata. Sin embargo, en el capítulo “Presupuestados”, la alcaldesa Laura Colombo, figura como una simple funcionaria que ingresó por “Designación Directa” a la Intendencia, nada destaca su condición de “cargo electo”. Una tremenda desprolijidad que pone en duda la veracidad de toda la información presentada. ¿Cuántos errores más tendrá esa información oficial? ¿Cuántas fallas a la verdad contendrá?. ¿Están allí todos los “funcionarios” y modalidades de contratación?. Estos datos se desprenden de la respuesta a un pedido de informes realizado por un edil. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *