Viva la diferencia: San José entre los cuatro departamentos con menor ventaja de Lacalle a Martínez

Por Pablo Fernández Acheriteguy

 Llegó el balotaje pero aún no hay resultados oficiales. La Corte Electoral decidió esperar el segundo escrutinio para anunciar el ganador de esta contienda  democrática. Posiblemente se demore una semana en conocer los resultados definitivos y la proclamación oficial. Apenas 28.666 votos separan a los dos candidatos: Daniel Martínez del Frente Amplio y Luis Lacalle Pou del Partido Nacional. Esa mínima diferencia en favor de Lacalle, es indescontable, pero las autoridades electorales, con buen tino, han decidido esperar que se recuenten todos los votos, se abran los 35.229 sufragios Observados y se revisen aquellos votos que fueron signados como “Anulados” que fueron 53.619. Los votos en blanco quedaron muy cerca de los 37.000, pero es nula la posibilidad de reducir esa cifra en el segundo escrutinio. La atención se concentra principalmente en los votos Observados  y en menor medida en la evaluación que cada comisión de segundo escrutinio haga de cada voto que fue anulado.

Difícilmente el escrutinio de los votos Observados arroje una reducción de la diferencia entre ambos candidatos, por lo que se asegura que Lacalle será señalado como próximo Presidente de los uruguayos. Entre los Observados, es muy probable que el Frente Amplio logre crecer en unos 10.000 votos, lo que en definitiva ampliará la diferencia en favor de Lacalle. Es muy probable que Lacalle Pou llegue a la Presidencia superando a Martínez en más de 40.000 votos.

El país ha quedado con dos mitades claramente definidas, no solo por la preferencia de los votantes en general sino también por su ubicación territorial. El caudal electoral del Frente Amplio sigue firmemente concentrado en los dos departamentos con mayor población: Montevideo y Canelones. El resto del país optó totalmente por la candidatura de Lacalle  que reunía a varios partidos políticos bajo la bautizada “Coalición Multicolor”, un bloque multipartidario que ocupará el próximo Poder Ejecutivo.

Al observar la forma de votar en cada departamento, es notorio que la capital nacional (Montevideo) es el principal bastión frenteamplista, pero en el interior – donde Lacalle logró imponerse – se nota un escenario con matices. Hay departamentos donde el frenteamplismo fue derrotado con amplia ventaja, como ocurrió en Rivera, Artigas, Lavalleja, Treinta y Tres o Flores, donde prácticamente los “multicolores” duplicaron al Frente Amplio. En el otro extremo están aquellos departamentos donde hubo una paridad apenas diferenciada por menos de 5.000 votos. Eso ocurrió en cuatro departamentos: Paysandú, Soriano, Salto y San José.

En San José la diferencia de votos fue de solo 6,1% de los votantes del domingo. En Salto la diferencia fue de 4,6%, mientras que en Soriano llegó a 5,2% y en Paysandú fue de apenas de 3%.  En el caso particular de San José, el ex presidente de la Departamental frenteamplista, Pablo Urreta señaló en una publicación en redes sociales que en el departamento se logró “una hazaña” ya que desde las elecciones nacionales del pasado 27 de octubre al balotaje el Frente Amplio logró crecer en más de 6.200 votos. Pasó de 28.591 votos en octubre a 34.821. Pero además, Urreta señala que los partidos opositores al Frente Amplio, en San José, redujeron su caudal de votantes en casi 5.500 votos. Para Urreta el mérito de esta recuperación de los votos en favor del frenteamplismo se debió exclusivamente al trabajo de la “militancia de a pie”. Por otra parte el electo diputado por la izquierda en San José, Nicolás Mesa recordó que previo al balotaje, públicamente, señaló que el objetivo del frenteamplismo debía ser conquistar 6.000 nuevos votantes que no había acompañado en octubre. Mesa se siente satisfecho con el logro alcanzando en el departamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *